Segundos, minutos, horas o días para el desastre por la nefasta gestión de los servicios de mantenimiento en la Navegación Aérea española

0

Las Palmas-Málaga, SP, 25 de abril de 2015.- Estábamos siguiendo la evolución del incidente en Málaga ayer, cuando un fallo en el Sistema Ininterrumpido de Alimentación (USI) dejó sin energía a los sistemas de radar y otros, de uno de los grandes aeropuertos de España. Cuando concluíamos nuestro análisis determinando que el traspaso del lado aire (AENA/ENAIRE Navegación Aérea) del Mantenimiento, al lado tierra, Aena Aeropuertos,S.A., podría haber concurrido en cierta medida en la prevención de dicho incidente, su detección preventiva y su resolución. Antes de la lowcostización privatizadora, un Técnico Especialista en Energía, ATSEP, era el responsable de la supervisión, mantenimiento y reparación en su caso de la Unidad que proporciona energía al Sistema que utilizan los controladores aéreos, radar, o Sacta incluídos. ¿Casualidad?. @controladores y @enaire ponían en las redes sociales dos explicaciones a una misma incidencia. Hoy la Federación de Sindicatos Aeronáuticos Independientes, FSAI, miembro de CSPA, la pujante Confederación Profesional del sector áereo, volvía a señalar que se dejaron sin cubrir nada menos que dos turnos del Especialista en Automatización, es decir del ATSEP especializado en garantizar el servicio radar, planes de vuelo y otros procesos de datos, en nada menos que el mayor espacio aéreo controlado en España, por el ACC Canarias, en el mes de abril. Tampoco se cubrió un turno del Coordinador de Gestión Centrlizada de Instalaciones, responsable del mantenimiento a nivel regional, y de los sistemas de energía, climatización, y otros esenciales para que los ATCs de servicio puedan llevar a cabo con seguridad, orden y eficiencia su misión. Los “avisos” cada vez son de más calado, y la amenaza, cada vez más profunda.

Que durante tres jornadas se hayan dejado sin cubrir tres servicios esenciales, que estos profesionales internacionalmente reconocidos como eslabones de la cadena de seguridad, tenían que cubrir, no es anecdótico, y sobre todo, era previsible. Aquí es donde reside el problema, y la responsabilidad de ENAIRE. Y la de AESA como supervisora.

Andar jugueteando, como andan, con las cifras por encima de las necesidades en la garantía del servicio es exactamente lo que se lleva haciendo durante tiempo. Geómetras de despachos que juegan con los costes de personal en plantillas Excell, en lugar de ver lo que en el terreno está sucediendo.

FSAI se pregunta en su nota si todo esto responde a la “Desidia, soberbia o ignorancia”, la respuesta no puede ser suave ante semejante duda… A esto simplemente se responde que lo que está sucediendo es a una ausencia absoluta de la mínima cultura de la seguridad aérea. FSAI habla de “despreocupación” de ENAIRE. Si le preguntarámos a Reason o a sus seguidores a lo largo y ancho del mundo, esa despreocupación se convertiría en “prevaricación técnica” podríamos decir, pues a sabiendas de que la tendencia por el error sistémico en la predicción de las necesidades del servicio, es conocida, reconocida, analizada y comprobada en sus consecuencias, no se están poniendo los medios para evitar los riesgos detectados.

Tres servicios sin atender son 24 horas sin ese servicio. Tres turnos en los que radar, planes de vuelo, etc… no han estado tecnicamente garantizados. Lo del servicio remoto, que ENAIRE alega ante AESA, tampoco ha sido analizado por la Agencia Estatal de Seguridad en profundidad, ni es conocido por los profesionales. Si la Agencia lo hubiera hecho o bien todos los servicios habrían pasado a ser remotos, puesto que AESA habría concluído que se garantizan los mismos estándares de seguridad que con personal. Y si por otro lado hubiera concluído lo contrario simplemente no se hubiera reproducido la situación, al tratarse de un proveedor de servicios de Navegación Aérea Estatal y Certificado, no lo olvidemos. La consecuencia en última instancia es que si el proveedor certificado no es capaz de garantizar los servicios que presta, AESA, de oficio, debería haber interrumpido dicho servicio, como dicta la mínima cultura básica de la seguridad aérea. Tan evidente, como sencillo.

