spot_img
2.4 C
Madrid
noviembre, domingo 28, 2021

Mapfre y la seguridad aérea «lowcost» en España

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

MapfreSi algo resulta repugnante cuando se ha de hablar de ello tras un accidente aéreo, es de la indemnización. Del vil metal. Cifrar el precio de una vida humana, o de las secuelas de por vida (físicas o no), es algo de imposible cuantificación en realidad. La indemnización debería al menos hacer olvidar para siempre la cuantificación de ese dolor, y no pasar a ser un nuevo hito y acrecentar el dolor de las familias.

Pero además, como es el caso, hacer firmar un documento por el que se renuncia de por vida a la dignidad mínima que supone poder saber la verdad última que se esconde tras la cadena de errores, con una indigna compensación, resulta inauditamente inhumano. Esto figura en el documento que Mapfre ha puesto delante de los familiares y damnificados de este accidente aéreo. La renuncia a reclamar a terceros. Las víctimas de la AAVJK5022 tildan esta propuesta de "indigna". FACUA de "miserable". ¿Están exagerando?

En declaraciones a Europa Press, Vera ha señalado que esta propuesta ya la hizo Mapfre en 2010 pero que entonces pensaron que era "una cuestión de querer congraciarse en ese momento con la investigación del Juzgado número 11, que ahora le ha dicho que esto está sobreseído y que ni siquiera puede ofrecer información a las familias".

La presidenta de la Asociación ha lamentado que la aseguradora justifique llegar a un acuerdo para evitar que las familias se pongan a pagar las tasas judiciales. "Parece que a las familias nos perdona un poco la vida porque las tasas judiciales son muy caras", ha criticado Vera, quien ha dicho que con esto parece que no son "nada" y que no pueden "pagar siquiera las tasas".

En este sentido, ha indicado que con la indemnización propuesta, la vida de un niño la cuantifican en 27.000 euros mientras que la de un adulto, entre 80.000 y 150.000 euros, cuando la póliza del seguro que tiene la compañía aérea es de más de 1.500 millones de dólares, ha dicho.

Sin embargo, para la Asociación, "lo más grave es que se quiera aplicar el baremo reciente de accidentes de tráfico", que, según ha explicado, nunca se ha aplicado en una catástrofe de esta magnitud. "Se cree dueña y segura de la vida de las personas fallecidas y se permite el lujo de, sin ningún tipo de sensibilidad, cuantificar la vida de las personas a su manera y libre criterio", ha lamentado.

A su juicio, si Mapfre "pretende cancelar su responsabilidad con 12,5 millones de euros, hay algo que está mal". "Si un operador aéreo con esta póliza se despacha una tragedia de 154 fallecidos con esta cantidad, cualquier compañía se puede plantear no invertir en seguridad y pagar una póliza de seguros", ha considerado.

En estas declaraciones a EP, Vera, pone blanco sobre negro una vez más, alguna percepción que en el ambiente ya lleva flotando durante todos estos años al respecto. Incluso, alguien podría haber llegado a decir que "estadisticamente es mucho más barato pagar un póliza, que tener que invertir directamente en la seguridad aérea en España…, puesto que un accidente aéreo de esta dimensión se daría según dicha previsión estadística cada muchos años. Por esto se puede llegar a asumir economicamente que se produzca un accidente, así con tranquilidad". Sólo añadiremos que esta negrísima leyenda de declaración se le atribuye al responsable de alguna compañía aérea. Desgraciadamente hay gente que opina así.

En este punto, ha añadido a EP, que esto no es una "cuestión de dinero sino de dignidad", y que el objetivo de la Asociación es conseguir que lo que hicieron con ellos "no se repita". "Somos los primeros pero no los últimos", ha apuntado la presidenta, quien ha asegurado que se verán las caras con la aseguradora en los tribunales de justicia.

Vera ha señalado, por otro lado, la diferencia con la que se trata a las víctimas en unos países y otros recordando que los afectados por el vuelo de Air France 447, que hacía el recorrido Río de Janeiro -París y que se perdió en el océano Atlántico, consiguieron ahorrarse el "dolor" de llevar todo el procedimiento con la justicia.

En concreto, ha explicado que el Gobierno francés obligó a la aseguradora a dar un millón de euros a cada victima, quedándose el Estado con el pleito con la compañía y la aseguradora en lugar de las familias, que "quedan apartadas de la pelea civil y penal". "Esto alivia a las familias del calvario que supone", ha apostillado.

En estas declaraciones a Europa Press, como de costumbre, Pilar Vera, da en la diana de nuevo. Aquí, la enorme diferencia es que pese a la cadena de errores con el carpetazo judicial a la vía penal, tambien se sobreseían las posibles responsabilidades del fabricante (Mc Donell Douglas-Boeing), las autoridades aeronáuticas y de supervisión oficiales (DGAC, Inspección, etc…), las aeroportuarias (AENA), Spanair u otras. ¿Cómo iba el Estado a reclamar responsabilidades si en esa cadena podría haber algunos indicios para que éste se tuviera que reclamar a sí mismo?

Lo que ahora pretenden que "sentencien" tambien aceptando estas indignas indemnizaciones incluídas en el Escrito de Consignación de Cantidades, que MAPFRE presentó el pasado 11 de diciembre, es la exención de responsabilidades de todo tipo para fabricante, operador, administración aeronáutica española o prestador de servicios aeroportuarios. MAPFRE lo dice meridianamente claro en su escrito "Dicho ofrecimiento se realiza con la voluntad de extinguir cualquier eventual obligación de pago, sin perjuicio de cualesquiera acciones de recobro que pudiera corresponderle contra cualquier responsable del accidente y en particular contra las mercantiles THE BOEING COMPANY y MCDONELL DOUGLAS CORPORATION, así como contra cualquier entidad que pudiera resultar rsponsable de este siniestro".

Es decir que MAPFRE podría exigir el recobro, tras indemnizar con 12.738.458,18 EUR a todos los familiares de los fallecidos y heridos en este accidente. Hay estimaciones que cifran el valor de reposición de una aeronave incluso, como la destruída en el accidente, en un importe mayor a dicha cantidad. Es decir, finalmente, la compañía aseguradora, o la reaseguradora Lloyds por ejemplo, podrían llegar a hacer un negocio redondo, reclamando cantidades a posibles responsables, en lugar de hacerlo los afectados, si todos éstos firman dicha exención de reclamaciones.

Por esto FACUA califica de "miserable" la oferta de MAPFRE. Por todo esto y por mucho más…

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies