The battle short switch

0

Madrid, SP, 24 de noviembre de 2013.- Hace unos días un colega y amigo me mandaba un e-mail en el que me preguntaba si se utilizaba este "Switch" en los computadores empleados por la NASA en el proyecto Apollo (el proyecto que permitió al hombre pisar la Luna). Esto me ha dado pie para escribir el presente artículo con el único propósito de comparar la tecnología punta utilizada no hace tantos años con la actual.

En primer lugar, para los no familiarizados con este término, el "Battle Short Switch" es un dispositivo utilizado en equipos militares para ser usados en situaciones de combate, donde todo el interés se centra en lograr el objetivo aunque los equipos acaben ardiendo. En definitiva, anular todas o algunas de las protecciones, límites de temperatura, voltaje etc. y que sigan funcionando hasta que no aguanten más incluso después de recibir un cañonazo.


Algunos equipos de la NASA utilizados en dicho proyecto, fueron creados en los EE.UU. con fines militares. En este caso se trataba de un M-642-B, un computador fabricado por Univac para ser usado por la Navy en barcos de guerra. Estaba diseñado para trabajar en tiempo real, guiando misiles y como no podía ser de otra forma, tenía un "Battle Short Switch".


En la red de vuelos tripulados MSFN (Manned Space Flight Network) , antes de poder poner un dedo sobre este computador, había que recibir un curso de varios meses en el centro de formación que la NASA tenía en Goddard, Maryland conocido como NTTF (Network Test and Training Facility).

En gran medida, el éxito del proyecto Apollo se debió a ese centro (hoy desaparecido), donde recibíamos formación y entrenamiento todos los técnicos participantes en la red de seguimiento MSFN.

Este computador del tipo "Main Frame", era físicamente del tamaño de un armario ropero de dos puertas, pesaba 2.400 libras, es decir algo más de una tonelada y necesitaba para funcionar varios Kw. de energía.

En la primera fotografía se pueden apreciar los 13 chasis (el 6º oculta el 7º) donde estaba alojada toda la electrónica, los 4 superiores controlaban los canales de entrada/salida, a continuación 3 eran de lógica, el siguiente de control de memoria y los últimos 4 correspondían a los bloques de memoria (32K de 30 bits). Para extraer estos chasis se necesitaban 2 personas, una a cada lado sujetándolos firmemente con las dos manos.

Los componentes electrónicos eran cientos de tarjetas como la fotografía adjunta, distribuidas por todos los chasis. El formato era Standard y su función variaba para poder formar la lógica del computador, podían ser "Flip-Flops", diversos tipos de "Gates", amplificadores, "Drivers", etc…
Las conexiones entre las tarjetas y con el resto del equipo se hacían por medio de un sistema muy utilizado en esa época por la NASA, llamado "Wire Wrapping", que permitía una gran facilidad para las modificaciones e implementar mejoras.

Los diagnósticos disponibles eran extraordinarios en cuanto a cantidad y calidad, los había para verificar todo y eran capaces de descubrir cualquier problema con suma rapidez y precisión.

Recuerdo que cuando el M-642-B no estaban en uso operacional, se dejaba funcionando un diagnostico (Memories III) que se dedicaba a machacar con distintos patrones (todos "unos", todos "ceros", "unos" sobre "ceros", "ceros" sobre "unos" , "unos" deslizándose sobre "ceros" etc.) toda la memoria del M-642-B (32K de 30 bits) y otros 32K adicionales de 30 bits en un armario ropero similar en tamaño al M-642-B, conocido como EMU (Extended Memory Unit). Cuando se solicitaba un informe al diagnóstico, el M-642-B imprimía los resultados y si había encontrado problemas mostraba la hora de la detección, la dirección de memoria defectuosa, el bit o bits que fallaban, si el defecto consistía en haber encontrado un "uno" donde debería haber un "cero" o viceversa, facilitando tremendamente la acción correctiva.

El mismo proceso se seguía con el resto de las partes del computador (unidad aritmética, canales de entrada salida, registros, etc.) o para verificar los equipos periféricos.

El frente de los chasis estaba repleto de puntos de test que permitían monitorear mediante un osciloscopio el estado lógico de todas sus tripas interiores, utilizados normalmente para localizar las averías, pero por su origen militar, si por motivos del trajín del momento, un cañonazo por ejemplo, había inutilizado los equipos de diagnóstico, también disponía en el panel frontal (lleno de switches, botones y lucecitas) de un indicador adicional con su punto de acceso para que conectándolo mediante un simple trozo de cable a cualquier punto de prueba del frente de los chasis nos dijera el estado lógico del circuito y así poder solucionar la avería. El sistema era un poco rudimentario, pero curioso.

La memoria era del tipo de "donuts de ferrita" enhebrados manualmente por manos femeninas y consistía en bloques de 4K/15 bits cada uno, siendo necesarios 32 bloques (16 en el interior del 642-B y otros 16 en el EMU) para lograr un total de 64K de 30 bits de memoria con un ciclo de lectura-escritura de 2 microsegundos.

En la fotografía contigua se pueden apreciar dos computadores M-642-B iguales en los extremos (todos los equipos estaban duplicados o triplicados) y un EMU en el centro, encargado de duplicar la memoria de los dos M-642-B y añadir algunos canales más de entrada/salida.

Las palabras de memoria de 30 bits se podían utilizar para almacenar datos tal cual o en segmentos de 15 bits para lograr la máxima rentabilidad de tan escasa memoria. Sin embargo para las instrucciones se usaban los 30 bits, lo que las hacía muy potentes.

Las líneas de datos entre las estaciones de seguimiento y el centro de control MCC (Mission Control Center) situado en Houston, Texas, eran líneas dedicadas con exclusividad por la NASA, se las denominaba de alta velocidad, HSDL (High Speed Data Lines) y operaban a 2,4 kbs. Hoy día se ha pasado tanto en capacidad de memoria como en velocidades de transmisión de datos del Kilo al Mega, Giga, Tera, etc.

Cualquier Smartphone de hoy día tiene mayor poder de cálculo, memoria y velocidad (transmisión/recepción) que los computadores que procesaron en tiempo real toda la telemetría y comandos en las estaciones de seguimiento del proyecto Apollo, además no son como un armario ropero, ni consumen Kw, caben en la palma de la mano y se alimentan con modestas pilas, pero gran parte de la culpa de que hoy podemos disfrutar de la telefonía móvil que tenemos, predicción del tiempo y catástrofes meteorológicas, comunicaciones por satélite, localización vía GPS, incluso materiales especiales de uso común en prendas de vestir, deportes, seguridad y un largo etc. se debe a la investigación desarrollada en esa carrera desesperada por llegar a la Luna.

Sin embargo no en todas las áreas se ha producido el mismo avance, en algunas incluso se ha retrocedido y puede que necesitemos un "Battle Short Switch" para poder sobrevivir a la situación que se está imponiendo a esta sociedad.

Deja un comentario