La perversión del tercer y cuarto poder (2)

0

Fallo judicial(LAS MENTIRAS DE BARAJAS Blog).- Hoy, el accidente del 20 de agosto de 2008 del vuelo JK5022, volvería a suceder y tendría las mismas consecuencias; y el sistema judicial lo sabe y mira para otro lado. Lo sabe y todavía tiene la desvergüenza de proclamar que no hay responsables; perdón, que no hay responsables vivos; porque el reciente archivo de la causa penal por parte de la Audiencia Provincial de Madrid equivale a reconocer que los culpables, si los hubiera, no están vivos. Y si hay algún responsable o responsables esos son los pilotos Antonio García Luna y Francisco Mulet, que estaban al mando del vuelo JK5022 aquel 20 de agosto de 2008.

El auto no indica que quizá sean culpables de volar una y mil veces en un aeropuerto cuya operación es insegura. Así es, las operaciones segregadas y simultáneas a pistas cruzadas son inseguras, ilegales y exclusivas del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas.

El auto no indica que quizá sean culpables de volar una y mil veces en una compañía de la que no se sabe las inspecciones que ha pasado, aunque seguramente ninguna de ellas realizada por inspectores del Estado, sino por los así llamados técnicos expertos, que no sabemos si serán técnicos y/o expertos, pero seguro que no son inspectores. Recordamos a Javier "Eliot Ness" Aguado del Moral, que sí era Inspector del Estado aunque sus propios jefes lo sancionaban por cumplir con su trabajo y realizar inspecciones.

El auto no indica que quizá sean culpables de dejarse presionar bajo la amenaza del despido si retrasaban o no volaban un avión si detectaban algún fallo de seguridad. Quizá sean culpables por actuar como si eso de los accidentes les pasase a otros. Recordamos a Michel Gordillo, despedido por anteponer la seguridad a volar de cualquier manera.

No desplegar flaps y slats es un fallo humano equiparable a no desplegar el tren de aterrizaje, y para eso hay diseñadas medidas de seguridad que eviten un accidente mortal cuando eso sucede y el avión vuelve al suelo incapaz de remontar el vuelo. Deberíamos añadir en cualquier aeropuerto excepto en el Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas.

Sobreseer, archivar o enterrar la causa penal equivale a reconocer que los culpables de un diseño y una operación inseguras no son responsables del accidente. Es decir, que la existencia del barranco del Arroyo de la Vega por el que se despeñó el vuelo JK5022 y por el que se despeñaría cualquier otro no es obra de nadie sino de la fatalidad. Según usted, el incorrecto diseño de las pistas del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas no es culpa de nadie. Y esto, estimado juez, no es verdad.

Lo último que hicieron Antonio García Luna y Francisco Mulet antes de fallecer fue romperse los brazos en un desesperado intento de volar el avión, de controlar el avión, de evitar el accidente. De no existir el barranco del Arroyo de la Vega, hoy tendrían unas cicatrices en su cuerpo, pero estarían vivos.

Según usted, señor juez las operaciones segregadas y simultáneas en pistas cruzadas, que en muchos momentos obliga a los aviones a despegar con el viento de cola, no es culpa de nadie. Nadie es responsable de una operación ilegal, insegura y exclusiva del Aeropuerto Internacional de Madrid-Barajas.

Señor Juez, los culpables son aquellos que han diseñado un aeropuerto inseguro, han implantado una operación insegura, han desmantelado el servicio de inspección; y las compañías aéreas son, en muchos casos, cómplices.

Señor juez, los pilotos, controladores, técnicos de mantenimiento, inspectores del Estado, trabajadores en plataforma, etc., no son culpables sino cautivos de un sistema siniestro.

Adjuntamos los siguientes artículos y notas de prensa, de los que recomendamos su lectura, sobre el fallo (y nunca mejor dicho) judicial de la Audiencia Provincial.

Artículos relacionados:

La Audiencia Provincial se come el queso de Reason

El Colegio de Pilotos considera que la investigación judicial del accidente de Spanair es un nuevo fracaso para la seguridad aérea

Nota de prensa de la Asociación de Afectados del Vuelo JK5022

Yo acuso

Deja un comentario