El coronavirus se lleva por delante el 78% del primer trimestre de Japan Airlines

0

Atalayar/Lucas Méndez.- Japan Airlines ha registrado una pérdida neta de 93.700 millones de yenes (885 millones de dólares) en el período comprendido entre abril y junio. La COVID-19 ha provocado el hundimiento de los ingresos operativos de la aerolínea.

Los ingresos de explotación disminuyeron un 78,1% interanual hasta los 76.300 millones de yenes en el primer trimestre del año fiscal, que finaliza el 31 de marzo de 2021. Los ingresos provenientes de los pasajes internacionales se redujeron un 97,9% mientras que la red nacional se redujo un 85,1%.

Por otro lado, los gastos de operación disminuyeron en consecuencia, en un 37,8% hasta los 206.000 millones de yenes. Los costos de combustible, que constituían casi el 20% de los gastos un año antes, disminuyeron casi un 70% a 19.400 millones de yenes.

La carga, que en el período del año pasado representó sólo el 6,5% de los ingresos operativos, aumentó un 16,9% a 26.500 millones de yenes en el trimestre recién concluido. La filial Zipair, que estaba previsto que empezara a operar con pasajeros en mayo desde Tokio Narita a Bangkok, se lanzó en cambio con vuelos de mercancías en junio.

En contraste con estas cifras, Japan Airlines ha registrado un beneficio neto de 12.900 millones de yenes para el período de abril a junio de 2019.

La empresa pretende reducir el gasto de capital en un total de 80.000 millones de yenes, revisado al alza en 30.000 millones de yenes en el último período de referencia. Estas reducciones provendrán de la negociación de aplazamientos de entrega de aeronaves, así como de la evaluación de funciones como la informática y los servicios de tierra, entre otras.

La incertidumbre marca el futuro

La aerolínea japonesa no se atreve a realizar un pronóstico financiero, debido a “las circunstancias imprevisibles que rodean el impacto de COVID-19. Sin embargo, sí ofrece un escenario en el que los viajes nacionales continúan en la trayectoria actual y se acercan al 80% de capacidad anual en diciembre, mientras que los viajes internacionales regresan a partir de octubre y tienden hacia el 40% a finales de año.

Teniendo en cuenta estas hipótesis, la aerolínea prevé que sus ingresos por concepto de pasajeros nacionales para el actual ejercicio fiscal disminuyan entre un 55 y un 65% interanual. Por otro lado, los ingresos por concepto de pasajeros internacionales se reducirían entre un 10 y 20%. Esto resulta en una disminución del 35-45% en los ingresos totales por pasajes de todo el año.

Deja un comentario