20.6 C
Madrid
octubre, martes 4, 2022

La espiral de inflación-depreciación puede provocar una crisis en la balanza de pagos de las compañías aéreas

Los precios mundiales de la energía siguieron subiendo de media en agosto, alcanzando el nivel más alto desde 2008

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

IATA.- Aunque los precios del crudo retrocedieron desde su máximo de junio, los precios mundiales de la energía siguieron subiendo de media en agosto, alcanzando el nivel más alto desde 2008.

Esta subida está liderada principalmente por la escalada de los precios del gas natural, especialmente en Europa, que aumentó un 36% en agosto con respecto al mes anterior, y es ahora más de cuatro veces superior a la de agosto del año pasado.

Este aumento de los precios de la energía alimenta la inflación general de los precios de consumo a través del consumo de energía. Sin embargo, no todos los países se ven afectados por igual.

En general, la energía pesa menos en las cestas de consumo del IPC de las economías maduras que en las emergentes. Dada la menor participación de la energía en el consumo total de las economías maduras, la inflación de los precios de la energía tendrá un menor impacto en la inflación general de estos países (panel A). Esto incluye, entre los países de la OCDE de nuestra muestra, algunos países de Europa del Norte y Occidental, América, África y Asia Oriental. Aunque su inflación energética oscila entre el 16% de Colombia y el 68% de los Países Bajos, las tasas de inflación generales se sitúan en general por debajo o cerca del 10%. La única excepción es Chile, cuyas importaciones de energía representaron el 65% del uso total de energía en 2015, lo que hizo que la inflación general alcanzara el 13% interanual en julio, a pesar de que la energía tiene un peso relativamente bajo en la cesta del IPC.

Los hogares de menor renta gastan una mayor parte de sus ingresos en bienes básicos, por lo que la energía ocupa un lugar más destacado en la cesta del IPC. En estos países, el impacto de los aumentos globales de los precios de la energía en las tasas de inflación general es mayor. La inflación global en este grupo oscila entre el 7,5% de Alemania y el 23% de Estonia (panel B).

Alemania es claramente una economía madura, pero la energía tiene un mayor peso en su cesta del IPC que la mayoría de las demás economías europeas maduras, con un 10,5%. Aun así, el PIB per cápita de este grupo (panel B) es, de media, menos de la mitad que el de los países del panel A. Los países del panel B están situados en su mayoría en Europa del Este y del Sur y en América Latina.

Destaca Turquía con una tasa de inflación del 80% interanual en agosto, que se muestra aquí en el panel C con los países del panel B, (nótese el cambio de escala), impulsada en parte por una inflación energética del 143% interanual.

Los países de menor renta no sólo se ven más afectados por el aumento de los precios de la energía, sino que también tienden a experimentar una depreciación de la moneda como resultado de la elevada inflación del IPC. La depreciación de la moneda conduce a un aumento de los precios de las importaciones, lo que a su vez alimenta una inflación aún mayor y puede generar una espiral de inflación-depreciación que, en el extremo, puede provocar crisis de la balanza de pagos. El riesgo de que se produzcan estos acontecimientos está aumentando claramente en algunos países.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies