El Museo del Aire zanja la polémica de la Memoria “histérica” uniendo 3 Caballeros Aviadores

Aviaciondigit@l

0

Madrid, SP.- Rafael Fraguas de El País titula “Tres ases para la concordia” tras reunirse en el Museo del Aire una estela del Jefe de la Aviación Republicana durante la Guerra Civil, José Hidalgo de Cisneros, junto con sus colegas de armas el capitán Carlos Haya y el comandante Joaquín García Morato. Nuestro colaborador y amigo el historiador y militar, Juan Manuel Riesgo y una serie de militares del Ejército del Aire, valientes y de profundas convicciones en el sentido de que la Historia de nuestra Aviación Militar no puede escribirse sesgando a sus protagonistas, se situaran donde se situaran en esta fraticida contienda, lo han hecho posible.

Los aviadores españoles, y esto no es literatura, de esa época, eran ante todo “Caballeros del Aire”. Eran Señores. Uno de esos valores que en la actualidad cuesta encontrar. Juan Manuel Riesgo propuso el pasado 18 de julio-un día curioso para hacerlo- durante los Cursos de Verano de El Escorial, recuperar el monolito de Hidalgo de Cisneros que se encontraba en los jardines de la Embajada española en Bucarest. Francisco Pardo, Secretario de Estado estaba en esos actos. Pardo se comprometió entonces con Riesgo publicamente a intentar hacerlo posible. La entonces concejal del Ayuntamiento de Madrid, Mercedes Cabrera, hoy ministra de Educación y el historiador Edward Malefakis, en 2005, durante una presentación en la Residencia de Estudiantes, se habían adherido anteriormente a una propuesta en ese mismo sentido.

Por otra parte el hoy General José García de la Vega, JEMA en la actualidad, dió un paso al frente en ese sentido. Aprovecho el pasado 31 de julio un vuelo oficial en el que tambien viajaba el General Federico Yaniz, militar sensible con los temas históricos, y que fué director del Museo del Aire, además de Doctor en Economía de la Empresa y Periodista, para detenerse en Bucarest. Se hicieron las gestiones necesarias, y los 270 kilos de piedra caliza volaron de vuelta a Getafe. Tras ello se instaló en la pradera de entrada del Museo del Aire, junto a las dos grandes efigies de granate de Haya y García Morato.

Tres ases de nuevo juntos. Además Hidalgo de Cisneros había sido Instructor de Haya. Haya que sería derribado en el conflicto en Teruel, por lo que Joaquín García Morato, combatiente del bando nacional, le hace llegar a Hidalgo de Cisneros, la carta abierta en la que como “compañeros” le pide el cuerpo de Haya para su viuda.

Al concluir la Guerra Hidalgo se exilia, pertenecía además a la dirección del PCE, a Bucarest, y es entonces cuando se coloca, al morir en 1966, el monolito en la embajada, colocándose el lema “Ignacio Hidalgo de Cisneros, general de Aviación (1894-1966). Héroe del Pueblo Español”. Ese es el mismo lema que hoy se puede leer en el Museo del Aire, junto a sus compañeros Haya y García Morato. Hombro con hombro…

Como cita Rafael Fraguas en su excelente artículo en El País, y decía Saint-Exupèry “Los aviadores forman una familia que sólo la guerra separa y que la muerte vuelve a unir”.

«Ni mi abuelo, aviador republicano, ni mi tío piloto del otro bando, dieron su vida por la España en la que creyeron, para que ahora se retiren los nombres de personas cultas, brillantes y generosas, que entregaron su juventud a la héroica y noble, perosiempre difícil tarea del progreso de la aviación»

Artículo de Juan Manuel Riesgo en ABC “CABALLEROS DEL AIRE”, Junio-2008.
«Ni mi abuelo, aviador republicano, ni mi tío piloto del otro bando, dieron su vida por la España en la que creyeron, para que ahora se retiren los nombres de personas cultas, brillantes y generosas, que entregaron su juventud a la héroica y noble, perosiempre difícil tarea del progreso de la aviación»

Deja un comentario