Los FALLOS LATENTES han sido denunciados sistemáticamente por los profesionales. El gravísimo antecedente de enero de 2010 tendría que haber hecho que 5 años después esos fallos latentes, supervisados, inspeccionados y sancionados por AESA hubieran hecho imposible su reiteración. Desde entonces todo el sistema que gestiona el factor humano en el mantenimiento ha sido alterado, cuando no modificado sustancialmente en sus condiciones laborales. Eso sí, evidentemente sin el preceptivo análisis de riesgos correspondiente, como de costumbre.

Nuestro titular no es alarmista, ni exagerado en absoluto, sencillamente porque la tendencia que señala es exactamente la que conduce, no sabemos el día ni la hora, a un potencial desastre.

FSAI lo plantea así,…, quizás de una manera, dada la gravedad, politicamente demasiado correcta…

NP FSAI/¿DESIDIA, SOBERBIA O IGNORANCIA?

Estos son los únicos motivos que se nos ocurren para entender por qué el Ente Público ENAIRE se toma la prestación segura de un servicio de Navegación Aérea con tanta despreocupación.

Y esta despreocupación de la que hablamos se refleja, una vez más, en que durante tres jornadas en el mes de Abril han quedado sin cubrir tres servicios de técnicos de mantenimiento de navegación aérea del Centro de Control Aéreo de Canarias, concretamente dos turnos del especialista en Automatización, responsable de los servicios de radar, planes de vuelo y otros procesos de datos; y de un turno de Coordinador de Gestión Centralizada de Instalaciones, responsable de coordinar las actividades de mantenimiento regional, así como de los sistemas de energía, climatización y otros, esenciales todos ellos para que los controladores aéreos puedan llevar a cabo su labor sin interrupciones ni sobresaltos.

Hasta ahora, ENAIRE ha justificado ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea -AESA-, dependiente del Ministerio de Fomento al igual que ENAIRE, que la falta puntual de personal en las Posiciones de Supervisión Técnica se cubre con la existencia de personal localizable vía telefónica, dejando en manos de los controladores aéreos y de sus procedimientos de contingencia la solución provisional ante cualquier problema de índole técnica que pueda acarrear el tener que esperar a que alguien coja un teléfono; deje lo que estaba haciendo en ese momento, se suba al coche y aparezca en su centro de trabajo a cualquier hora del día o de la noche. Y todo ello sin contar con que pudiera surgir algún tipo de incidencia añadida, como aeronaves en emergencia, climatología adversa, cierres de pistas, etc. Evidentemente, una incidencia técnica no siempre se puede solucionar “aplicando el procedimiento”.

Pero es que ahora también se da la circunstancia de que dicho “personal localizable” tampoco está localizable! Es más, desde el día 24 de abril, no se encuentra localizable personal de energía y climatización en el centro de control aéreo de Canarias, y no hay que ser experto en la materia para saber lo importante que sería un fallo de energía… !!tan importante que ni siquiera los procedimientos de seguridad antes citados podrían ser aplicados!!

Nos viene a la memoria en estos momentos, aquel fatídico domingo del mes de Enero del 2010, cuando el Coordinador de Mantenimiento de servicio en la GCI del ACC Canarias detectó un inminente corte de energía eléctrica que iba a afectar a todo el Centro de Control, y pudo avisar a tiempo a los controladores para poner en marcha los procedimientos de contingencia sin que se perdiera el contacto con las decenas de aeronaves que estaban a su cargo a lo largo y ancho del espacio aéreo controlado desde el Centro de Control de Canarias; además avisaba al personal localizable de energía para que de forma inminente comenzaran las labores de mantenimiento correctivo.

Aquel corte de energía supuso, por suerte, la casi la paralización del espacio aéreo canario durante horas… ¿pero qué podría ocurrir si como ha ocurrido ahora falta ese coordinador que avisa o esos técnicos localizables de energía?: ¿APAGADO INESPERADO DEL CENTRO DE CONTROL?.

La solución a este problema es la venimos denunciando ante la AESA desde hace años: Falta de personal y de formación, algo que dicho sea de paso no trastornaría demasiado los parámetros de coste/eficiencia esta empresa pública ya que cuenta con los técnicos y coordinadores con los salarios más contenidos de Europa.

¿DESIDIA, SOBERBIA O IGNORANCIA? Juzguen ustedes mismos.

COMITÉ FEDERAL

Deja un comentario