14.8 C
Madrid
septiembre, jueves 29, 2022

3D2010: Las vergüenzas del control aéreo de Blanco, Lema y Librero al descubierto

Editorial

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviaciondigital, SP.- Tras 11 años y 4 meses de sufrimiento para cientos de ciudadanos-controladores, la Verdad y la Justicia se han abierto camino. La oscura época del Ministro Blanco, con Lema como director general de AENA y Librero como directora de Navegación Aérea, han quedado como mínimo en una evidencia tan flagrante, como incuestionable. Sr. Blanco, Sr. Lema y Sra. Librero su conciencia ¿Dónde se sitúa ahora?.

Sé positivamente que la absolución de los 14 controladores que no admitieron la conformidad con la Fiscalía, y que no se declararon culpables de un abandono del servicio que nunca sucedió, no es capaz de compensar el enorme sufrimiento inflingido hasta el último momento, por las falsedades, manipulaciones y público linchamiento al que se les ha sometido durante más de diez años. Sí, una pena de banquillo de 11 años y cuatro meses, a estos profesionales inocentes…

He sido testigo en estos años de escuchar a responsables públicos diciendo en Sede Judicial, y en el propio Congreso: «Los controladores abandonaron masivamente sus puestos«, y han estado apunto, demasiado cerca, de ser condenados por algo que jamás había sucedido.

El Juzgado 18 de lo Penal, y especialmente la titular del mismo, sufre un apoteósico varapalo jurídico con el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid. La horrible ingeniería de su Sentencia ha sido volada por los aires por la instancia superior, con la evidencia de que es indemostrable un hecho (el abandono), que absolutamente nadie durante el juicio, fue capaz de evidenciar.

Asistimos al juicio; que por cierto -tras las fotos de rigor del primer día al mediático César Cabo- ningún medio salvo la excepción de AD, asistió al desarrollo de las distintas sesiones. Aquello ya no «vendía» pensé entonces.

En el Juzgado Nº18 tuvimos una experiencia inaudita y que publicamos en su momento, sobre el reproche del hoy victorioso Letrado de la Defensa entorno a unas «declaraciones» de la Magistrada, cuando la presión era máxima en relación a la conformidad o no conformidad, y que sonó en la Sala a clara advertencia hacia los no conformes con la Fiscalía. Aquello nos hizo ver con claridad que el Recurso hoy favorable, era la única salida para que la Verdad emergiera finalmente, al considerar que los hechos carecían de relevancia penal y que no se examinaron las pruebas de forma «exhaustiva» por el Nº18 de lo Penal de Madrid.

Durante el desarrollo… continuos cortes a los declarantes, una Sentencia cuya aplicación era un galimatías imposible, una continua sensación de indefensión, ya no sólo a los controladores no conformados, sino a toda la Verdad que se escondía y que tanto la Fiscalía como la Abogacía del Estado se encargaban bien de sepultar por todos los medios disponibles, con unas formas muy discutibles para este espectador perplejo.

El asunto entorno al Formulario 34.4 de declaración de incapacidad, ya no sólo pone en evidencia que AENA (Navegación Aérea) no actuó de forma diligente, y sobre todo y lo más importante, responsablemente, ante la posibilidad no comprobada por nadie en ningún momento (un médico llegó a declarar que el día de autos él no era AME), de que la incapacidad declarada en el 34.4 se ajustara a una verdadera amenaza a la seguridad aérea el día de autos.

Ese día, además de un «crujido» -muy probablemente relacionado con la enorme presión a la que se estaba sometiendo a los profesionales (nos tememos que desde un año antes) -, se pudo apreciar según se deduce de esta Sentencia, que la gestión de la situación previamente existente de malestar y tensión era un «incumplimiento de su obligación legal de aplicar el Plan de Contingencia con incumplimiento del deber legal de mantener el correcto funcionamiento del servicio público«, según se recoge de la declaración del valeroso controlador y piloto Fidel Sanz, que señala además, que había distintas alternativas plausibles al RATE 0, y cuya declaración se atribuye única y exclusivamente a AENA.

También se demuestra que esta medida se adelantó antes de suceder nada, tal y como declaró -nada menos – que el director general de Eurocontrol Brennan, que además llegó a calificarlo de «carácter preventivo«. Esa nefasta gestión lleva a la Sentencia a indicar que «la cuestión se debió haber resuelto de una forma distinta«, es decir, no de la manera que se realizó. Esto señala directamente a los responsables políticos y técnicos entonces.

La Sentencia vuelve a hacer creer en la Justicia a estos ciudadanos-controladores. Y al espectador también le acrecienta la fe en ella, puesto que, a pesar de no haberla perdido en ningún momento, existía la generalizada creencia de que la politización de este Juicio llevaría a una condena rotundamente injusta por unos hechos (el abandono), absolutamente falsos.

La Sentencia devuelve la fe de muchos incrédulos en la Justicia con mayúsculas, aunque las presiones (desde dentro y desde fuera) hicieran conformar con la Fiscalía a 119 profesionales, que en el plano de lo humanamente disculpable -habían perdido- y habían sido inducidos a perder esa fe en la imparcialidad elemental que rige la auténtica Justicia, que única y exclusivamente, se guía por la Verdad. En este caso, por la Verdad probatoria. Afortunadamente el sacrificio personal de sus 14 compañeros no conformes, les ha arrastrado también a la declaración de inocencia.

Resultó durante el Juicio bastante repugnante – además de un sinsentido probatorio-, las continuas alusiones y preguntas sobre los emolumentos de los profesionales. Ahora habrá que preguntarse: por las indemnizaciones pagadas por los inocentes, por las minutas recibidas por Letrados que mal aconsejaron y presionaron a sus representados, y por la oscuridad de la enorme cantidad de dinero que se ha movido entorno a toda esta maquiavélica representación. Debe hacerse también la luz de la transparencia en la cuenta de resultados de todo esto.

Finalmente diré, que recuerdo el pistoletazo de salida de todo esto en una Rueda de Prensa donde sin venir a cuenta, se pasaba en la sede de AENA (era noviembre de 2009), de los «aterrizajes verdes» en Barajas, a los sueldos de los controladores. Ese fue el punto de ignición, de la presión, del desprestigio y acoso a estos ciudadanos… Hasta ayer todo esto no ha parado. Y es entonces, cuando me acuerdo también de Piñuel y su informe (ocultado) sobre el estado psicológico de todo este colectivo, que ponía sobre la mesa un daño, y por tanto, un sufrimiento humano infringido de forma casi psicopática…

Recuerdo además, cómo poco después una controladora, muy cerca de la antigua Cárcel de Mujeres de Madrid -mientras sollozaba, producto del estrés-, decía allá por marzo o abril de 2010, que aquello no había hecho más que empezar. Y qué razón tenía…

Y a los medios de comunicación, especialmente a El Mundo, habría que preguntar ahora; ¿Dónde estabais entonces?… yo, sí lo recuerdo.

Hoy en TVE ni una mención al respecto en su Telediario. Esto también lo recordaré…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

3 COMENTARIOS

  1. Gracias a Aviación Digital por su apoyo durante estos años, interesado en que se destapara la verdad de esta farsa, ajeno a las presiones y con una gran profesionalidad. ❤️

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies