Inicio Economía La fiebre de compras de Iberia-British

La fiebre de compras de Iberia-British

0

El holding IAG, resultante de la fusión de las aerolíneas española y británica, mantiene sus planes de crecer mediante compras. Una hoja de ruta que podría concretarse con la adquisición de la irlandesa Aer Lingus y la británica BMI. (David Page/Expansión)

No es un secreto. Las compañías lo confirman siempre que tienen ocasión: la fusión entre Iberia y British Airways se trata sólo de un primer paso y los planes pasan por sumar otras aerolíneas al grupo. International Airlines Group (IAG), el holding que agrupa a Iberia y British, pretende seguir creciendo mediante compras o fusiones hasta conformar un operador verdaderamente global.

Entre los candidatos que se manejan en las quinielas para engordar el grupo figuran la estadounidense American Airlines (con la que ya cuenta con una amplia alianza comercial y operativa), la australiana Qantas o la nipona Japan Airlines, y también algunas compañías indias y de Oriente Medio. Operaciones, algunas o todas ellas, que podrían ser realidad a medio o largo plazo. Sin embargo, para ver los primeros movimientos corporativos puede que no haga falta mirar a mercados tan lejanos. IAG puede mover ficha antes en Europa.

A los rumores que colocan al grupo hispanobritánico como uno de los potenciales actores en la privatización de la portuguesa TAP, se suma ahora el aparentemente claro interés de la compañía por participar en los procesos de venta tanto de la británica BMI como de la irlandesa Aer Lingus. Unos movimientos que permitirían a IAG crecer por la vía rápida en el mercado europeo en un movimiento con pretensiones estratégicas: permitiría ganar cuota de mercado, librarse de competidores menores y, más importante, plantar cara a sus verdaderos grandes rivales, los gigantes del low cost Ryanair e easyJet.


BMI, llave para crecer en Heathrow

Lufthansa anunció hace dos semanas su intención de desprenderse de su filial británica BMI (antigua British Midlands). Harta de sus permanentes números rojos, la aerolínea alemana ha encargado a un grupo de bancos de inversión liderado por Morgan Stanley que prepare la venta total o por partes de BMI. En la operación podría acabar participando el grupo resultante de la fusión de Iberia y British, interesado no tanto en absorber BMI como en quedarse sólo con el atractivo negocio de la compañía en el aeropuerto de Londres-Heathrow.

BMI es el segundo mayor operador en el gran aeropuerto londinense, con el 11% de la capacidad. Con unas instalaciones tan saturadas y hoy por hoy con tan poco potencial de crecimiento como Heathrow, los slots (derechos horarios de aterrizaje y despegue) de que dispone la aerolínea se convierte en un tesoro más que atractivo para sus rivales. "IAG está interesada en la cartera de slots de BMI en Heathrow. Ahora el futuro de la aerolínea está en manos de Lufthansa", indican fuentes del grupo consultadas por Expansión.com. El propio consejero delegado de IAG, Willie Walsh, confirmó este verano que, si Lufthansa se decidía a desprenderse de BMI, el grupo estaría encantado de participar en su compra.


La privatización obligada de Aer Lingus

Los problemas económicos y financieros de Irlanda, uno de los países que han tenido que ser rescatados por la UE, pueden acabar dando un vuelco a su sector aéreo. El Gobierno de Dublín ha confirmado que la venta de su participación del 25% en el capital de la aerolínea es una de las medidas que maneja como parte de sus esfuerzos para reducir el déficit público.
La operación, en cambio, no se reduciría a ese 25% de propiedad pública.
Como fruto de sus dos intentonas (vía opa) para tomar el control de Aer Lingus, la también irlandesa Ryanair cuenta con una participación del 29,8% en el accionariado de su rival doméstico. El gigante low cost lejos de pretender ahora comprar el paquete en manos del Ejecutivo irlandés, ya se ha mostrado dispuesto a desprenderse también de su participación accionarial y dar así el control de la compañía a un nuevo comprador.

En este caso, las fuentes de IAG consultadas eluden hacer comentarios acerca del presunto interés de la compañía en quedarse con Aer Lingus. Sin embargo, los analistas colocan a IAG como el gran favorito para sentarse a los mandos de la compañía irlandesa. La adquisición permitiría a IAG reforzar aún más su negocio de largo recorrido en el mercado entre Europa y Estados Unidos.


Interés por TAP

En paralelo, IAG podría también participar en la futura privatización de la portuguesa TAP. El Ejecutivo luso busca también enjugar sus problemas de déficit público poniendo en venta varias de sus participaciones en compañías energéticas, los aeropuertos y la aerolínea de bandera, entre otros sectores. IAG desmintió hace unos meses estar negociando con el Gobierno de Lisboa la compra de la compañía.

Fuentes del sector, en cambio, dan por hecho que en el momento que el proceso de privatización arranque formalmente, el holding que agrupa a Iberia y British Airways será uno de los operadores que querrá asomarse a los libros de TAP para estudiar su absorción. La operación permitiría a IAG consolidar su liderazgo en las rutas entre Europa y Latinoamérica, y, al tiempo, entorpecer los intentos tanto de Air France-KLM como de Lufthansa de ganar cuota en este mercado de largo radio.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies