“No vamos a cerrar ninguna operación a corto plazo”

0

ENTREVISTA FERRAN SORIANO/6 junio de 2011.-Se cumplen dos años desde que fue nombrado por un grupo de instituciones públicas y privadas catalanas que compraron el 90% de Spanair con el fin de hacer de la aerolínea y del aeropuerto de El Prat los instrumentos de conexión aérea sin escalas entre Cataluña y el mundo. (A.Ruíz del Arbol/CINCO DIAS)

"La relación con Turkish es excelente, pero no hemos hablado de hacer vuelos a América desde Barcelona"

La sombra de la duda ha aparecido asociada a Spanair en las últimas semanas en la documentación legal de uno de sus accionistas, SAS (10,8%), que no descarta la quiebra, y en la convocatoria de junta de accionistas, obligada a una segunda reducción de capital para enjugar pérdidas. El pasado fin de semana, sin embargo, ha sido de optimismo. Spanair ha actuado de anfitrión en Barcelona en la reunión anual de la mayor alianza global de aerolíneas, Star Alliance, y ha recibido toda suerte de apoyos. Entre otros, el de su CEO Jaan Albrecht, quien se ha comprometido a buscar un socio industrial para Spanair "que deseamos sea de Star Alliance".

Entre dos fuegos, Ferran Soriano es contundente: "Más vale que aprendan a competir con Spanair y que dejen de especular con la quiebra".

2009 no fue el mejor momento para comprar una aerolínea en dificultades. ¿Cuál es el resumen de 24 meses?

La situación era delicada, pero también gracias a ello pudimos comprar Spanair por un euro. Dos años antes hubiera tenido un coste mucho más alto. Las crisis es dura pero genera oportunidades. Hoy el balance es positivo.

Tenían la aspiración de hacer un hub en El Prat y no lo han logrado.

Discrepo. El plan que nos propusimos consistía primero en reestructurar la compañía, después crecer en vuelos de corto radio para alimentar el hub de El Prat y, por fin, crecer en vuelos de largo radio en el horizonte del 2012 y 2013. Los dos primeros objetivos de 2009 y 2010 los hemos cumplido. Spanair tiene más conexiones que nadie desde Barcelona. El año pasado tuvimos 467.000 pasajeros en conexión. Hemos empezado a construir la conectividad internacional de Barcelona con Star Alliance y los logros son incuestionables.

¿Es todo lo que querían hacer?

Es el principio. Aspiramos a construir una red de vuelos intercontinentales propios y en eso estamos. Además hay otro logro. El esfuerzo de Spanair y de Star Alliance ha condicionado los mensajes y los planteamientos de otras aerolíneas. Iberia-Vueling decía hace dos años: "No se pueden hacer conexiones desde Barcelona", y ahora afirman, "las vamos a hacer nosotros". Eso también es bueno para el hub (distribuidor de vuelos) de El Prat.

¿De qué conexiones actuales se siente más orgulloso y cuáles le gustaría tener lo antes posible?

Nos sentimos más orgullosos de Barcelona-São Paulo porque la hemos concebido nosotros. Nace de una propuesta que Spanair hace a Singapore Airlines. Ellos no lo habían pensado. Las conexiones que nos faltan son las de largo radio que debemos hacer con nuestros propios medios. La oportunidad es evidente en Latinoamérica y en algunos lugares de Asia.

La colaboración que se centraba en Lufthansa y SAS y ahora se ha diversificado hacia otros miembros de Star Alliance como Turkish Airlines.

Es cierto, pero hay que hacer una diferencia entre SAS y Lufthansa. La escandinava no se plantea la expansión en España. En cambio Lufthansa es al contrario; tenemos con ella una relación comercial más intensa y acabamos de lanzar los destinos de Berlín y Hamburgo. Con compañías como Turkish la colaboración es más reciente y está creciendo a gran velocidad.

Ustedes han dicho que necesitan un socio industrial. ¿Pueden aguantar mucho tiempo sin él?

Ya le he explicado que en la primera fase necesitábamos sanear Spanair y en poco tiempo hemos logrado convertirla en una de las compañías de red, yo diría que de las más eficientes de Europa. Necesitamos otra pieza que son los vuelos de largo radio; y para eso es imprescindible capitalizar la compañía. La capitalización puede venir de socios financieros o no financieros locales, o de un socio industrial. No es un secreto que mantenemos conversaciones con varias compañías, pero debo afirmar que no estamos en condiciones de cerrar ninguna operación a corto plazo.

¿Tiene lógica un acuerdo con Turkish para que esta aerolínea haga lago radio desde Barcelona?

Técnicamente no se puede hacer. Turkish no puede volar desde Barcelona a Latinoamérica porque no posee los derechos de vuelo. Solo podría hacerlo en código compartido con Spanair. La llave de esta operación es nuestra. Tenemos excelentes relaciones con Turkish, pero la verdad es que de esto no hemos hablado.

"No creían en El Prat como 'hub' y hoy son los abanderados"

La junta de accionistas reducirá capital por segunda vez. ¿Es viable la situación patrimonial?

La compañía goza del soporte financiero de sus accionistas. No necesitamos una inyección de capital en este momento.

En 24 meses han mejorado los resultados, pero siguen en pérdidas. ¿Cómo cerraron 2010?

Hasta la junta no hay cifra, pero será mejor que 2009. El primer semestre fue difícil, pero los segundos seis meses resultaron excelentes. Este año seguimos en la buena racha.

Las compañías de El Prat se quejan de la competencia desmesurada con fuerte componente de bajo coste que no favorece su conversión en un centro de conexiones.

Es así, pero se puede leer al contrario; en Madrid hay muchas conexiones y por tanto mucha competencia y menores posibilidades. En Barcelona apenas hay vuelos de conexión y por tanto hay grandes oportunidades.

La entrada de Ryanair en El Prat, ¿les ha hecho daño?

En la teoría sí. En la práctica no lo hemos visto. Nuestras ventas son excelentes. Los clientes saben lo que ofrecen las low cost y lo que damos empresas de servicio completo. La diferencia de precio entre Spanair y una low cost es muy poca.

¿Y cómo es la competencia con Vueling?

Sana. Es bueno que se hayan aceptado a lo que pregonamos desde el primer día: el hacer conexiones desde Barcelona. Ellos no lo creían y ahora se han convertido en sus abanderados.

La competencia les acusa de tirar los precios.

No hay ninguna ruta en la que seamos el operador más barato, ni de lejos.

Algún competidor dice que tiene un plan B para ocupar el lugar que deje Spanair cuando la compañía quiebre.

Los competidores estamos para competir en el mercado y no para especular con la desaparición de los contrarios. No tenemos intención de quebrar.

¿Cómo viven un asunto desagradable y heredado como es el del accidente del aeropuerto de Barajas en 2008?

Con el máximo respeto por la investigación, por la justicia. Lo que se espera de nosotros y lo que tiene sentido es que no digamos nada y ayudemos al juez.

Deja un comentario