La mano del lobby que mece la denuncia

0

Embraer 190La Justicia investiga el contrato con Embraer por la compra de veinte aviones. Sin imputados hasta ahora. De Vido advierte sobre una operación de "otras constructoras" y de "los que manejaron la empresa y fracasaron" detrás de la denuncia. Artículo completo en PAGINA 12

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, negó que se hubieran pagado sobreprecios en la compra de veinte aviones a la compañía brasileña Embraer para mejorar la flota de Aerolíneas Argentinas y Austral. Consideró que la denuncia podría provenir de los anteriores dueños de la compañía (el grupo español Marsans) o de otras constructoras de aviones que quedaron descartadas en la operación de compra. Julio Alak, ministro de Justicia y ex gerente general de Aerolíneas, descartó también las acusaciones y advirtió que "hubo un fuerte lobby de Boeing" para que compraran sus aeronaves. Por su parte, la empresa Embraer, por nota, refutó "vehementemente las especulaciones" en torno de un eventual sobreprecio.

El documento de Embraer, presentado ante el embajador de Brasil en Buenos Aires, Enio Cordeiro, y por intermedio de éste al gobierno argentino, indica que "los términos y las condiciones del referido contrato son rigurosamente consistentes con las referencias del mercado", negando la existencia de sobreprecios "o cualquier tipo de irregularidad" en la operación.

De Vido aseguró que es "fácticamente imposible" que se hubieran pagado coimas en el caso del acuerdo entre Aerolíneas y Embraer y advirtió que, detrás de la denuncia que investiga el juez Sergio Torres, se percibe el impulso de "intereses de otras constructoras" de aviones. También señaló que Aerolíneas es blanco de "una operación mediática impulsada también por aquellos a los que les tocó manejar la empresa y fracasaron estrepitosamente", en referencia al grupo turístico español Marsans.

Las oficinas centrales de Aerolíneas fueron allanadas el lunes último en una causa que investiga el juez Sergio Torres. Hasta el momento, no hay procesados ni elementos que inculpen a los responsables de la empresa desde que el Estado se hiciera cargo, en el año 2008. Ayer, De Vido afirmó que "se trata de una noticia que salió ya tres o cuatro veces y esta vez con más énfasis, pocas horas antes del allanamiento, algo así como la Justicia anticipada en las tapas de los diarios".

De Vido se refirió a la versión periodística según la cual existe una circular interna de la compañía indicándole al directorio, cuyo gerente general era Julio Alak, que los aviones tenían un precio excesivo. "Se hicieron los estudios correspondientes -respondió De Vido, en una entrevista de Radio 10- y se determinó que los aviones tienen el valor con que vende Embraer a cualquier país del mundo, más los adicionales de equipamiento que nosotros les incorporamos a los aviones en clase ejecutiva." Y agregó que "los Embraer reemplazarán progresivamente a otros aviones de la compañía a partir de junio".

"Son aviones de menor cantidad de asientos y muchísimo más económicos en consumo de combustible, que se aplicarán para cubrir todo lo que es el cabotaje de Buenos Aires al Norte", detalló. "Hemos comprado un avión con equipamiento necesario para que Aerolíneas vuelva a ocupar el nivel de excelencia que supo tener en cabotaje y no una compañía de bajo costo, como querían quienes aconsejaban al directorio comprar otros equipos", concluyó De Vido. Para el ministro, "resulta llamativa una denuncia de estas características en una operación que se ha hecho entre dos Estados y que es financiada por el Banco Nacional de De-sarrollo del Brasil".

El ministro de Justicia, Julio Alak, aseguró por su parte que la adquisición de veinte aviones por parte de Aerolíneas Argentinas a Embraer fue "transparente". "Fue una operación en la que han intervenido los gobiernos de Brasil y Argentina en sus máximos niveles."

Alak explicó que "la discusión en relación con los precios ha sido muy larga, profunda, en algunos momentos tensa, pero se arribó a una operación altamente beneficiosa no solamente por los precios competitivos, sino porque Embraer garantizaba la entrega de veinte aeronaves en un año y medio cuando, normalmente, se demora entre dos y cinco años". El actual ministro de Justicia comentó que "el precio obtenido finalmente fue cinco millones de dólares menos por unidad que el precio que había planteado inicialmente la empresa", aunque reconoció que "los costos del avión se vieron incrementados en un porcentaje menor por el agregado de adicionales".

Recordó que, en medio de las negociaciones, "hubo un fuerte lobby de la empresa Boeing para evitar que Argentina contratara con Embraer. Generalmente, las empresas que producen aviones lo que hacen es tener a la empresa aérea capturada para siempre, porque introducir un avión a la empresa significa la formación de pilotos, azafatas y repuestos". Alak anticipó que le dará al juez que investiga la causa las identidades de "quiénes fueron los operadores informales de Boeing, que trataron por todos los medios de que Aerolíneas Argentinas siguiera siendo compradora de Boeing y no fuera compradora de Embraer".

Deja un comentario