Sydney, AUS.- La investigación de la Oficina de Seguridad del Transporte de Australia (ATSB) sobre la pérdida de la hélice en vuelo que involucra a un Saab 340B fue el resultado de una fractura del eje de la hélice en la caja de engranajes de la hélice del motor derecho (PGB).

La hélice derecha se separó de la aeronave, con 16 pasajeros y tres tripulantes a bordo mientras se aproximaba al aeropuerto de Sydney desde el suroeste el 17 de marzo de 2017.

La ATSB encontró que la fractura se debió a una grieta por fatiga que se originó en el eje de la hélice y se extendió a través de este hasta que ya no pudo transmitir las cargas necesarias para mantener la hélice en el avión. La Subdivisión de Apoyo a la Aviación de la Policía de Nueva Gales del Sur emprendió una operación de búsqueda de la hélice cuatro días después. La hélice estaba ubicada entre la densa maleza en Revesby, y se retiró por via aérea.

 

La ATSB no pudo determinar, de manera concluyente, qué causó la grieta por fatiga.

Tras el incidente, el fabricante del motor, General Electric y la aerolínea emprendieron una serie de acciones de seguridad proactivas, como el lanzamiento de nuevos boletines de servicio, directivas de aeronavegabilidad y cambios en su régimen de mantenimiento, para reducir el riesgo de repetición de este evento.

 

Pueden acceder al informe final a través del siguiente enlace:

https://www.atsb.gov.au/media/5775173/ao-2017-032-final.pdf

AviaciónDigit@l

Deja un comentario