Casi el 75% de las quejas llegadas a Fomento sobre Navegación Aérea están relacionadas con la ineficiente gestión

0

Madrid, SP, 25 de mayo de 2015. Los datos son los oficiales de la propia Inspección General de Fomento, y están referidos al año 2013 (todavía no han sido publicados los de 2014), y es la Encuesta Anual de Valoración de los servicios de Fomento por los usuarios. En ellas se analizan las quejas, reclamaciones y sugerencias de Renfe, Adif, o de la Diección de Navegación Aérea de AENA, DGAC o AESA. Nos vamos a centrar en este caso a los curiosos resultados referidos a AENA Dirección de Navegación Aérea, a través de la “Oficina Virtual de Atención al Cliente de Navegación Aérea“, donde blanco sobre negro encontramos una explicación del porqué del nerviosismo de los actuales gestores respecto al servicio que presta el proveedor de servicios. En el apartado de “quejas” nos encontramos con que el 48,1% de las recibidas son por una “Gestión Ineficiente”, un 25,9% por las demoras (relacionada tambien con esa gestión) y el restante por Información Mejorable (11,1%),Falta de Flexibilidad (7,4%), Radioayudas (3,7%) y Actitud Control (3,7%). Es decir un 74% se deben a la ineficiente gestión de la Navegación Aérea, es decir lo que se ejecuta en los despachos. Pero entre los principales motivos de queja nos encontramos con que casi un tercio se refieren a la separación ineficiente y las regulaciones… Curioso con la que ha estado cayendo recientemente, por ejemplo con el cierre de la 18R-36L en Madrid-Barajas veamos lo que realmente perciben los clientes de este servicio de la gestión que se hace en los despachos.

Son dos los gráficos que podemos extraer de esta Encuesta, pero a grandes rasgos vemos como fundamentalmente de la mala gestión de la Navegación Aérea depende el incremento de quejas por parte de los clientes de este servicio público que se presta. Dado que la intervención profesional en este proceso, ha sido totalmente relegada en los últimos años, se puede concluir que el cambio de modelo de gestión ha incidido negativamente y de forma clara en que ésta mala gestión ha supuesto dicho incremento de quejas, por su ineficiencia, y como consecuencia de éstas tambien se han incrementado las quejas por las demoras.

La ineficiente gestión está centrada en un 85% en el control de separaciones, gestión de autorización de puesta en marcha y gestión de ruta. Estos aspectos dependen logicamente de quien está gestionando los RRHH con los que cuenta. Si esos RRHH están desmotivados, presionados o desmoralizados, la última responsabilidad por ello logicamente recae en quien gestiona todos esos recursos, con una política de contínua presión sobre el profesional en frecuencia. Ejemplos a cientos. 61 expedientes en Barcelona, relevos por opinar libremente en las redes sociales, o por hacerlo tecnicamente por conductos profesionales usuales.

Deja un comentario