Las aerolíneas se ahorrarán 120 millones con el decretazo

0

El decretazo que modifica el convenio colectivo de los controladores y reduce su salarios tendrá un impacto positivo en las cuentas de las aerolíneas españolas. El sector, que atraviesa una delicada situación financiera por la caída de al demanda, se ahorrará cerca de 120 millones de euros de la factura de las tasas de navegación en ruta, que en 2008 ascendió a 844 millones de euros, según los datos de Aena, el gestor aeroportuario.

El presidente de este organismo, Juan Lema, ha prometido reducir esa tasa, la más cara de Europa por el elevado coste de los controladores, desde los 84 euros actuales a 72 euros en tres años, es decir, cerca de un 14%.

El plan es realizar el ajuste paulatinamente: este ejercicio, la tasa está congelada; en 2011, se recortará un 8% y el resto, en 2012. "El objetivo es alcanzar la media de los cinco países más grandes de la Unión Europea", señalaba recientemente Lema.

La reducción de esta tasa es un objetivo fijado por el Real Decreto-ley aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros para modificar las condiciones de trabajo de los controladores y liberalizar el servicio de navegación.

Salarios
El Gobierno calcula que el decreto permitirá reducir el coste salarial de los controladores en 215 millones de euros hasta 2012, desde los 780 millones de 2009. Su sueldo se recortará un 40%, hasta 200.000 euros anuales.

Además de reducir la tasa en ruta, Aena pretende enjugar el déficit que generan las tasas de aproximación a los aeropuertos, que actualmente no cubren el coste. "La tasa se ha mantenido en línea con la media europea sin cubrir los gastos para no cargar con más costes a las líneas aéreas. Ahora, el plan es acabar con ese déficit", señalan en Aena.

Las aerolíneas pagan tanto la tasa de aproximación, que en 2008 ascendió a 203 millones, como la de ruta por usar el sistema de navegación aéreo español. En total, 1.050 millones. Sin embargo, existe una sustancial diferencia entre ambas. La primera tarifa es fijada y recaudada por Aena, que puede modificarla discrecionalmente, lo que le ha permitido mantenerla baja y no cubrir los costes.

Sin embargo, la tasa de ruta la gestiona y la calcula Eurocontrol, la organización europea para la seguridad de la navegación aérea, con el objetivo de cubrir todo el gasto de ese servicio. Tras recibir el dinero de las líneas aéreas, Eurocontrol se lo transfiere a Aena.

Al margen de esta factura, Aena aplica otras tasas a las líneas aéreas, como la de estacionamiento de aeronaves, la de seguridad y la del uso de las infraestructuras. Esta última se paga por cada pasajero transportado y es la única que las líneas aéreas repercuten directamente en el billete. En total, supone otros 1.144 millones.

La reducción de las tasas ayudará financieramente a un sector en números rojos, que, desde el estallido de la crisis, ha visto cómo desaparecían Air Comet, Quantum Air, Futura y LagunAir.

Parlamento
El Pleno del Congreso convalidará este jueves el Real Decreto, convirtiéndolo en uno de los decretos con tramitación más rápida. La ley da un plazo de un mes para su ratificación parlamentaria. El Gobierno cuenta con el apoyo del PSOE, PNV, CiU y Coalición Canaria, mientras que el PP no se opondrá.

Para lograr los votos suficientes, el Ejecutivo ha aceptado que el Real Decreto se tramite como un proyecto de ley, una vez sea validado por el Parlamento y tenga efectividad plena.

Se retoma la negociación del convenio
Aena y la Unión Sindical de los Controladores Aéreos (Usca), el sindicato mayoritario del colectivo, acordaron ayer reanudar las negociaciones sobre el convenio colectivo en un plazo de quince días. Las conversaciones se rompieron días antes de la publicación el pasado viernes del Real Decreto que liberaliza el sistema de navegación, cuando Aena se levantó de la mesa porque aseguraba que no había voluntad de negociar por parte del Usca. Fuentes de este sindicato subrayaron que "nunca han renunciado a pactar y que fue Aena la que rompió las conversaciones".

Las mismas fuentes aseguran que siguen tomando como referencia de las negociaciones el actual convenio colectivo, aunque asumen "que tienen que acatar el Decreto-ley aprobado la semana pasada". Usca sigue estudiando llevar esta norma a los tribunales. El decreto eleva la jornada anual a 1.750 horas eliminando las horas extra, suprime la prejubilación y permite a Aena recuperar la planificación del trabajo. El colectivo se ha visto forzado a hablar con Aena ante la amenaza de que ésta dé entrada a proveedores privados que asuman parte del trabajo de los actuales controladores.

Deja un comentario