El Sepla critica la “inmunidad” de los acusados del accidente de helicóptero de Torallola (Lleida)

0

MADRID, 23 de diciembre de 2011.- El Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla) ha criticado la "inmunidad" de los tres acusados en el caso del accidente de helicóptero de Torallola (Lleida), en el que perdieron la vida ocho personas en junio de 2010.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Lleida ha absuelto esta semana a los tres acusados del accidente de helicóptero de Torallola, ya que el juez considera que no existen pruebas fehacientes que demuestren su responsabilidad en el siniestro.

Además, según denuncia Sepla, el Ministerio de Fomento, declarado responsable civil subsidiario, "ha sido eximido de toda responsabilidad" en el siniestro.

Según el sindicato, dicha sentencia "consagra la impunidad con que operan en España ciertas empresas aéreas que no ofrecen garantías mínimas de seguridad para sus trabajadores".

La sentencia final concluye que "la existencia de dudas sobre la causa última del accidente, dudas que deben calificarse como relevantes, que resultan imposibles despejar y que, en aplicación del principio 'in dubio pro reo' deben resolverse a favor del reo".

Además, no considera acreditado que las numerosas irregularidades técnicas y administrativas detectadas en el mantenimiento de la aeronave, reconstruida con piezas de museo o de otras aeronaves, fueran la causa directa del accidente.

Antes de la vista, celebrada con más de nueve años de retraso, la Fiscalía había pedido cinco años y nueve meses de prisión para Pedro María S.M., administrador de la empresa propietaria Helieuropa Services, y los responsables de su mantenimiento, Andrés G. y José Carlos P., por ocho delitos de homicidio por imprudencia grave y un delito contra la seguridad de los trabajadores.

El sindicato recuerda que la Fiscalía les acusa de reconstruir una aeronave que perteneció al Ejército del Aire sin autorización ni habilitación para ello, de aplicar durante años un mantenimiento inadecuado de la nave, y de transportar pasajeros a pesar de que Aviación Civil se lo prohibió en la última prórroga del certificado de aeronavegabilidad.

Según el Fiscal, existen también numerosas irregularidades en los sucesivos certificados de la nave, hasta el punto de que Aviación Civil había expedido un certificado "normal" ante la denuncia por robo o extravío hecha por el propietario, sin comprobar previamente la veracidad de dicha denuncia.

El Fiscal también pedía 7.200 euros de multa y 6 años de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, así como una indemnización de 600.000 euros para cada una de las familias de las víctimas.

El magistrado señala que ni la Fiscalía ni las acusaciones particulares han conseguido demostrar durante el juicio una relación de causalidad directa entre las actuaciones de los tres acusados y el accidente.

Sepla critica que a pesar de que el magistrado considera evidente "que el accidente se produjo por la rotura y separación en vuelo del cono de cola del helicóptero como consecuencia de una sobrecarga en el conjunto de cola", no considera que el deficiente mantenimiento sea la causa del accidente.

"Es evidente que si el helicóptero hubiera recibido el mantenimiento adecuado, el accidente no habría ocurrido", señalaron desde Sepla, que no se explica cómo Aviación Civil no intervino la aeronave tras haber sido alertada por sus homólogos franceses de que se le estaba aplicando un programa de mantenimiento pensado para otro modelo y, por lo tanto, no estaba en condiciones de operar.

"Existe una responsabilidad plausible por omisión de funciones por parte de Aviación Civil en este accidente, ha destacado el sindicato, ya que el organismo fue el que permitió y ratificó el funcionamiento de este helicóptero.

En este sentido, el Sepla recuerda que la empresa Helieuropa Services era muy consciente de que el helicóptero no estaba en condiciones de volar, "a pesar de lo cual no hizo nada, poniendo así en riesgo la seguridad de sus empleados y pasajeros".

GRAVE ACCIDENTE CON OCHO MUERTOS

El pasado 14 de junio de 2002, a las 09.40 horas, el helicóptero Augusta Bell 205 despegó del aeropuerto de Sabadell para realizar una revisión de las líneas eléctricas de alta tensión a cargo de FECSA-ENDESA, que contrata los servicios a Helieuropa Services.

A continuación el helicóptero recogió en Lleida a los trabajadores de la empresa eléctrica y a los miembros de la Delegación de Industria y los trasladó hasta la estación de esquí Baqueira Beret, para repostar combustible y regresó a Lleida.

Durante el trayecto, sobre las 13.15 horas tuvo lugar el fatal accidente: se produjo la separación en vuelo del cono de cola como consecuencia de una sobrecarga en el conjunto de cola, haciendo que éste se precipitase contra el suelo.

Los restos del fuselaje quedaron totalmente destruidos y los pasajeros carbonizados.

Deja un comentario