AESA habrá pagado 7 millones a Fundación Mapfre, pese a tenerse que haber trasladado hace 20 meses

0

Madrid, SP.- Tal y como publicaba AD hace prácticamente 24 meses, o dos años, AESA había convocado un Concurso Público, por un precio máximo de 10,4 millones de euros para su acondicionamiento, para su traslado desde las oficinas alquiladas a la Fundación Mapfre en General Perón de Madrid, por 3,5 millones de euros anuales, en el Centro Comercial Moda Shopping, hasta un edificio del Ministerio de Vivienda, sito en el Paseo de la Castellana 112, que albergaba hace años el IRYDA (Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario). El 13 de abril de 2015 era la fecha tope para la presentación de ofertas, y teóricamente 30 semanas después de firmar el contrato se trasladaría a su nueva ubicación.

AESA llevará este año, desde que se trasladara en el verano de 2011 a la actual ubicación en el Centro Comercial, 6 años si nada remedia el final de las obras de adecuación en Castellana. La “broma” por la genial idea del Ministro José Blanco, le habrá supuesto al contribuyente la friolera de unos 21 millones de euros, más los gastos de adecuación de las oficinas actuales. Pero la situación, según ha podido conocer AD, tras la pregunta de la Senadora María del Mar Julios el pasado año y del Senador del Grupo Mixto, Pablo Rodríguez Cejas, parece estar bastante lejos aún de solucionarse según la respuesta del Gobierno, en detrimento lógicamente de la sagrada misión de la Agencia, la Seguridad Aérea. Con esta “gran” gestión de fondos públicos, no han podido destinarse éstos fondos necesarios por ejemplo a las críticas funciones que AESA tiene encomendadas, puesto que con esos 7 millones de euros, se podría haber tenido un plantel de por ejemplo 10 Inspectores de la propia Agencia (personal propio), durante casi 20 años, haciendo una proyección de un coste de unos 36.000€/anuales por cada Inspector, suponiéndoles un sueldo bruto de 3.000€/mensuales… ¡Casi nada!

Las preguntas de l@s Senador@s eran las siguientes:

¿Por qué AESA sigue ocupando unas oficinas en alquiler, a un coste de 3,5 millones de euros anuales, dos años después de que se le concediese un edificio propio y de que se iniciase el proceso de reforma del edificio?
¿Por qué el proyecto de obra del edificio no ha querido ser realizado por la empresa adjudicataria?
¿Por qué el proyecto de obra se sacó a concurso sabiendo ya en ese momento que iba a ser modificado?

La respuesta del Gobierno de la Nación, deja abierta la puerta a seguir liquidando el arrendamiento a Fundación Mapfre, no se sabe por cuánto tiempo exactamente…

Captura de pantalla 2017-01-30 a las 17.49.46

Deja un comentario