En España, el último eslabón de la seguridad aérea, los Tribunales, cuestionados

0

AccidenteGUADALAJARA, SP, 10 de febrero de 2013.- Alberto Elvira el único superviviente del accidente del helicóptero de SASEMAR, Helimer 207, que se estrellaba el pasado 21 de enero de 2010 frente a las costas de Almería, , en el que fallecieron sus tres compañeros Kevin, José Luis e Iñigo, y que resultó con graves heridas tanto físicas como psicológicas, y las secuelas consiguientes, recurre el archivo del Juzgado 6 de Almería, en cuya instrucción ni se le ha tomado, inauditamente declaración. Pero el cuestionamiento del archivo penal de la causa, tambien ha sido denunciado por la AVJK5022, o por familiares del accidente del avión de AVIALSA, en el que fallecieron Tomás y Bernardo.

Existen razonables dudas jurídicas sobre estos archivos de las causas penales. Pero existe algo mucho más profundo, como es que en ninguno de estos casos, los tribunales aprecian que se puedan derivar responsabilidades penales. En el caso del accidente del avión de AVIALSA, que se estrellaba el 15 de mayo de 2010, en la extinción del incendio de la Pobla de Benifassá (Castellón), aunque las condiciones del viento en el momento del accidente sí apuntan que se habían superado los límites tolerables, la representación jurídica de los fallecidos esgrime para la presentación de su Recurso de reposición y posteriormente y en su caso de Apelación, que "nadie coordinó ni avisó de esta circunstancia…", refiriéndose a las rachas de viento que superaban los límites de operación de la aeronave, "ni ordenó la retirada de estos efectivos".

Lo que una vez más se cuestiona es la instrucción, que parece no llega nunca hasta el final, por ejemplo, profundizando con el testimonio de testigos presenciales en el momento del accidente. De esta forma parece que impera la cultura, que explicitamente la AVJK5022 sobre la interpretación simplista de una única causa de los accidentes, la cultura de "echar la culpa al muerto", en lugar de llegar al fondo y a la verdad técnica de porqué se ha producido realmente. La cuestión es que el archivo por parte de los Tribunales de justicia en España, impide finalmente, en opinión de distintas fuentes jurídicas consultadas por AD, llegar hasta la verdad técnica última sobre las causas encadenadas que lo han propiciado, pues se vislumbra un cierto "temor" a señalar responsables penales de esos errores, salvo el directo señalamiento de las tripulaciones. Un patrón muy repetido ya. Pero que evidentemente va en detrimento de la mejora de la seguridad aérea en nuestro país. "Si nadie, excepto las tripulaciones, tiene responsabilidad alguna de la forma de operar, y del estricto cumplimiento de la reglamentación, entonces, !apaga y vámonos!, pues todo seguirá igual"

Por otro lado, está la "calidad" de los informes de la CIAIAC, tan cuestionada repetidamente, y que pese a que se utilizan dichos informes en la fase judicial, nunca parece que resultan determinantes para la imputación penal de responsabilidades. "Son utilizadas pericialmente, pero finalmente nunca resultan concluyentes, o porque están mal hechos esos informes definitivos, o porque al no llegar hasta la concatenación de causas con claridad, no se pueden usar, en opinión de los magistrados de forma probatoria para la imputación penal". "La importancia de que los informes sean lo más concluyentes posibles, y que entren a analizar todos los factores contribuyentes al accidente, tambien determinaría la imputación de responsabilidades a todos aquellos que las tuvieran. Desde la administación aeronáutica, a los operadores o a los profesionales que inadecuadamente han gestionado la operación" "Es simplista fijar el objetivo de la responsabilidad, exclusivamente en el último eslabón de la cadena de seguridad. Pero además, es cómo si en el caso de un homicidio, salvando absolutamente las distancias, la persona que ilegalmente proporcionó el arma homicida, o la que falsificó el permiso de armas, o el que vendió la munción caducada e ilegalmente al que procuró el arma a alguien sin licencia, no tuviesen ningún tipo de responsabilidad en el suceso final, y se archivaran todas las actuaciones. ¿Nos conformaríamos?. Y si además el homicida al suicidarse, corriera con toda la responsabilidad en ese homicidio, y el Juzgado no entrase a investigar todos los demás sujetos que hicieron posible el hecho delictivo". "Esto es si aceptamos el símil lo que está sucediendo con los accidentes aéreos cuando llegan a los Tribunales españoles".

CGT apoya en este recurso al turista del helicóptero de la empresa INAER.

La CGT no comparte la decisión de archivar la causa Penal por el accidente del Helimer 207, en donde perdieron la vida 3 de sus tripulantes
. Al único superviviente y a la vez victima también, no se le ha ofrecido ser parte del proceso, ni ha sido llamado a declarar.

El 21 de enero de 2010, el Helicóptero de la Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (SASEMAR) con base en Almería, regresando de un ejercicio rutinario se precipito a la Mar. Tres tripulantes del HELIMER 207, Kevin, José Luis e Iñigo fallecieron en el acto, resultando con graves heridas y secuelas físicas y psicológicas, el operador de grúa Alberto Elvira Vallejo.
Entre otras actuaciones ante este dramático suceso, estaba abierta causa penal, la cual ha sido archivada por el juzgado número 6 de Almería.
Esta decisión ha sido recurrida por el tripulante superviviente, contando con el apoyo de la Confederación General del Trabajo (CGT). Las razones para dicho recurso están basadas en que no se ha ofrecido a Alberto Elvira, como perjudicado, ser parte en dicho proceso penal, a la vez que ni tan siquiera se le ha tomado declaración al que sin duda es también testigo excepcional de lo sucedido. En el mismo escrito y ante lo expuesto también se solicita la personación del interesado.
La CGT por otro lado tampoco comparte la interpretación que al parecer se ha llevado a cabo del Informe de la CIAIAC sobre el siniestro del Helimer, considerando que en el mismo existen razones de fondo que promuevan la identificación de responsabilidades en el ámbito de la gestión de la operativa y de la formación de dicha unidad.

Esperamos, por respeto a los fallecidos y sus familias, y para que no tengamos de lamentar en el futuro nuevas perdidas de vidas, se reabran las diligencias y se alcance a determinar con exactitud lo ocurrido ese fatídico enero de 2010, a la vez que quienes fueron responsables del mismo, tengan que asumir las consecuencias de las muertes ocurridas y de los daños ocasionados al compañero que salvo su vida. Esa es la única vía posible que asegure de modo fehaciente la seguridad de quienes trabajan en tan arriesgada profesión, y es el mejor homenaje y reconocimiento que podemos hacerles a nuestros compañeros desaparecidos.
Salud

Federación de Transportes, Comunicaciones y Mar FETYC – CGT

Deja un comentario