9.6 C
Madrid
marzo, viernes 5, 2021

El porqué de las horas extra y altos salarios de los controladores

Nuestros monogáficos

- Publicidad -
Blanco pensando...

Estimado Sr:
En defensa de ministros, directores generales, presidentes de Aena y Directores de Navegación Aérea, tanto del PP como del PSOE, que negociaron y ratificaron los diferentes convenios y acuerdos con los controladores aéreos, debo decir lo siguiente:
1º)No son tan incompetentes como el Sr. Ministro Blanco ha hecho creer.
2º)Nunca actuaron bajo coacción de USCA como el Sr.Ministro Blanco ha hecho creer.
Al contrario, firmaron con USCA unos acuerdos y convenios que beneficiaron especialmente a nuestra Hacienda Pública y por tanto a España. Puesto que el Estado no pagaba los salarios, para la Hacienda Pública era mucho más beneficioso tener un número reducido de controladores con un alto sueldo a base de horas extraordinarias que el doble de controladores con una jornada más reducida haciendo horas ordinarias.

Todo tiene que ver con el IRPF. No es lo mismo ingresar un 45% de la cantidad total pagada a dos mil controladores, que el 20% de esa misma cantidad pagada a cuatro mil controladores. Hacienda ingresaba más del doble.

Para mejor entender lo que le estoy relatando debo decirle lo siguiente:

Como sin duda sabrá las famosas tasas de sobrevuelo de las que se paga entre otras cosas a los controladores aéreos y otro personal, las pagan las compañías aéreas en base al tamaño/peso de la aeronave y la distancia recorrida por cada aeronave en el espacio aéreo español. Las compañías aéreas la repercuten al pasajero a través del precio del billete. Por tanto los que al final pagan la cuenta son los pasajeros que sobrevuelan nuestro país, aterricen o no aterricen en alguno de nuestros aeropuertos.

El "principio fundamental" o "regla de oro" que desde hace muchísimos años y hasta hace poco ha regido el cobro de las "tasas", es que los prestadores de los servicios de navegación aérea (hasta hace poco normalmente los Estados)no podían tener beneficios, teniendo que limitarse a cobrar exclusivamente los gastos incurridos (personal, infraestructuras, etc.)a través de las mencionadas tasas. Como las tasas se cobraban en base a un presupuesto de inversiones estimado, si un año no se realizaban el total de las inversiones planificadas o se recaudaba más de los gastos incurridos , el dinero sobrante debía devolverse a las compañías aéreas reduciendo al año siguiente las "tasas".

Blanco, Librero y Lema

La única manera que tenía el Estado por tanto de sacar beneficios cumpliendo con el "principio fundamental" era a través de los impuestos (IRPF,etc.) y por tanto, como ya se ha indicado, interesaba mucho más pagar horas extraordinarias y por tanto altos salarios cotizando un alto IRPF, que tener el doble de plantilla de controladpres trabajando horas normales, con salarios normales y cotizando un bajo IRPF.

Dejando aparte consideraciones de tipo moral,queda claro por tanto que los diferentes gestores que negociaron los sucesivos convenios y acuerdos beneficiaron importantemente a las arcas del Estado .Ya que Aena no podía tener beneficios que al menos los tuviera Hacienda. Otro asunto es que el dinero se tirase en aeropuertos no rentables y que se dejase al colectivo de controladores en posición de fuerza, al existir una plantilla la mitad de la necesaria.La parte positiva es que se realizaron grandísimas inversiones desarrollándose uno de los mejores sistemas de control de tránsito aéreo del mundo.

Hacienda contenta, el Gobierno contento, el Ministro contento, los controladores contentos y las compañías aéreas contentas pues volaban muchos aviones, y la tasa entonces, estaba bastante por debajo de la media Europea.

Si entonces todo el mundo estaba contento, ¿qué es lo que cambia para que Aena y el Gobierno cambien sus planteamientos y se produzca un ataque al convenio y acuerdos con los controladores aéreos?

La respuesta es muy sencilla. En los últimos años, Estados que querían privatizar aeropuertos y navegación aérea acordaron con las compañías (IATA, etc.), cambiar el "principio fundamental" o "regla de oro" que hasta entonces no permitía tener beneficios a los prestadores de los servicios de navegación aérea. Ahora ya se permite tener beneficios con la condición de que las tasas se mantengan en un valor razonable.

Aena ahora por tanto ya puede tener beneficios y lo que no gaste en controladores, personal en general y en infraestructuras, ya no tiene que devolverlo a las compañías aéreas como anteriormente indicaba el "principio fundamental". Ya no es necesaria la llamemos técnica de un alto IRPF como única alternativa para obtener un beneficio añadido. La parte alta del IRPF que ahora hacienda ya no ingresa del salario de los controladores se la queda directamente Aena como beneficio. También se queda Aena la parte del salario que ya no paga a los controladores.

Está claro que el objetivo del Sr. Ministro Blanco con respecto a AENA, es minimizar salarios y maximizar beneficios para luego privatizar.

La pregunta es. ¿Era necesario poner en estado de alaama un país para machacar, y desprestigiar y demonizar a los controladores, desprestigiando también a su vez a los anteriores gestores que firmaron convenios y acuerdos con ellos, para privatizar Aena?

Atentamente.

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies