Las goteras de Barajas hacen de Caja de Pandora contra la privatización de AENA

0

Madrid, SP, 8 de julio de 2014.- Gaspar Llamazares puede haber abierto la Caja de Pandora del entramado de inversiones suntuosas en los aeropuertos españoles, precisamente en el momento menos conveniente para la expoliación del Ente público. Así se deduce de su exigencia para que AENA investige cómo ha sido posible que tras el fenómeno denominado "Downburst" o "Reventón Descendente" en la tarde del 3 de julio, se produjeran vías de agua y goteras, en una infraestructura que ha costado 6.200 millones de euros. Y aquí es donde aparece la Caja de Pandora, y el dedo acusador a las constructoras responsables que deberían arreglar e indemnizar al Ente público. El diputado recoge la denuncia que el sindicato CSIF-Aena, que publicábamos ayer en AD en "Los lunes al blog". Pero la tromba que se le avecina a Ana Pastor puede que aumente su caudal con senadores y diputados canarios y catalanes. La evidencia o imagen de chapuza, parece que está desbordando las previsiones privatizadoras.

(Europa Press) APROVECHAR EL AGUA PARA EL NUEVO SPA.

En este punto, Llamazares recuerda que apenas quince días antes de estos sucesos la ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció la puesta en marcha del 'Plan Barajas 100' para "mejorar el trato y la experiencia del cliente" a su paso por el aeropuerto, un proyecto que entre otras cosas incluye la apertura de un centro sanitario dentro de las instalaciones y, según el diputado de IU-ICV-CHA, también de un spa para el que "se podría aprovechar el agua sobrante de las recurrentes inundaciones" que sufre el aeropuerto, según ironiza.

A renglón seguido, pregunta si Aena ha investigado las causas de estas inundaciones y si podrían ser consecuencia de "algún defecto constructivo", habida cuenta de que una situación similar ya se vivió en septiembre de 2009, sin que se hayan "tomado las medidas adecuadas para prevenir este tipo de desperfectos", según critica.

Por eso, el responsable de la coalición de izquierdas reclama al Ejecutivo que se exija a las empresas constructoras –una UTE formada por Dragados, FCC, Ferrovial, Acciona y Sacyr– el pago de los desperfectos y de las correspondientes indemnizaciones, y pregunta por las medidas que se tomarán a partir de ahora para "impedir nuevas inundaciones de la T4, tan perjudiciales para los viajeros y para la marca España".

RECLAMAR TAMBIÉN AL ESTUDIO DE ARQUITECTOS

En otra pregunta escrita, Llamazares pone en tela de juicio el proyecto constructivo de la terminal 4, inaugurada en febrero de 2006 por el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y en la que se invirtieron 6.200 millones de euros, "cinco veces más de lo previsto inicialmente" tras ocho años de obras.

Un coste que, sin embargo, no garantizó un buen proyecto constructivo, a juicio del diputado, que quiere saber qué valoración hace el Ejecutivo del diseño y las obras de la T4 "a la vista de los desperfectos causados por las inundaciones" y que también considera necesario "demandar indemnizaciones" al estudio de arquitectos de Antonio Lamela y Richard Rogers Partnership, ganador del concurso público para el diseño de las instalaciones.

Y es que, tal y como denuncia CSIF-Aena y difunde Llamazares, cuando llueve de forma copiosa como el pasado 3 de julio se inunda el túnel del SAT, "sobre todo en su tramo de la T4 satélite", por donde no cabe el camión de bomberos y apenas tiene espacio "una ambulancia de no muy grandes dimensiones", después de haber tenido que modificar un tramo de gálibo de algunas líneas transportadoras de equipaje.

Además, tras finalizarse las obras hubo que añadir un canalón más grande en las cubiertas de la T4 y la T4 satélite, parche que no soluciona el problema porque "habría que cambiar toda la recogida de agua en el punto más bajo del edificio".

Igualmente, en el Pabellón de Estado del aeropuerto hizo falta replantar todos los jardines interiores porque el nivel de la tierra estaba por encima de los cercos de aluminio de las cristaleras, con lo que cuando se regaba o llovía el agua entraba en el edificio, "levantando y abarquillando" la tarima.

AUDITORÍA COMPLETA

Ante todas estas deficiencias, que no se subsanaron en su momento por la "presión" del Ministerio de Fomento en aquellos años para que "la T4 arrancara aunque fuera con esparadrapos", CSIF-Aena reclama que se lleve a cabo una "auditoria completa" y "pública" de todas las infraestructuras y el mantenimiento de Barajas para "saber qué está pasando y qué medidas se deben implementar para su solución".

Asimismo, el sindicato exige que se "ponga nombres y apellidos a los responsables" de estas deficiencias y se les exija "su solución" o se les "cese de inmediato", y coincide con Llamazares en que hay que reclamar a las constructoras el arreglo de estos fallos constructivos.

FALTA PLANTILLA DE LIMPIEZA

CSIF-Aena también critica que los empleados del gestor aeroportuario no daban abasto el pasado 3 de julio para atender todas las incidencias, y que el personal de limpieza tampoco era el suficiente para mantener las instalaciones en las condiciones adecuadas.

Sobre este asunto, el diputado Llamazares también exige explicaciones al Gobierno, al preguntar "por qué se ha reducido la contrata de limpieza en el aeropuerto" y si "ha sido ésa la causa del retraso registrado en los trabajos de limpieza" tras las inundaciones.

Deja un comentario