“Pepiño y Zapatero, ¡menudos compañeros!”

0

Tarjeta roja al maltratadorLa soleada mañana madrileña acompañó a la vanguardia contra la privatización del Ente Público AENA. Era la gente de CGT/AENA. Los que se posicionaron claramente contra el decretazo, los que están movilizando a los desorientados trabajadores en las Asambleas. A éstas ya no asisten los antes llamados sindicatos de clase UGt, CC.oo. y USo (las minísculas las escriben con toda la intención). Para ellos el colectivo de controladores, no deja de serlo, tambien de trabajadores. La ausencia de medios de comunicación hace más patente aún lo que denuncian, no hay debate social sobre el expolio del patrimonio material y humano de una empresa pública llamada AENA. Esto produce una falta de información a la ciudadanía y una falta de criterio de la estrategia del poder. Realmente se ha pasado del ladrillazo, al avionazo, esta es la fase en la que nos encontramos. A esto es a lo que se está asistiendo en el sector. Ellos lo saben y lo denuncian, en las calles, en el trabajo, en las asambleas.

A juicio de CGT, se ha ocultado que el nuevo sistema de gestión de AENA, diseñado por el ministerio de Fomento "dejará en manos privadas las decisiones estratégicas de un sector que afecta a 440.000 empleos, y que tiene una trascendencia directa en el sector servicios y de turismo". Además, con esta marcha, CGT ha querido denunciar el problema de la altísima temporalidad en el aeropuerto de Barajas, donde, aseguran, que en los puestos operativos llega a alcanzar, en varios colectivos, cotas del 40%, así como los abusos en las modalidades de contratación temporal, "ya que se están realizando contratos por un día en una Entidad Pública".

Paseo de la Castellana

Ellos son la vanguardia en la denuncia de algo que afecta a los miles de trabajadores de AENA. "Bomberos por un día, personal de mantenimiento por un día, controladores por unas horas en un sector que desconocen, etc…", denunciaban con sus eslóganes, por la Castellana, Paseo del Prado, en las calles, con las canciones de la resistencia !a las barricadas!, que ahora no se forman con sacos terreros, ahora se construyen desde los despachos del poder y de los abogados que los representan. Mientras tanto la rebelión de las masas duerme. Escoltados por el poder, representan lo que les aguarda si permanecen inmóviles esperando la desamortización aeronáutica de España. Afecta a todos los niveles del sector. Se lowcostiza el trabajo, se desprofesionaliza, y finalmente, el ojo que todo lo ve, lo vende al mejor postor, que suele ser el mejor amigo del amo. Delante suyo. Y luego, las lamentaciones, y los ay madre mía de rigor.

Mientras sospechan que en esos despachos y restaurantes que pagamos todos, alguien, quizás el compañero de la derecha o el de la izquierda, no lo saben, les ha vendido. Escenas violentas en asambleas, donde el pescado ya se vendió. Una pantomima sindical, pues en el momento que la masa laboral aparece, ellos hacen lo contrario, olvidando el sencillo principio de que representan a todos, incluso a los que no les votaron, incluso a los que no les votarán. Promesas en los pasillos, promesas por el silencioso voto del judas sindical. Trabajo de despacho, frente al trabajo de calle. Movilización o nada. Esa es la cuestión.

Deja un comentario