8.4 C
Madrid
febrero, viernes 26, 2021

La privatización ATC no fué eficaz en Canadá, GB o Australia

Nuestros monogáficos

IneficaciaConclusión: La privatización en EE.UU. supondría un 30% más de costes
Un informe de la Universidad de Columbia del año 2003, revelaba la ineficacia de los procesos privatizadores del control del tráfico aéreo, abordado en EE.UU. con motivo de el "decretazo" del mítico y compulsivo mentiroso, George W.Bush. El informe encargado demostraría que parecidos procesos como los emprendidos en Canadá, Gran Bretaña o Australia, fueron ineficaces en lo que respecta a reducción de costes, o en lo que denominan "modernización o estabilización financiera". El escenario, no partía de un déficit de 14.000 millones de euros, que es del que parte AENA hoy. La pregunta ¿para qué exactamente se va a afrontar en España un proceso similar?. y ¿cúales serán los resultados?.

En el año 2003 la Asociación Nacional de Controladores Aéreos norteamericana (NATCA) encargó un informe (adjunto) sobre la posible privatización del control de tráfico aéreo (ATC) de la FAA emprendida por el gobierno de George W. Bush a un catedrático de economía de la Universidad de Columbia, Elliot Sclar.

En este informe se analiza el contexto de la privatización del ATC estableciendo comparaciones con diversos casos internacionales (Canadá, Reino Unido y Australia) y se analiza el impacto de la reducción de costes y la externalización de este servicio en la seguridad aérea y el empleo.

El informe demuestra que ninguna de las iniciativas de privatización del ATC ha mostrado ser eficaz ni en términos de reducción de costes ni en modernización o estabilización financiera.

Más aún, este informe demuestra que la privatización del control del tráfico aéreo ha acarreado un aumento de costes para los usuarios (compañías aéreas y pasajeros), una mayor propensión al fallo técnico y una constante conflictividad laboral que suele pasarle factura a la postre a las arcas públicas.

En Canadá, la privatización disparó los precios de los billetes de avión y se dieron constantes situaciones de falta de personal en las torres de control.

En Australia la privatización desembocó en continuas huelgas de controladores aéreos y fallos técnicos severos que interrumpieron el servicio de control.

En el Reino Unido, NATS tuvo que acudir de nuevo al auxilio del gobierno para contrarrestar las pérdidas financieras resultantes de la privatización, al igual que ocurrió con la privatización de los ferrocarriles.

Elliot Sclar concluye que la privatización del servicio de control no se rige por los mismos parámetros aplicables a otros sectores públicos y que el principio de competencia y libre mercado falla estrepitosamente cuando se aplica a la seguridad aérea y al suministro del servicio de control, esencialmente porque los proveedores privados acaban reduciendo los niveles de seguridad y ponen en peligro la continuidad del servicio. Este escenario es especialmente preocupante si se produce una cadena de subcontrataciones, en la que se pierde la trazabilidad de la responsabilidad y se corre el riesgo de debilitar el sistema frente a amenazas terroristas.

Este catedrático también concluye que si se privatizase el ATC en EEUU los costes se incrementarían más de un 30%.

Fuente: Controladoresaéreos.org

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies