30.4 C
Madrid
junio, martes 28, 2022

CC.OO., UGT un par de sindicatos «Guadiana»

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

ManiHace ya años, un trabajo universitario sobre la Ilustración, concluía con una frase del "Fausto" de Goethe que decía: "En Alemania no es posible la revolución, pues para llevarla a cabo es necesario pisar la hierba, y ésto, en Alemania, está prohibido". Pisar la calle Velázquez de Madrid, ayer tarde, parece que lo estaba para CC.OO. y UGT, pues ni se les vió, ni se les esperaba. No existen las casualidades sindicales.

Varios cientos de trabajadores se manifestaban en la fría tarde de ayer en los alrededores de la emblemática sede central de Iberia, en la madrileña calle de Velázquez. El ambiente, entre festivo y preocupado, reunió distintas organizaciones colectivas, con colectivos sociales de corte twittero, que complementaban a unas cuantas banderas de estética pirata, que simbolizaban el expolio al que la compañía está siendo sometida. Un expolio que quizás ya sea demasiado tarde para pararlo, pero que ayer jueves, según estos trabajadores, aún no es imposible detenerlo del todo. Evitando, probablemente, un negro horizonte laboral para sus trabajadores. Pero tambien para el país entero.

Cabeza

Allí estuvieron ASETMA (sindicato de los TMAs), SEPLA, SITCPLA, CNT, CGT, USO, etc…). Alguna pegatina de CC.OO. suelta, pero no guiaban una convocatoria que presumiblemente habían realizado algunos de los sindicatos minoritarios. Nadie supo dar una explicación a AD sobre la sonada ausencia de esos sindicatos mayoritarios en otros sectores, y minoritario en el Comité de Vuelo de Iberia. STAVLA, no estaba allí oficialmente representada, pero se echaba de menos alguna alusión tanto a sus rehenes despedidos, como a los de SEPLA. Quizás estos son los detalles que faltan resaltar para lograr la cohesión total. Quizás aprovechar que CC.OO. y UGT no quieren pisar el asfalto "revolucionario" de la calle Velázquez, y prefieren hacer ese trabajo de despacho que tanto les complace. Tanto les complace a ellos como a la propia empresa. Estos interlocutores les resultan más aceptables, más domesticables, y sobre todo, mediaticamente, piensan, más rentables.

Resulta de imposible explicación que mientras algunos sindicatos han pasado por un servicio de mediación, el SIMA, del que ellos forman parte original, junto a CEPYME y CEOE (sí la de Díaz Ferrán), no aparezcan a la vanguardia de los tranquilos actos de protesta, como el de ayer en Madrid.

Los trabajadores concentrados gritaban a las ventanas del edificio emblemático de Iberia de la calle Velázquez, vacío ya a esas horas. Las oficinas que alberga ese edificio están siendo trasladadas a una nueva localización en la confluencia de la A2 y M30, antiguo edifico de Philips en Madrid, por cuestiones económicas dicen. Algunas plantas del histórico serán ocupadas por el Instituto de Empresa, curiosa paradoja. Por esto los llamamientos de los manifestantes no los escucharían aquellos a los que se dirigían probablemente.

El "collage" de colectivos, sindicatos, con excepción de los oficialistas, y de sociedad civil en la defensa de la compañía, invitan a la reflexión. Para hacer la revolución en Iberia es necesario pisar el asfalto de calles como la de Velázquez. Un ejercicio sindical excesivamente civilizado cuando se trata de evitar un desastre de una trascendencia a día de hoy, difícil de imaginar. Mientras los del cuello duro, se sientan en un extraño ejercicio con los "sin corbata", distintos colectivos evidentemente no pueden estar a merced de lo que aquellos decidan en un despacho, conformarse, y que otros firmen por ellos dudosos acuerdos, de más que dudosa moralidad sindical. De pisar el asfalto aunque esté prohibido depende el futuro de Iberia. Sin llegar al extremo, conformarse con lo que hay, sin acabarse de creer como terminará esta ya larga historia, que conduce a que uno de estos días, ya sea demasiado tarde…

Se echaban de menos mensajes sobre Bankia, su indudable responsabilidad respecto a Iberia. Los piratas se señalaban allá lejos en las Islas Británicas, pero aquí, quizás aquí mismo, un abordaje a tiempo de nuestro piratas podría haber evitado que la situación se degradase hasta el punto que lo ha hecho. Por cierto ¿a través de que entidad bancaria perciben sus nóminas mayoritariamente los trabajadores de Iberia?. !No me lo puedo creer!.

Una forma de revolución sería el día "D" a la hora "H" todos y cada uno de los trabajadores de Iberia, reclamando en una ventanilla el fin de su vinculación con una entidad que ha sido cómplice necesario con esta situación, dado que es el accionista mayoritario, y no ha hecho nada por evitar lo que hoy tienen los trabajadores. Todo legal, todo civilizado, todo contundente…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies