El Senador herreño Quintero lanza una nueva batería de preguntas a AENA

0

Guadalajara, SP, 21 de octubre de 2013.- Narvay Quintero, de Coalición Canaria, no descansa en su obsesiva intención de transparencia sobre los gastos y prebendas en AENA. El Senador herreño está destapando con sus preguntas un auténtico pozo sin fondo, para comenzar en comprender cómo se ha llegado a la situación financiera actual en el Ente Público. Radioenlaces sin utilizarse y por los que se pagan tasas en Canarias, número de Asesores y Puestos de Confianza en AENA, externos, Conducción de seguridad por valor de 65.000 euros anuales, cuestionando la necesidad o no, 11 contratos de Alta Dirección en AENA de los 83 puestos de Dirección, su salario bruto y variable, si les corresponde indemnización si se extingue la relación laboral y cantidad exacta, y finalmente, pregunta sobre los complementos a los empleados y dirección de AENA en concepto de viajes y vivienda en Canarias. La dirección de AENA, parece que no valora una importante singularidad de la LUCHA CANARIA como es que "se caracteriza por la habilidad para aprovechar la fuerza del contrario y por no buscar herirlo, sino desequilibrarlo hasta hacerle tocar el suelo con cualquier parte de su cuerpo que no sean las plantas de sus pies…"

N.Quintero, sabe positivamente que está desequilibrando un monstruo, cuyos pies aún tocan el fango. Pero el bravo Senador canario, sabe que cuando la espalda del Ente toque la arena, el negativo de su impronta, señalará el final de esta "lucha" por la verdad y la transparencia, y quedará impresa como ejemplo en el futuro de la gestión de lo público. Quizás la firmeza de sus pies de décadas de malos usos y costumbres, hagan que la intensidad de sus preguntas por fin desequilibre la oculta y tremenda verdad que se intuye arrastra el Ente en su reciente historia.


Narvay Quintero, realiza preguntas, como si se tratara de un cuestionario periodístico tras destapar la punta del iceberg con numerosas cuestiones que se encuentran sin contestarse sobre la gestión pasada fundamentalmente, pero tambien actual del Ente Público. Se trata de la "punta", pues el iceberg completo, se puede cifrar en los casi 15.000 millones de euros de déficit.


Quintero demuestra una supina paciencia y una loable constancia al inquirir a AENA, y recibir vagas respuestas continuamente. Tomemos como ejemplo la reciente respuesta sobre los Radioenlaces Canarios. Casi medio millón de euros anuales, como publicábamos el pasado 11 de octubre. Quintero pregunta a través del Senado, sobre si esa cifra se ajusta a la realidad, el detalle de pagos en el período 2006-2013, el concepto de anotación contable (gasto o inversión), si están en uso o no, y las razones en caso negativo, la responsabllidad en la toma de decisiones en el pago de algo que no está en uso, el dinero dilapidado por este concepto, el coste de equipos. Las preguntas llegan a tal punto, que textualmente el Senador interpela y dice directamente: "¿Qué cantidad ha invertido o gastado AENA en Radioenlaces que no han servido de nada?". Pocas salidas deja a las típicas respuestas evasibas con las que le han respondido en otras ocasiones.

Se trata de una batería de preguntas directas y concretas, que si se respeta la mínima transparencia que se requiere a un Ente Público, AENA tiene que contestar directa y concretamente. Con los números exactos encima de la mesa, y con un sí o no sobre la utilidad de esa inversión. Si se hubieran comenzado a hacer esas preguntas allá por el 2006, mucho más que muy probablemente la situación no habría llegado hasta el punto actual. Nunca es tarde, en la defensa de la transparencia del uso de lo público. Evidentemente en plena fiebre del ladrillo y el hormigón armado del 2006, hacer una incómoda serie de preguntas sobre la utlización de los recursos, se hubiera visto incluso como politicamente incorrecta. Incluyendo el punto de vista de los propios medios de comunicación. Claro.

Pero Quintero, se explaya con el tema del personal de Asesoramiento y Alta Dirección en AENA. La "receta" a los supuestamente "privilegiados" trabajadores en AENA, ya fue administrada en la época de Blanco, incluyendo la excepcional y muy cuestionable democraticamente hablando, vía intravenosa, "manu militari". Pero queda todo un poso de privilegiados asesores y miembros de la Alta Dirección, que Quintero quiere saber con precisión cúanto cifran en la cuenta de resultados. Muy especialmente se centra en la posibilidad de que fuera personal de la propia AENA la que pudiera realizar labores de Asesoramiento y Puestos de Confianza. La necesidad o no de su contratación externa, parece indicar que el sistema digital de nombramientos libres era el imperante en el feudo de la gestión en este Ente Público.
Al tratarse de un feudo o cortijo aeronáutico, se llega hasta el paroxismo de lo hortera con cargo al contribuyente o al pasajero que paga las tasas. No seremos nosotros quienes pongamos en cuestión, por ejemplo, la necesidad de un gasto de 65.000 euros anuales en "Conducción de seguridad", pues es siempre una cuestión delicada, pero sí convenimos con la idea del Senador Quintero, en que es necesario que contablemente se justifique esa necesidad, por motivos de seguridad personal del cargo que lo usa (¿veremos a qué expresidente del Ente se refiere Quintero en la respuesta?), o no, pero en cualquier caso la pregunta del Senador se centra en la posibilidad de hacerlo con personal propio de AENA.

Pero luego Quintero, no se conforma definitivamente, con la falta de definición de los directivos de AENA, y concretamente de los 11 que disponen de contrato de Alta Dirección. El Senador quiere el detalle de quiénes son, qué es lo que hacen, cuanto cuestan tanto en salario bruto como en variable, y llega al nudo gordiano, cuando los trabajadores del Ente están sufriendo en sus propias carnes las consecuencia de la gestión muy probablemente de esos 11 blindados contratados de Alta Dirección de AENA. Quintero quiere saber si en caso de extinción, serán indemnizados y cúal es la cantidad exacta de dicha indemnización. Aquí vamos a asistir, en el caso de que AENA haga la luz sobre esta cuestión, a algún que otro sobresalto. Sería inimaginable ver cómo hay directivos blindados por estos contratos, cuyos resultados negativos en su gestión se escriben con al menos 11 dígitos.

En este "aerocortijo" en el que AENA se ha convertido, según todos los indicios, y según las cuestiones que plantea Narvay Quintero, se vayan haciendo transparentes llegarán hasta el monto de viajes o pluses por viviendas de directivos a lo largo y ancho de la red AENA.

El pozo negro de la red AENA, resulta de una hediondez intuible por todo el mundo. No pueden esfumarse 15.000 millones de euros de un Ente Público, y que nadie pregunte ¿cómo ha sucedido?. Con sus incómodas preguntas Quintero ha abierto la espita para comenzar a atisbar cómo se ha gestionado este Ente en los últimos 10 años, de tal forma que la actual ministra ANA PASTOR, se ha encontrado ante un escenario, en el que nadie a su alrededor le había "soplado" qué obra iba a ver, ni cúales eran los actores protagonistas y secundarios de la misma. Sólo le dijeron hace ya un par de años casi, que aquello de AENA costaba casi 15.000 millones la función completa. Un alto precio para una obra de teatro que ella no había elegido.
Ya no basta con que el respetable reciba a tomatazos a todos los actores. Es mejor echar el telón, y volver a comenzar con un nuevo reparto. En caso contrario, la obra final a representar se titulará "Un desastre público anunciado", de nuevo.

Deja un comentario