El visionario Trump, retoma la privatización del control del tráfico aéreo

0

Washington, USA.- El visionario presidente de los EEUU, Donald Trump, firmaba el pasado lunes un memorando en el que se describen los principios para privatizar el Sistema de Control de Tráfico Aéreo de la nación. Retomando una idea de hace décadas, y utilizada como prueba de que está promoviendo un ambicioso plan de infraestructuras, el magnate metido a presidente de los EEUU, había prometido durante su campaña un gran desarrollo en el país, como no se había conocido desde mucho tiempo.

La Sala Este, según informa NYT un escenario donde la coreografía se mezcla con la política en las “ceremonias” para la promulgación de leyes importantes, Trump firmaba el memorando y una carta al Congreso en la que describía sus principios para la reforma del sistema de control del tráfico aéreo del país. Varias rondas de aplausos siguieron a la ocurrencia, así como plumas estilográficas para los legisladores asistentes.

Aparte del anuncio, desde el punto de vista práctico nada de ello es realmente vinculante, y los demócratas rápidamente reaccionaron contra dicha propuesta. Realmente nada práctico respecto al billón de dólares necesario para la reconstrucción de las desmoronadas infraestructuras de la nación, incluyendo sus viejos e ineficientes aeropuertos, algo de lo que sí habló varias veces como candidato. Sus asesores señalan que en cualquier caso todo este proceso que se iniciaba el lunes se encuentra a meses de distancia de empezar a materializarse, aunque el megalómano presidente señaló en abril que el mes pasado estaría preparado.

El esquema para la reforma de la aviación en EEUU está basado en principios que han sido durante años debatidos, DJ Gribbin, un especialista en infraestructuras del Consejo Económico Nacional de Trump dijo algo así como que “la fruta ya está madura” en referencia a este cambio.

El vicepresidente Pence dijo “Bienvenidos al comienzo de una nueva era para las infraestructuras estadounidenses“, a lo que añadió al presentar a Donald Trump, “A partir de hoy, este presidente tomará medidas históricas para cumplir su promesa de reconstruir América”.

Control Aéreo EEUU en la era Trump

El plan del Sr. Trump separaría el control de tráfico aéreo de la Administración Federal de Aviación (FAA) dentro de tres años. Se modela en detalle la legislación introducida el año pasado por el representante Bill Shuster, republicano de Pensilvania y presidente del Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara.

Hoy en día, proponemos llevar los viajes aéreos de los estadounidenses hacia el futuro“, dijo Trump en la recepción, a la que asistieron Shuster y otros legisladores, así como funcionarios de la industria aérea y secretarios de transporte de las administraciones republicanas.

El Sr. Trump prometió que el seguimiento de los aviones con satélites de posicionamiento global “mejoraría drásticamente” el método actual de señales de radar y de radio, resultando menos retrasos, un sistema más seguro, y menores costos para los pasajeros. Esta nueva entidad no necesitará dinero de los contribuyentes, lo cual es muy impactante cuando la gente escucha eso”, dijo. “No escuchan eso muy a menudo.”

Los demócratas argumentaron que el plan repercutiría a los viajeros con costos más altos y permitiría a las empresas privadas obtener los beneficios, dejando las zonas desatendidas sin las mejoras necesarias.

Todo el enfoque de la propuesta de infraestructuras del presidente está en la privatización, lo que suena como algo agradable, pero cuando se rasca bajo la superficie, significa mucho menos construcción y mucho menos empleos, particularmente en las áreas rurales“, dijo el Senador Chuck Schumer de New York, un líder minoritario. “Significa que los peajes de Trump de un extremo a otro de América y enormes beneficios para los financieros que, cuando ponen el dinero, quieren ser pagados por el conductor medio, el trabajador y el ciudadano”.

Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania y otros países ya han transferido sus sistemas de control de tráfico aéreo a entidades privadas o agencias independientes, según señala NYT.

