spot_img
5.9 C
Madrid
marzo, lunes 4, 2024

El Estado y las víctimas

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Madrid/Las Palmas de Gran Canaria, SP, 30 de julio de 2013. Menos de un mes antes del 5º Aniversario de la Tragedia de Spanair del 20.8.2008, España vuelve a conmoverse con otra catástrofe del transporte: esta vez el tren ha sembrado el caos y el horror en pasajeros que se subieron confiados en llegar a su destino en Santiago el pasado día 24 de Julio, otra vez en pleno verano, hemos vuelto a sentir el frio en el alma que produce el vacío del dolor..

Si para quién no ha vivido de cerca una tragedia de estas dimensiones, es difícil aceptar que se produzca, para las víctimas y familias que han sufrido otra similar se hace especialmente complicado enfrentarse nuevamente a los acontecimientos que se desencadenan tras la misma, pero sobre todo a la invasión que se produce en situaciones en que el ser humano no puede defenderse.

Y es inevitable analizar las circunstancias y establecer un paralelismo entre esta nueva tragedia del tren Alvia y la del avión MD-82 de Spanair, ambos tienen en común el transporte, uno por las vías del ferrocarril y el otro por las pistas del Aeropuerto de Barajas, pero también la confluencia en los primeros momentos de buscar culpables: el maquinista está vivo y los pilotos del avión muertos, cargando para siempre sobre sus memorias con la «culpabilidad oficial» de que la tragedia estuvo motivada por su forma de proceder, olvidándose de que si hubiera funcionado la alarma – tows- que les hubiera advertido de la errónea configuración del avión, probablemente la catástrofe no se hubiera producido.


Cualquiera que no haya padecido algo similar, busca y encuentra al culpable de inmediato en el maquinista, pero para quién la ha sufrido, no es tan fácil, porque es imposible creer que una máquina tan sofisticada fie la seguridad en su totalidad al que la conduce o pilota… Surgen las dudas respecto a los procedimientos que se siguen, al mantenimiento de la máquina, al servicio de apoyo, a las autorizaciones, a las inspecciones, las presiones, la puntualidad, etc…. James Reason, experto en el «error humano» sostiene que «el desarrollo de la tecnología ha llegado a tal punto que no se puede mejorar la seguridad sin conocer en profundidad los mecanismos del error, mostrando las distancias que separa las teorías psicológicas de las prácticas reales en las industrias y actividades de alto riesgo: transportes, energía, medicina, etc…».


Para las víctimas y familias afectadas, indefensas ante un drama que les desborda y al que ni siquiera saben como enfrentarse, es crucial que el Estado los proteja, los ayude, los apoye… Las victimas del JK5022 recordamos con humillación de ciudadanos, el cruel comportamiento de la entonces Ministra de Fomento, que ni humana ni políticamente lo representó. Ver en estos días, a la actual Ministra de Fomento, Ana Pastor, permanecer en el lugar de la tragedia, serena y humana, nos reconcilia como víctimas y familias afectadas con un Estado en el que su sistema democrático no estuvo a la altura de las circunstancias en nuestra tragedia pero que sin embargo, ha vuelto a reaparecer en la del tren de Santiago.


El Estado tiene la obligación de proteger siempre a sus ciudadanos, máxime en tragedias del transporte colectivo como las del tren de Santiago, Vuelo JK5022 del 20.8.2008, Metro de Valencia 3.7.2006… Protegerlas de intervenciones no deseadas en el momento de la catástrofe pero también en el tiempo, es imposible que afectados y victimas recuperen su salud o su vida, enfrentándose a todo lo que se desencadena después que se apagan las luces, en una lucha sin cuartel por demostrar la verdad de lo sucedido y evitar que vuelva a suceder, porque ésa es la obligación moral que pesa como una losa sobre quién ha padecido una catástrofe de éstas dimensiones.


Porque si algo iguala a las tragedias del transporte es la cadena de errores que conducen al desastre antes y después de producido… Seres humanos que se desviven por ayudar y otro tipo de seres que intentan aprovecharse del dolor ajeno con comportamientos imposibles de calificar. De eso la AVJK5022 ha padecido lo suyo desde los días siguientes al infausto 20.8.2008 hasta hoy.


Que el Documental «JK5022: UNA CADENA DE ERRORES» siga peregrinando por los despachos televisivos a la espera de ser emitido, muestra hasta que punto se amortizan las tragedias ajenas.


Como Presidenta de la AVJK5022 expresar desde lo más profundo de nuestro corazón, nuestra solidaridad y cariño con las victimas, supervivientes y sus familias, pero también recordar que la paz para TODOS solo vendrá de la mano de la justicia y la verdad.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Todos los canales

Últimos artículos