Nota aclaratoria de ENAIRE, tras un malintencionado artículo que habla de “controladores novatos”

Aviaciondigit@l

2

Madrid, SP.- Tras la publicación de un artículo escrito con evidente mala intención por el momento elegido, al publicarse precisamente bajo uno que hace referencia al B737 MAX de triste actualidad (donde la opinión pública está relacionando falta de formación y seguridad) tras dos fatídicos accidentes en los que fallecían 346 personas, AD se puso en contacto con ENAIRE para que aclarara la veracidad de los términos de dicho artículo publicado en el diario habitualmente sensacionalista, cuando se trata de temas de aviación, El Mundo edición Baleares, “Controladores aéreos novatos en temporada alta“, que firma Hugo Sáez. La respuesta de ENAIRE ha sido la siguiente:

Tras las informaciones publicadas con fecha de viernes 14 de marzo de 2019, la empresa ENAIRE quiere hacer las siguientes consideraciones y puntualizaciones:

  • Todos los controladores aéreos de ENAIRE, sin excepción desde los más expertos, con una trayectoria sobradamente contrastada, a las nuevas generaciones que se están incorporando, son profesionales perfectamente preparados, capacitados, acreditados, formados y habilitados para desempeñar su cometido como lo están haciendo, de manera encomiable y con la dedicación y el alto grado de compromiso que requiere un trabajo tan exigente.
    • La profesión de controlador requiere un grado de cualificación muy alto. Para lograrlo los alumnos reciben una formación específica que imparten y evalúan una selección de controladores especializados en labores de instrucción y evaluación. La formación de los controladores está regulada por normativa y reglamentos europeos (Reglamento 340/2015), y además está supervisada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Para la incorporación de nuevos controladores el proceso completo tiene una duración aproximada de dos años.
    • La formación de los alumnos controladores comienza en las escuelas de formación inicial donde superan cursos de 18 meses de duración. Estos cursos les habilitan para poder continuar su formación específica en la dependencia de destino durante un mínimo de 4-6 meses. Tras superar este proceso alcanzan su anotación de Unidad que les capacita para ejercer sus habilitaciones en la dependencia de destino.
    • Todos los procesos de formación son aprobados y supervisados por AESA, y cuentan con tres fases: teoría, simuladores y formación en puesto trabajo. Su impartición es responsabilidad de controladores instructores certificados, que han superado un proceso de selección y una formación específica que también está regulada. 
    • Entre los instructores, aquellos con más experiencia operativa y con una preparación específica para evaluar, son designados evaluadores. Los evaluadores determinan que los alumnos están suficientemente preparados para desarrollar con seguridad su función en el entorno operativo. Las evaluaciones se realizan cuando los alumnos alcanzan los objetivos de rendimiento determinados por la normativa y se realizan en el entorno operativo real. Los alumnos que superan estas pruebas de evaluación reciben una licencia de controlador que emite AESA y que les habilita para trabajar en un entorno operativo real sin la presencia de un instructor en su dependencia de destino. 
    • La capacitación de todos los controladores se mantiene mediante la realización de cursos de refresco y evaluaciones periódicas. Estas medidas, junto con la realización de un mínimo de horas operacionales, permiten revalidar sus habilitaciones en periodos de un año. 
    • Los procesos continuos de formación especializada y evaluación permiten asegurar que todos los controladores, independientemente de su experiencia operativa, alcanzan y mantienen la cualificación necesaria para trabajar en las torres y centros de control de ENAIRE con total garantía de seguridad.
    • Una vez habilitados los nuevos controladores se integran en equipos donde trabajan con controladores más experimentados. La profesión tiene un elevado grado de especialización y los equipos de trabajo se diseñan y equilibran con este criterio. De este modo, los controladores más jóvenes trabajan junto a controladores más experimentados que continúan transmitiéndoles su know-how en el día a día.
  • Es cierto que se está produciendo un rejuvenecimiento de la plantilla, que era necesario, deseable e inaplazable; pero cumpliendo con todas las garantías y todos los estándares de seguridad, atendiendo de manera escrupulosa -como no puede ser de otra manera- a los requerimientos de la normativa europea y nacional. Y todo ello, bajo la supervisión de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). 
  • Durante los 3 últimos años, ENAIRE está haciendo un esfuerzo muy importante por corregir el déficit de controladores (y consiguiente envejecimiento de la plantilla) provocado y agravado por la paralización, durante años, de las convocatorias para la incorporación de nuevos efectivos.
    • En los tres últimos años, ENAIRE ha convocado un total de 370 nuevas plazas de controlador de tránsito aéreo.
  • No sólo se está solventando el problema de la escasez de controladores, sino que se está rejuveneciendo la plantilla.
  • Procede añadir además que el proceso de incorporación de nuevos controladores se está produciendo de forma gradual. 
  • Y conviene tener en cuenta también que una parte de los controladores que se incorporan a ENAIRE proceden de torres privadas, es decir, se trata de controladores expertos que sencillamente han cambiado de empresa.
  • La plantilla ideal de cualquier empresa, y en particular de una empresa como ENAIRE, con un alto componente innovador, trata de combinar el expertise de profesionales con muchos años de trayectoria y conocimientos, con la sinergia que aporta lasabia nueva de controladores jóvenes, nativos digitales, muy familiarizados con las nuevas tecnologías y lo más importante, cargados de energía y de ilusión por labrarse una carrera profesional.
  • Buen ejemplo de ello es el nuevo director regional de ENAIRE en Baleares, Antoni Capó, que el próximo día 1 de abril asumirá su nueva responsabilidad después de haber sido, desde 2016, jefe de la torre del aeropuerto de Palma de Mallorca.

EN RESUMEN:

  • EN EL CENTRO DE CONTROL de Palma de Mallorca, a 1 de julio 2019 dispondremos de 125 controladores habilitados, 11 controladores más respecto de 1 de julio de 2018, lo que supone un 9,6% de crecimiento sobre la plantilla habilitada. Y a 1 de agosto 2019, 15 controladores serán de nueva habilitación, es decir un 12% de plantilla renovada respecto de 2018.
  • EN LA TORRE DE CONTROL de Palma de Mallorca a 1 de julio de 2019 dispondremos de 54 controladores habilitados, 3 controladores más respecto de 1 de julio de 2018, lo que supone un 5,9% de crecimiento sobre la plantilla habilitada. Y a 1 de agosto 2019, 7 serán de nueva habilitación en 2019, es decir un 13% de plantilla renovada respecto de 2018.
  • Además de los argumentos sobre los requisitos para la formación/habilitación de los nuevos Controladores en cada dependencia, es necesario poner en valor:
    • La profesionalidad de los instructores que contribuyen a la formación de nuestros Controladores.
    • El efecto positivo de las simulaciones de alta carga de tráfico que durante la temporada baja y media refuerzan el proceso de instrucción con tráfico real.
    • El hecho de que los controladores van incrementando paulatinamente el tráfico gestionado desde una media de 300 movimientos al día del invierno a los 600-700 de abril/mayo, hasta llegar a los 800-1.100 del verano, esta progresión permite a todos los controladores, nuevos y antiguos, una adaptación progresiva al crecimiento del tráfico.

2 Comentarios

  1. El tema es que el ATC español, es DE LOS PEORES considerados de Europa. Da igual edad, experiencia, etc… Creo que había que empezar hacer mirárselo y dejar de echar balones fuera….

Deja un comentario