Lo más curioso es que la propuesta cuenta con el apoyo de la asociación que representa a los controladores del tráfico aéreo, y a otros jugadores de este sector, como son los pilotos. El presidente de la Asociación de Pilotos de Southwest por ejemplo señaló que “el status quo es inaceptable” señalando que “al acelerar la modernización, Sr.Presidente, realmente haremos que la aviación estadounidense vuelva a ser genial…”

Debate en profundidad

Los medios, casi todos críticos con Trump, señalan por su parte que se trata de una propuesta “bastante oscura” de reforma burocrática la de la privatización del sistema de control del tráfico aéreo. Los republicanos que durante años han estado sondeando esa idea para desplazar a los 30.000 controladores en nómina del Gobierno, buscando la forma de sacarlos de los presupuestos de la FAA, que opera un negocio que a su vez regula. Una opción que también se baraja es la de que los propios controladores, y su sindicato, “compraran” la gestión del Sistema. Pero cambiar la entidad que dirige el despegue y aterrizaje controlado de aviones, no es lo que realmente esperaban los votantes como pieza central del plan de infraestructuras del billón de dólares.

Pero Trump señala esta propuesta como transformadora, describiendo ese Sistema como “antiguo, roto, anticuado, horrible y que no funciona”, señalando que “aparte de eso es bastante bueno”, añadió el siempre tragicómico Trump. Señaló que su propuesta arreglaría casi todas las quejas de los estadounidenses respecto a los vuelos. “Estamos proponiendo tiempo de esperas reducidos, mayor eficiencia en las rutas y muchas menos demoras”, prometió, “nuestro plan le llevará a donde necesita ir más rápido, más fiablemente, más asequiblemente y sí, por vez primera en mucho tiempo, a tiempo…” Trump se comprometió a una “revolución aérea modernizando el anticuado sistema de control del tráfico aéreo, que ya es hora”

Pero aunque todo esto suena bien a algunos, los escépticos con la propuesta señalan que convertir el Sistema de Control en una cooperativa sin fines de lucro, con esos fines, no es necesario estructurarlo en los términos que se proponen. Si la clave es reducir los retrasos y aumentar la eficiencia, no se trata de hacer una reforma burocrática, sino la plena aplicación de la tecnología NexGen, que está cambiando el control del tráfico aéreo a un sistema basado en GPS satelital. El cambio aunque lento y costoso, ha llevado a los republicanos incluso a pedir al Gobierno que se salga de esa senda. Pero el Control del Tráfico Aéreo, per se, no es el problema, a pesar de la tecnología obsoleta, el historial de seguridad del propio sistema es fuerte “Si algo no está roto ¿porqué arreglarlo?” dice Hudson, miembro de un comité asesor de la FAA y presidente del grupo de defensa de derechos de los pasajeros FlyersRights.org

Los críticos de la privatización dicen sin embargo que ésta daría aún más poder a las aerolíneas, de las que parte, en gran medida la idea. La financiación pasaría de la recaudación de impuestos sobre el combustible y los pasajes aéreos, a un modelo de tarifas de los usuarios que sería establecido por un consejo de 13 miembros. “Esencialmente, vas a estar privatizando los impuestos” dijo Hudson.

Baker, presidente de la Asociación de Pilotos y Propietarios de Aeronaves, dijo que el grupo que representaba a los pilotos no comerciales no había oído “quejas” sobre el control del tráfico aéreo y se opondría a la privatización. La  idea también tiene sus críticos a la derecha, quienes lamentaron que convertir el control de tráfico aéreo en una organización sin fines de lucro no era una verdadera privatización y es arriesgado crear una nueva entidad cuasi gubernamental como Fannie Mae o Amtrak que debería ser rescatada por los contribuyentes si fallaba.

“Es en esencia un negocio tecnológico integrado en una agencia gubernamental”, señalaban como argumento los chicos de Trump, como Gribbin su asesor. Este impulso privatizador ha crecido debido a la frustración con el Congreso, que ha estado dando prórrogas financieras a la FAA a corto en lugar de a largo plazo, lo que proporciona la estabilidad que la industria requiere. La industria ha sufrido por la escasez tanto de pilotos como de controladores, y la necesidad de estabilidad de flujos financieros es lo que ha llevado a la Asociación de Controladores a aprobar la privatización, siempre que se cumpla con lo pactado con el sindicato.

 

Deja un comentario