Federación de Murcia de la Memoria Histórica injuria a Juan de la Cierva llamándole ¨sanguinario…¨

Aviaciondigit@l

0

Murcia, SP.- Ha sido una semana mucho más que dura para los familiares de Juan de la Cierva Codorniú, acostumbrados, pero no resignados, a ver cómo se mancilla, se ningunea o cobardemente se olvida en su patria, el nombre de D. Juan de la Cierva Codorniú. Un Ilustre ingeniero inventor del Autogiro.

La semana comenzaba cuando el pasado martes 15 se inauguraba el Aeropuerto Internacional Región de Murcia “Juan de la Cierva”. Ninguna referencia oficial ni en el discurso del presidente de la Región de Murcia,, ni en las palabras del Ministro de Fomento. Este último es al que señala el dedo acusador de los políticos que gobiernan la región, en cuanto a la falta de un último documento que depende de la DGAC, que depende de Fomento, es decir responsabilidad del Ministro Abalos. SM Felipe VI descubrió simplemente una placa conmemorativa, pero no tuvo la oportunidad de llamar a las cosas por su nombre. No se le dio la palabra… al propio Jefe del Estado. “De la Cierva, ausente del aeropuerto…” titulaba La Verdad de Murcia o “Primer Aterrizaje en el Aeropuerto sin nombre” en ABC. Alguien debería explicar porqué en pocos días se aprobó la denominación de El Prat-Josep Tarradellas para el Aeropuerto de Barcelona, y tras año y medio desde que la Asamblea votó favorablemente la denominación del nuevo de la Región de Murcia, el pasado martes ni se citó a De la Cierva.

Entre la cobardía de algunos y los oscuros manejes de Abalos en Fomento debe andar la cosa. Es la Asociación Juan de la Cierva Codorniú, que preside la bisnieta del inventor, Laura, la que ha impulsado esta denominación y empujado a la Asamblea a que así fuera. Como de costumbre la Sociedad Civil es la que ha tenido que moverse para evitar el olvido de las Instituciones. Estas el pasado martes no estuvieron a la altura, y Laura tuvo que padecer el ninguneo oficial, ya que pretendían silenciar a esta Asociación y lo que representa. Políticos buscando los flashes, esa era la imagen.

Afrenta injuriosa y calumnias a Juan de la Cierva

Ese mismo día, la Federación de Asociaciones de Memoria Histórica de la Región de Murcia, FAMHRM, publicaba un artículo en una publicación digital de nombre vegamediapress.com titulándolo: Rechazan el nombre Juan de la Cierva para el aeropuerto de Corvera por “franquista, golpista y sanguinario No vamos a entrar en los dos primeros adjetivos que relacionan a De la Cierva con Franco o con la sublevación de julio del 36.

Habría todo un debate cuya constatación documental de dichas afirmaciones, teniendo en cuenta que llevaba casi una década viviendo en Londres (Gran Bretaña, país considerado habitualmente democrático) y dedicándose a su profesión como inventor… cuando en diciembre de 1936 falleció en accidente aéreo, entraría en el terreno de la especulación probablemente, o en cualquier caso, de la posición de un ciudadano particular, como tantos otros en la España de aquellos años, que podríamos presumir simplemente se trataba de una persona conservadora, como tantas otras en la España de los años 30. El motivo de la FAMHRM, era su oposición a denominar “Juan de la Cierva” al aeropuerto regional, al considerar que supone una vulneración de la Ley de Memoria Histórica, obviando la aprobación por parte de la Asamblea de la Región de Murcia, por mayoría de votos, dicha denominación.

Pero el tercero de los adjetivos, “sanguinario” no sólo raya lo injurioso, además de calumnioso probablemente, sino que esto se ve agravado al hacerlo de forma pública y publicada.

“Sanguinario…” en español significa “Que es cruel y violento, que produce o muestra derramamiento de sangre”. Como sinónimos de este término nos encontramos con “sangriento, inhumano, cruel, salvaje, feroz, atroz, maligno, vengativo, brutal, sádico o fiero”.

La injuria se define en nuestro Derecho Penal como “lesionar, a través de una acción, o de una expresión, la dignidad de una persona perjudicando su reputación, o atentando contra su propia estima, al imputarle un hecho o cualidad en menoscabo de su fama o autoestima”. Etimologicamente como decía Vila y Villaseca “injuria es todo lo que es contra razón y justicia…” Como tipo penal, y etimológicamente lo que esta Federación ha hecho se encuentra dentro de cualquiera de estos dos ámbitos.

Las injurias son castigadas con pena de multa de 3 a 6 meses y las hechas con publicidad, es decir, por medio de la imprenta, radio, o similar, con multa de 6 a 14 meses. Este último sería el caso en caso de Sentencia en este sentido.

