spot_img
spot_img
6.8 C
Madrid
abril, viernes 19, 2024

Lucha por los slots de Flybe

Para adquirir el derecho a sus franjas horarias, el inversor debería comprar la compañía en su totalidad

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Aviación Digital, Sp. – La aerolínea británica Flybe quebró a finales del mes pasado por segunda vez en menos de tres años. Ya hay compañías que están detrás de los dirigentes de Flybe para adquirir la aerolínea y poder hacerse con sus slots aeroportuarios. Según fuentes del diario The Telegraph (Reino Unido), Lufthansa y Air France-KLM están manteniendo conversaciones con los administradores de Flybe para intentar «resucitar la aerolínea siniestrada».

The Telegraph asegura que «los administradores de Interpath podrían tener sólo unos días para acordar un rescate que evite la liquidación de la empresa y la desaparición de Flybe para siempre», citando a su fuente. Lufthansa y Air France-KLM están interesadas en las franjas horarias de despegue y aterrizaje de Flybe en el aeropuerto de Heathrow y de Schiphol.

La venta de franjas horarias es una práctica reciente per cada vez más común cuando una aerolínea se encuentra en casos de insolvencia (véase el ejemplo de Thomas Cook). Sin embargo, Flybe se encuentra en una situación peculiar, ya que sus franjas horarias se clasifican como «remedy slots«, los cuales no se venden de la misma manera.

Debido a diferencias contractuales, es probable que los interesados tengan que adquirir la totalidad del negocio de Flybe, lo que significa que los pretendientes también tendrían que asumir gran parte del pasivo de la aerolínea en quiebra, así como los activos potencialmente lucrativos. La propiedad factual de estas franjas horarias correspondería a British Airways, quien apoya el proceso de búsqueda de un nuevo dueño para Flybe.

Franjas horarias, el único interés

Tanto Lufthansa como Air France-KLM no tienen especial interés en hacer que la aerolínea vuelva a salir a flote. Lo realmente jugoso de la compra de Flybe son los siete slots de aterrizaje y despegue que la compañía tiene en el aeropuerto londinense de Heathrow, así como los otros cinco en el aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam. Si no se encuentra un comprador para Flybe, es probable que las franjas horarias se devuelvan a un fondo central gestionado por el coordinador de aeropuertos.

La reducción de los slots en el aeropuerto de Schiphol es un factor detonante que hace que las aerolíneas estén interesadas en adquirir este bien cada vez más escaso. Para noviembre de 2023, se limitarán los movimientos anuales a 440.000, reduciendo en un 11% la cifra actual de 500.000 (aunque no todos los slots se estén utilizando actualmente). Ben Smith, CEO de Air France-KLM, ya se había quejado de esta práctica con anterioridad, alegando que la empresa «ya había hecho planes basados en la antigua previsión, y había invertido mucho en aviones más nuevos y eficientes en el consumo de combustible como forma de limitar su impacto medioambiental» y que «la reducción prevista de las franjas horarias disponibles podría obligar al grupo a replantearse sus planes«, según el diario Simple Flying.

«Tenemos un plan de flota que se sostiene en base a las franjas horarias actuales. Nos han dado un buen golpe», afirma Ben Smith. La venta de Flybe y sus consiguientes franjas horarias supone la apertura de un nuevo nicho de mercado para estas aerolíneas, quienes buscan ampliar cada vez más su oferta. Pese a todo, tanto Lufthansa como Air France-KLM siguen sin hacer declaraciones al respecto.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos