Katmandú, BGD.- Los investigadores del fatal accidente en el aterrizaje del Bombardier Q400 de US-Bangla Airlines en Katmandú en marzo del año pasado, revelaron que el comandante había pasado por periodos depresión previamente.

Se retiró de la fuerza aérea de Bangladesh en 1993 como resultado de la enfermedad.

La investigación nepalí afirma que, durante las evaluaciones médicas anuales rutinarias, se consideró que estaba en condiciones de volar y no se observó sintomatoligía alguna.

Ninguno de los informes de exámenes médicos revisados ​​por los investigadores mencionaron signos de depresión, según la investigación.

La autopsia tampoco encontró evidencia de un medicamento recetado comúnmente para su tratamiento. Los análisis toxicológicos tampoco mostraron evidencia de alcohol o narcóticos.

Sin embargo, la investigación dice que el comandante, volando el fatídico Q400, estaba molesto y estresado durante el vuelo, creyendo que un compañero ponía en duda su reputación como instructor.

Durante el vuelo, el comandante entabló una “conversación larga y unidireccional” con el primer oficial sobre esta situación.

“Como esta conversación con el compañero se repitió varias veces durante el vuelo, el comandante definitivamente parecía muy perturbado y estresado emocionalmente”, afirma la investigación, sugiriendo que estaba fumando en cabina. “A veces incluso parecía tener una crisis emocional”.

El primer oficial, que estaba operando la ruta por primera vez, había actuado como un “oyente paciente”, dice la investigación.

Pero agrega que los dos pilotos tenían un fuerte gradiente de autoridad, lo que probablemente contribuyó a la falta de asertividad en el manejo del vuelo y al hecho de que el primer oficial no sugirió o inició medidas correctivas.

Pueden encontrar el informe final aquí

Deja un comentario