AD se dirigió a esta organización intentando cerciorarse de su afirmación en el término empleado en su escrito. La respuesta fue: “todos los términos están recogidos en nuestro blog. Le mando el enlace de nuestro artículo sobre el particular: Juan de la Cierva” 

El responsable que contesta a nuestro requerimiento para contrastar si se reafirmaban en dicha adjetivación injuriosa por tanto nos remite a esa publicación, un blog de la tal FAMHRM… por lo que se reafirma lo publicado en vegamedia.com

Google por ejemplo no opinaba así cuando en 2010 el 115 aniversario de su nacimiento. Esto debería por ejemplo hacer reflexionar seriamente sobre el tratamiento que con la Ley de la Memoria Histórica se está haciendo a nuestro Patrimonio científico, aeronáutico, etc… Un patrimonio que es global hoy, como evidencia dicho “Doodle”, y que por lo tanto trasciende el torticero análisis que los aprendices de interpretadores de la Historia están haciendo con la Ley de la Memoria en la mano. Están interpretando la Ley, como si se tratara de jueces.

En el artículo publicado por FAMHRM además se preguntan por el Legado de Juan de la Cierva, por si hizo algo más por la ciencia… que inventar el Autogiro. Que se lo pregunten al propio Emilio Herrera, un hombre nada sospechoso.

Someter a un “Juicio Sumarísimo” a un ingeniero, fallecido nada más iniciarse la contienda, “exiliado” ante la imposibilidad de desarrollar en su propio país su ingenio, hermano de un ajusticiado precisamente al iniciarse dicha contienda tras su secuestro y fusilamiento en Madrid-Barajas, debe hacer reflexionar seriamente. Las palabras que precisamente un descendiente, Juan de la Cierva Bento, su nieto, publicaba valientemente en dicho blog el 18 de julio de 2018, no hacen sino que tengamos un retrato aún más completo de cómo hay que abordar este tipo de cuestiones y como los propios familiares dan una clara muestra de lucidez de la que adolecen organizaciones como la FAMHRM.

Decía Juan de la Cierva Bento:

“La Constitución que nos otorgamos los españoles en 1.978 fue producto de lo que definimos como “El espíritu de la transición” por el que acordamos mirar hacia adelante sin volver la vista atrás para evitar echarnos los muertos de las dos Españas a la cara. Actitud que nos hubiera hecho imposible la convivencia y, por tanto, desarrollar una democracia plena. 
Pues bien, parece ser que los mismos, o sus descendientes intelectuales, que no aceptaban la convivencia democrática en 1936 tampoco aceptan ahora respetar la voluntad de una mayoría (87,78%) de los españoles que sancionaron con su voto dicha Constitución y nos proponen que hagamos “memoria histórica” y volvamos a aquellos tiempos en los que los disparates de un bando eran respondidos por los del otro. Parece como si algunos no hubieran comprendido todavía que las dos Españas no son el resultado de dos bandos ideológicos incapaces de respetarse el uno al otro, sino un bando compuesto de gentes de inclinación totalitaria y antidemocrática y otro de gentes de derecha, centro o izquierda que anteponen su sentido democrático a su propia ideología. Como es natural los primeros no son de fiar y es lógico que no firmen sus artículos y se pongan antifaces para no ser reconocidos. 
Efectivamente, parece ser que mi abuelo fue quien indicó el avión apropiado, no sé si con conocimiento o no de para quién era ni si sabía para quién y para qué sería utilizado. Ni yo le conocí y, por tanto, nunca pude hablar con él, ni sus hijos, muy niños cuando murió, fueron informados por su padre, como es natural. Pero al o la escritora de este artículo que le informaré que al hermano del inventor lo secuestraron en Barajas y lo asesinaron en Paracuellos del Jarama, y a su padre no pudieron asesinarlo los mismos psicópatas porque se refugió en la Embajada de Noruega. Ahora que este alma de cántaro diga qué hubiera hecho él en su lugar, incluso sabiendo las consecuencias de identificar aquel avión. 
Y para terminar, lo más determinante: las calles, plazas o aeropuertos a los que les ponen su nombre no lo hacen por saber qué avión era el adecuado para transportar a una persona entre las Islas Canarias y Tetuán, sino por su importante invento para el desarrollo de la aviación”…  

(Juan de la Cierva Bento/Nieto de Juan de la Cierva Codorniú)

… Y precisamente en un día como hoy, el 17 de enero de 1923 el C-4 de De la Cierva realizaba su primer vuelo en el aeródromo de Getafe. A los mandos Alejandro Gómez Spencer. Rey Pastor (matemático) y Emilio Herrera, posteriormente presidente del Gobierno de la República en el exilio (hombre de honor donde los haya) le ayudaron técnicamente, en este último caso con el Túnel Aerodinámico de Cuatro Vientos que el propio Einstein elogió tras su visita a España…

Este hito también fue reconocido con la entrega de un Milestone del AIAA (Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica) en 2011 en Getafe, como Historic Aerospace Site, precisamente un programa destinado a la preservación de los lugares en los que se produjeron hitos trascendentales para la Historia de la Aeronáutica y Astronáutica. ¿Se imaginan borrar la huella de Juan de la Cierva, y la reacción de incredulidad que produciría en la comunidad internacional…? Reflexionen.

Deja un comentario