Hagamos las cuentas Sr.Lema

0

GuantánamoMuy Señor Mío: Descubro anonadada que ha mencionado mi carta en su intervención en el Senado. Me halaga enormemente haber llegado hasta usted. Y aprecio en lo que vale que se haya tomado usted la molestia de leer dicha carta, teniendo en cuanta que es un hombre muy atareado. Sin embargo, le agradecería que se ciñese a lo escrito en ella a la hora de citarla, pues en ningún momento menciono la palabra esclavitud, a pesar de que la sufro. Y ahora sí me puede citar con rigor.

Hablando de salarios, casualmente tengo ante mí la nómina del mes pasado, que por cierto, y se lo agradezco, ha sido algo más alta que la del mes anterior. Multiplicando mi sueldo de este mes por doce, en un alarde de optimismo y suponiendo que se mantenga, porque ya no sé a qué atenerme puesto que ni siquiera se me ha informado de cuál será mi salario base, resulta que ganaría netos este año 66.000 euros. Con una retención de casi el 40%, si usted dice que mi sueldo son 200.000, a mí me salen netos 120.000 al año. Espero el momento en que AENA ingrese en mi cuenta los 54.000 euros de diferencia entre lo que usted dice y lo que yo percibo.

Respecto a su voluntad negociadora, interrumpir una negociación colectiva mediante un decreto ley incostitucional, no es exactamente lo que la Real Academia Española define como negociar. Tampoco lo es sentarse en la mesa negociadora partiendo ya de una ley ilegal en sí misma, y diciendo que los turnos y los salarios no se negocian. ¿Qué es lo que se debe discutir según su opinión? ¿A qué llama usted sinceridad y transparencia?

En lo que respecta a los gastos cotidianos, tengo entendido que su salario es mucho más alto que el mío, por lo tanto usted, posiblemente pague una hipoteca, el colegio de sus hijos o lleve un ritmo de vida acorde con dicho emolumento. ¿Qué tal le vendría que de la noche a la mañana le dejásemos, por ejemplo, sus probablemente más de 600.000 euros anuales brutos en los famosos doscientos mil? ¿No sería adecuado que usted, que también trabaja en AENA y por tanto incrementa la deuda de dicha empresa, redujese su salario en la misma proporción que el nuestro? ¿O es que AENA somos unos sí y otros no? O yo me equivoco o en los periódicos ustedes dicen siempre que TODOS debemos apretarnos el cinturón para salir de esta crisis, y tienen toda la razón. ¿No le parece a usted sensato que se restrinjan los gastos públicos (se habla en los periódicos de cifras alucinantes que se gastan en inauguraciones y fastos varios, así como en dinero que prestamos a otros países sin tenerlo), en lugar de sólo los salarios de los trabajadores?

Ya sé que el país pasa por una crisis seria, y que la situación es grave, y yo personalmente, entiendo que haya recortes en mi salario, pero no de un día para otro ni de semejante magnitud, porque necesito un mínimo tiempo para reajustar mi economía, igual que lo necesitaría a usted. Y más cuando de pronto trabajo obligatoriamente seiscientas horas anuales más. No me acaban de cuadrar las cuentas. ¿Aceptaría para usted las condiciones laborales que nos ha impuesto?

Por cierto, y sólo para que conste en acta. Yo he debido hacer tres servicios extras en mi vida y de eso hace ya diez años. Si usted tiene la opinión de que no se han pasado de frenada, que le aseguro yo que sí, y además tres pueblos, le invito a ser el primero que trabaje conmigo este mismo mes. Creo que para usted supondría una enorme satisfacción comprobar que la planificación llevada a cabo por sus gestores funciona como corresponde y produce los resultados deseados. Desde luego para mí sería un placer y un honor acompañarle en tal proceso. Estoy a su disposición para cualquier aclaración complementaria que pudee precisar.

Un saludo cordial, Cristina Antón Controladora aérea en Palma ACC desde 1997. A continuación cito las palabras del Señor Lema, para que los lectores comprendan mejor mi carta: "Repito, se está aplicando la ley, creo que no nos hemos pasado de frenada, y reitero aquí nuestra disposición a negociar, dentro de la ley, sin condiciones y de manera sincera y transparente todo lo que haya que negociar. Y no se olviden de que ganaban 350 000 euros de media, pero van a ganar 200 000 euros de media, que es casi 10 veces el salario medio de este país. El otro día leí un artículo que se titulaba "Cartas desde Guantánamo", y decía una controladora: La esclavitud se abolió hace tiempo, ya no nos llega el salario para los gastos corrientes. Si 200 000 euros no llegan para los gastos corrientes, no sé qué pasará con el 99% de los ciudadanos de este país. Y eso hay que tenerlo en cuenta."

Deja un comentario