AESA autoriza la apertura de Ciudad Real y WWF se opone por ilegalidades medioambientales

NP AESA/WWF

0

Madrid, SP (AESA).- La directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), Isabel Maestre, ha firmado hoy la apertura al tráfico del Aeropuerto de Ciudad Real, una vez se ha verificado el cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa europea y española.

La emisión de esta autorización, culmina un proceso de varios meses de estrecha colaboración entre AESA y el gestor aeroportuario Ciudad Real Internacional Airport (CRIA) en el que se ha trabajado con una exigente hoja de ruta que ha permitido dar cumplimiento a los requisitos de aplicación y abrir estas instalaciones de interés general.

La autorización de apertura al tráfico del Aeropuerto de Ciudad Real se produce una vez que AESA ha emitido la resolución de verificación del aeródromo, tras autorizar el Programa de Seguridad y emitir el informe favorable de prestación de servicios de navegación aérea.

Por otro lado, dicho proceso ha englobado también la coordinación con otros órganos de la administración externos a AESA, tales como la Dirección General de Aviación Civil, el Ministerio del Interior, la Autoridad Nacional Supervisora del proveedor de servicios meteorológicos y el Ministerio de Defensa, cuyo informe favorable era requisito previo a la apertura.

Pedimos que no se abra el aeropuerto de Ciudad Real hasta que se cumplan las obligaciones ambientales (WWF España)

El aeropuerto de Ciudad Real se construyó afectando a una Zona de Interés para la Protección de las Aves y un área de gran valor (IBA) para la avifauna agroesteparia, protegida por la Directiva de Hábitats,  la Ley estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad y la Directiva de Aves. Por ello, consideramos que la infraestructura no puede tener el permiso de apertura si no demuestra el cumplimiento de todas las medidas ambientales aprobadas en las dos Declaraciones de Impacto Ambiental (DIAs) que deben estar en marcha antes de la puesta en funcionamiento del aeropuerto.

Después de varios años de inactividad, en las últimas semanas se han convocado varias reuniones de los órganos creados para el seguimiento de las medidas y condicionados ambientales que imponían las dos Declaraciones de Impacto Ambiental (DIAs) que permitieron desbloquear la construcción del aeropuerto hace más de diez años. 

La intención de los nuevos propietarios es comenzar las operaciones aéreas en el mes de septiembre, pero los representantes de los grupos ecologistas consideramos que la infraestructura no puede tener el permiso de apertura si no demuestra el cumplimiento de todas las medidas ambientales aprobadas en las dos DIAs que deben estar en marcha antes de la puesta en funcionamiento del aeropuerto. Y recuerdan que “ya hubo un precedente en el mes de octubre de 2008 cuando el Ministerio de Fomento aplazó la apertura en aquel entonces del aeropuerto por los mismos motivos”.

Las medidas establecidas en las DIAs son, entre otras, la compensación a los núcleos de población directamente afectados por el funcionamiento del aeropuerto; un programa agroambiental a implementar para mejorar el hábitat y aumentar la capacidad de carga de la ZEPA y su entorno; un programa de prevención de langostas o un programa de vigilancia de la avifauna y su evolución en la ZEPA.

Sin embargo, según la información aportada y presentada durante las reuniones del Observatorio y la Comisión de Seguimiento Ambiental celebradas recientemente, muchas de estas medidas no se han puesto en marcha aún, y en particular las que las propias DIAs establecían como obligatorias antes de la entrada en funcionamiento del aeropuerto. No se ha instalado la pantalla acústica, no está operativo aún el programa agroambiental, ni se ha firmado aún el protocolo de garantía, que además se presenta con un periodo de vigencia de sólo 2 años, totalmente insuficiente para garantizar la ejecución a medio plazo de las medidas más relevantes.

Especialmente se echa en falta un informe sobre la eficiencia de las medidas agroambientales desarrolladas desde 2004 – 2006, con sus conclusiones científicas. E igualmente no se ha presentado un informe claro de las posibilidades de impacto con avifauna en la zona de posibles colisiones, ni un estudio actualizado de la biodiversidad que pueda servir de base para evaluar el impacto una vez puesto en marcha el aeropuerto y las distintas medidas.

Ante esta situación, consideramos que el Ministerio de Fomento está avocado a no autorizar la apertura del aeropuerto de Ciudad Real en el mes de septiembre hasta que no se certifique la ejecución por parte del nuevo promotor de los condicionados ambientales que exige la DIA, especialmente los que tienen que ejecutarse antes de la apertura del aeropuerto.

De autorizarse la puesta en funcionamiento de manera tan precipitada, se estaría incumpliendo lo establecido en la DIA y, por tanto, contraviniendo la normativa en materia de evaluación de impacto ambiental, y lo establecido tanto en la Directiva de Hábitats, como en la Ley estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad, ya que cabe recordar que el aeropuerto se construyó afectando a una Zona de Interés para la Protección de las Aves y un área de gran valor (IBA) para la avifauna agroesteparia también protegida por dichas normativas y la Directiva de Aves.

Deja un comentario