330 (Trescientos treinta)

0

2 de enero de 2016.- Sr. Director: El pasado día 15 de diciembre asistí a un debate sobre aviación a cargo de los representantes para esta actividad de varios partidos políticos (UPyD, Podemos, Psoe y Ciudadanos) llevado a cabo en la Asociación de la Prensa de Madrid con ocasión de la entrega del 8º Premio de Periodismo de Aviación Digital. En su análisis de la actualidad aeronáutica (además de hablar de infraestructuras, drones, comisiones de aviación, etc, sobre lo que no voy a extenderme por no ser lo que en este artículo quiero destacar) todos ellos compitieron por ver quién era el que más respetaba a los profesionales, así como en encarecer la importancia de contar con su opinión, como ejemplo ”hay que respetar a los profesionales de la aviación como pilar fundamental de la seguridad operacional y escucharles” (Rosa Rubio, UPYD)

Trescientos treinta. Palabras estas que a juzgar por el impávido semblante de educado jugador de póquer que mantuvieron los presentes -ponentes incluidos- sonaron tan huecas, tan desconectadas de la realidad , tan falsas, que personalmente no tuve más remedio que admirar el inmenso valor, gran entrenamiento o mayor necesidad de ganarse el pan que tiene aquel capaz de reiterar con desparpajo y afán digno de mejor causa eso que todos los demás sabemos es un canto demagógico emitido sólo para agradar a los oyentes menos informados de lo que es la realidad en todos los sectores de la aviación y singularmente en los trabajos aéreos a los que personalmente me dedico.

330 . Respeto, consideración y seguridad. Respeto que nuestros políticos únicamente expresan con ocasión de estas exposiciones públicas (lo de quedar bien que nada cuesta) y que debe de rayar en la veneración puesto que ahí nos dejan, sin tocarnos, sin emplearnos ¿conoce alguien algún organismo público, Ciaiac, Aesa, Dgac, relacionado con la aviación en la que figure algún piloto con cargo de responsabilidad o dirección? Consideración en el sentido de tener en cuenta nuestras opiniones o criterios ¿cuáles de las expresadas por escrito por los pilotos miembros del grupo Gheta, del anterior a la aprobación al RD 750/2014, o Copac han sido tenidas en cuenta? Acaso se exige que los helicópteros estén siguiera dotados de cortables, por poner un ejemplo. ¿Es que no son necesarios, es que no se pidieron? ¿y asientos antichoque? y qué me dicen de la regulación de la coordinación de los medios aéreos, sea eso lo que sea si alguien lo sabe. Ya hablaremos de ello. Trescientos treinta, diarios. Y por fin, 330 ¿qué me cuentan de la seguridad? Seguridad aérea que parece, dicen, persiguen los programas de todos estos partidos. ¿Qué han hecho los partidos hasta ahora gobernantes o en la oposición por la seguridad de aquellos que trabajamos en esto de la aviación, y singularmente en incendios? Años y años esperando una regulación y la montaña parió el ratón del RD 750/2014: Algo de instrucción, poco de mejorar el acceso a la profesión y nada en pos de incrementar la seguridad, salvo la hora de vuelo exigida de entrenamiento anual. En cualquier caso poco de lo que pudiera ser efectivo, y que por otra parte es sobradamente conocido: Nada sobre la autoridad del comandante, la seguridad y temporalidad en el empleo o la instrucción. Hablaremos de ello. 330.

Ah! ¿Por qué lo de los 330? Espero se hayan quedado con ese número. Porque ese es el número de trabajadores españoles que habrían de fallecer cada día en España por causa de un accidente laboral para acercarse al nivel de siniestralidad y mortandad que sufren los pilotos de helicópteros de incendios. ¿he dicho a diario? Sí, eso he dicho. Cada día, todos los días del año, sábados, domingos y festivos, vísperas de Navidad incluidas. En realidad el número se elevaría hasta los 452 si solamente se tuviesen en cuenta los días laborables; pero como nuestras autoridades y políticos asumen sin pestañear el número 330 anterior, habría que explicarles que los 3 pilotos fallecidos de media al año de una plantilla total de apenas 500 pilotos equivaldrían a más de 100.000 trabajadores sobre los 17 millones de alta en la Seguridad Social, número superior al de fallecidos anualmente en combate durante nuestra guerra civil.

Como ese número es un dato, y además está basado en el análisis de las estadísticas oficiales del ministerio de Fomento ¿no les parece a los pacientes lectores que hasta aquí hayan llegado que ese es un número inasumible para una sociedad avanzada como la nuestra? y como este dato ya lo expusimos con anterioridad en múltiples ocasiones y por tanto es conocido por nuestras autoridades y partidos, coincidirán conmigo en que sus palabras suenan a huecas. Para José Antonio Rodríguez Bajo, el último piloto fallecido en accidente, y otros más de 50 de nosotros ya llegan tarde, pero ¿Lograremos ahora su “respeto y consideración” ? trescientos treinta, diarios

Deja un comentario