Kuala Lumpur, IND.- Hace cinco años, el vuelo MH370 de Malaysia Airlines desapareció sobre el Océano Índico sin dejar rastro. Sólo unas pocas piezas fueron encontradas flotando en el océano o arrastradas a tierra por las corrientes marinas a cientos de millas de distancia. Varios familiares que tenían seres queridos en el vuelo MH370  exigen ahora una nueva búsqueda de la aeronave perdida y sus víctimas.

Cuando el MH370 despegó de Kuala Lumpur en Malasia el 8 de marzo de 2014, todo pareció normal para un vuelo de rutina a Beijing, la capital china. El Boeing 777-200ER con 22 pasajeros y 12 tripulantes a bordo despegó a las 12:40 a.m. sin incidentes. A la 1:19 a.m., el capitán Ahmad Zahari Shah, un piloto con más de 33 años de experiencia, transmitió por radio al control de tráfico aéreo de Malasia con un breve mensaje: “Buenas noches, Malasia, tres y siete, oh”.

Esta sería la última señal de vida desde el vuelo, ya que todo lo que parecía rutinario terminó después de estos 39 minutos. Lo que sucedió después de la 1:19 am sigue siendo uno de los grandes misterios de la aviación.

Con la excepción de algunos restos de piezas arrastrados a tierra a diferentes puntos de costa, todavía no hay señales de la aeronave. Los expertos suponen que el 777 voló hacia el sur durante unas pocas horas, fuera de su rumbo  al noreste que debía haber seguido para llegar a Pekín, y ahora descansa en algún lugar en el fondo del Océano Índico. Dónde exactamente y cómo llegó sigue siendo desconocido.

Las teorías sobre la causa de la desaparición van desde la falta de combustible, a un secuestro frustrado, hasta ser derribado por algún grupo armado  o el suicidio por piloto. Lo único de lo que los investigadores están bastante seguros es que la aeronave cambió de curso manualmente después del último mensaje de radio y que el fuselaje de la aeronave se rompió, ya sea en el aire o por el impacto.

Comprensiblemente, esta falta de certeza sigue siendo difícil, si no imposible, de aceptar para las familias y amigos de las 239 personas que estaban a bordo. La búsqueda oficial terminó en mayo de 2018 , después de que se hubieran gastado 145 millones de dólares sin resultados.

En el quinto aniversario de la desaparición del MH370, las familias de las víctimas del accidente exigen nuevos esfuerzos para encontrar el avión. Grace Nathan, quien perdió a su madre en marzo de 2014, lanzó una llamada a la acción: “Tenemos que evitar que algo como esto vuelva a suceder. Este es un servicio que Malasia puede proporcionar al mundo. Beneficiará a todos los que vuelen “.

Desde entonces, los gobiernos de todo el mundo han acordado a través de la autoridad mundial de aviación civil, ICAO, hacer que el seguimiento por satélite de los aviones de pasajeros sea obligatorio en intervalos de 15 minutos. Además, los aviones ahora tienen que estar equipados con una tecnología fiable y automática que permita la localización, incluso de un avión muy dañado durante largos períodos de tiempo.

Si bien esto será de poco consuelo para aquellos que perdieron a sus seres queridos en el vuelo MH370, puede ser útil para futuras búsquedas en caso de que vuelva a ocurrir una tragedia similar.

Deja un comentario