Inicio Laboral Sobre SEPLA-Iberia e Iberia Express

Sobre SEPLA-Iberia e Iberia Express

0

TensiónLa contínua aparición en los medios de determinados aspectos de la negociación de los pilotos de Iberia, representados por Justo Peral, sobre el futuro de la compañía, ha hecho que el ambiente esté algo más que tenso entre este colectivo. Tenso y desconfiado. Aunque el teórico objetivo fundamental sea la "Protección de los puestos de trabajo", que marca el ANEXO 10 del Convenio Colectivo, hay un personaje, ex-sindicalista, Sr. Turrión, con el que Peral debería tener más que prevención a la hora de negociar.

Dicen las buenas lenguas, que la biblioteca que este Sr.tiene relativa a todo tipo de conflictos colectivos y legislación laboral, le hacen un verdadero experto negociador. Para los intereses lógicamente de la compañía Iberia, ahora en manos de BA, mayoritaria y decisivamente hablando.

Entre los fallos evidentes de la estrategia del líder de SEPLA-Iberia, está, su inconsciencia, a la hora de filtrar a determinados medios, distintos aspectos que piensa benefician al colectivo. Sin ir más lejos aparecía en el Diario El País algo que por lo inaudito de su reconocimiento, va a traer a buen seguro cola. Indicaba Peral, refiriéndose a los TCP de la compañía, que "A esos compañeros les convencimos nosotros", aseguraba al diario el representante de SEPLA-Iberia.

Además de una injerencia en asuntos internos de un colectivo, el más próximo desde el punto de vista estrictamente laboral, como son los TCP a los pilotos, parece que el objetivo último sería conseguir este acuerdo, para allanar el camino de una negociación más sencilla con la empresa. Pero los acontecimientos están demostrando que esta estrategia está apunto de ser desbordada, fundamentalmente, por el nuevo socio mayoritario de la compañía antes bandera española.

Un reciente ejemplo es el despido forzoso de 11 TCP, los de mayor vida laboral, que aparecía precisamente en el Acuerdo que ayudó a firmar, y que contenía un ERE sobre 122 tripulantes. Esto demuestra que los nuevos vientos, tras la absorción de IB por British Airways, tienen la típica componente de la fase en la que se encuentran la mayor parte de las compañías, optimizar hasta el extremo los recursos humanos. Si a esto añadimos, la lowcostización profesional, que puede acarrear la compañía Iberia-Express, ya tenemos la visión del futuro que espera, tambien a algunos pilotos. Degradación profesional, equivale a lowcostización. En ese acuerdo de los TCP, ya aparecía una figura auxiliar de éstos, pero sin las atribuciones de por ejemplo safety, que la licencia de TCP les dota.

Para ilusiones y espejismos, los que cree tener bien amarrados Peral, en referencia a salvaguardar la producción de la compañía Iberia, en detrimento de otras de su esfera de influencia como Air Nostrum o Vueling. El trasvase de producción parece que de asegurado no tiene nada. Por una parte, se rumorea insistentemente, que al menos 6 A320 de Iberia podrían pasar a ser operados por Vueling. Y por otra parte, la pretensión de acotar a menos de 90 plazas los vuelos de Air Nostrum, se desmiente con la reciente adquisición de los CRJ1000, con capacidad para un centenar de plazas. Por lo tanto, que la producción se quede en casa, dificilmente se podrá plasmar en alguna claúsula del acuerdo, para el CC.

Tambien cree ilusoriamente que es posible escribir en un acuerdo, la prohibición de que BA realice rutas que actualmente explota IB. Nada más lejos de la realidad. Parece que Justo Peral no sabe con quién se está jugando los cuartos del colectivo. Primero con Turrión, un renegado de las ocupaciones sindicales, venido a empresario. Y por otro lado un tal Sr.Vázquez, presidente de la compañía, cuyo objetivo último, es poner en bandeja a BA una compañía que ahora será mayoritariamente británica, con los menores lastres laborales posibles, para hacer a su antojo. A buen seguro, que una vez termine su trabajo, tendrá su recompensa. La recompensa, toda legal y transparente, a buen seguro que tendrá unos buenos ceros acompañándola. Antecedentes hay, como por ejemplo Tabacalera.

Pero Iberia, dejará de ser lo que hemos conocido, y de compañía bandera y española, no quedará nada. Mientras, marean la perdiz, con el desconocimiento, del representante de los pilotos, que inocentemente, al menos, va transigiendo a los deseos del capital, como se suele decir, proletariamente hablando, pero que además ha conseguido en tiempo récord, avivar la distancia entre el colectivo de pilotos de Iberia, y la mayor parte del colectivo de tripulantes de cabina, que mayoritariamente votaron contra el acuerdo, que Peral "intervino" para que fuera aprobado.

De hecho, el Sr.Turrión, que ha venido desarrollando labores en recursos humanos-que gran contradicción, un ex-sindicalista gestionando los recursos humanos, de una compañía para la empresa-, previsiblemente sustituirá como Director de Producción al Sr.Bujía. Sobre el destino de éste, incluso se apunta que podría acabar en algún despacho aeronáutico del Paseo de la Castellana, de Fomento, DGAC, etc…

La irrupción de Turrión en el Departamento de producción de la compañía, como Director, hace que los trabajadores de ésta se muestren especialmente desconfiados con lo que se les avecina. Un zorro cuidando el gallinero. Un defensor de los intereses sindicales, metido a negociador por parte de la empresa. Es como un charnego, radical y ultranacionalista, en un barrio industrial de la Cataluña más profunda, un auténtico peligro, que Peral debería haber neutralizado ya. A nivel sindical, este interlocutor debería hacer mostrarse algo más prevenido al Sr.Peral, cuando ha de negociar con él. Por esto, es por lo que sus aplausos al acuerdo de los TCP tienen un sentido especialmente desafortunado. Aplaudir en lugar de ver las auténticas orejas al lobo que tiene delante. Peral, debe velar por los intereses de sus afiliados, los pilotos de Iberia, es su obligación.

Pero esto no es óbice para hacerlo a cualquier precio, entrometiéndose descaradamente en la negociación de otro colectivo tan próximo, como es el de los tripulantes de cabina. No tiene sentido, y la imagen ha chirriado a lo largo de toda la flota de Iberia. Y además, tambien ha provocado, la impresión, de que a cualquier precio, pretende sacrificarse un colectivo a costa de otro, o unos pilotos a costa de otro. Este es el enfoque que hace que se froten las manos empresarialmente hablando. Unos colectivos, frente a otros, unos pilotos frente a otros, en unas compañías esto sí, en otras, esto es inadmisible. Esta es la imagen que se está transmitiendo.

Ante esto Turrión se estaría frotando las manos, con lo que esa imagen, estridente, hace que la confianza en el representante de los pilotos de Iberia, haya perdido bastantes enteros. No era necesario ese impúdico espectáculo de apoyo empresarial tan evidente. Bastaba con que no hubiera trascendido. A no ser que una parte del acuerdo esté en que trascienda precisamente. Esto último, sería grave e impúdico.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies