Aeropuerto de Córdoba: Otra ineptitud sistémica

0

Córdoba, SP.- La “incidencia mínima” que señala Aena en la suspensión de vuelos comerciales en el aeropuerto de Córdoba, después de las millonarias inversiones, expropiaciones, etc… en los últimos años, son finalmente la prueba definitiva de la incompetencia y la ineptitud de un Sistema durante un largo período de 10 años, que evidentemente ha fallado, en lo que se refiere a procurar operatividad para esta infraestructura, que desde hace años, se encuentra en una situación tan errática, como surrealista, desde que se intentó que los vuelos comerciales tuvieran su oportunidad desde este enclave allá por 2008. Ni tan siquiera después de todos estos años han sido capaces de dotarlo de un mínimo, el AFIS, para que con muchas limitaciones, al menos dejaran abierta la puerta a otras iniciativas en el futuro.

La chapuza viene más atrás aún evidentemente que tras la reciente prórroga establecida por el Gobierno hasta el 31 de diciembre de 2016, para que se pudieren operar vuelos comerciales SIN AFIS. La prórroga de esa prórroga se ha extendido hasta el último día de abril de este año, y a partir de hoy los vuelos comerciales a y desde Córdoba están suspendidos.

Mientras Aena “sigue volcada” en la adecuación de la infraestructura y los trámites necesarios tanto con ENAIRE, como con Ferronats, AESA o la DGAC, sin que puedan facilitar aún fecha concreta.

Mientras agencias de noticias siguen denominando al AFIS “dispositivo”. Lo de que “ante todo prima la seguridad” refiriéndose a la implementación del AFIS en Córdoba, supone un reconocimiento de una flagrante ineptitud al respecto simplemente.

Un Aeropuerto ejemplo de despilfarro de la UE

Aunque durante un corto período, en 2008, Flysur Aerolíneas de Andalucía voló desde este aeropuerto a Vigo, Barcelona y Bilbao, siendo las únicas líneas regulares que operaron desde él en mucho tiempo, tampoco en aquella época precisamente los gestores de esta interesante iniciativa encontraron la agilidad necesaria como para continuar con sus operaciones. En la actualidad, no existen aerolíneas que operan en el aeropuerto.

Pero es que ya el 31 de julio de 2007, la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, junto con el teniente de alcalde Rafael Blanco, y el teniente de alcalde de urbanismo de la capital cordobesa, se reunieron con responsabilidades de la empresa AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) con la intención de desatascar las propuestas de ampliar el recinto de aviación situado a 6 kilómetros al suroeste de Córdoba.

El acuerdo consiste en que en un plazo de dos años, se encuentre operativo una nueva plataforma, una nueva torre de control y todas las instalaciones necesarias, para albergar vuelos comerciales, ampliando la pista de vuelo hasta los 2.050 metros de largo de umbral a umbral (2.285 metros utilizables) y 60 metros de ancho.

Para esto, AENA deberá encargarse de las expropiaciones de los terrenos aledaños, para que la obra pueda ser efectiva, y por tanto, se complete finalmente en el verano de 2009.

A mediados de junio del 2009, el derribo de las viviendas afectadas por la ampliación del aeropuerto superaba el 50% y la torre de control provisional se encontraba completamente terminada y a espera de la contratación de controladores aéreos.

Durante el mes de agosto del 2010, se cerró la pista de vuelo para proceder a su ampliación, limitándose durante el mes que estuvo cerrado a movimientos de helicópteros. Tras la finalización de las obras de ampliación de la pista, las dimensiones de la franja son de 2.410 metros de largo y 300 de ancho.

En diciembre de 2014 el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea reconoció que se ha despilfarrado el dinero en la ampliación de varios aeropuertos de España, y entre ellos ponía el ejemplo del aeropuerto cordobés. El proyecto de la ampliación suponía un total de 179.000 viajeros anuales pero en 2014 solo lo usaron 7000.3 

El reflejo de la ineptitud quedó certificado oficialmente por el Tribunal de Cuentas de la UE. Responsables de aquello, todos los colores políticos que casi 10 años después de la última iniciativa privada, tras un enorme coste para el contribuyente, aún ni tan siquiera han formalizado la operatividad AFIS del aeropuerto. De la TWR ni hablamos…

Deja un comentario