¿Será sancionado Emilio Herrera por la violación de los “Aires Territoriales” de Gibraltar?

0

Guadalajara, SP, 4 de septiembre de 2013.- Emilio Herrera Linares, y José Ortiz Echagüe, el 14 de febrero de 1914, cruzaron desde Tetuán, el Estrecho de Gibraltar, sobrevolando el Peñón, a bordo de un monoplano Nieuport. "El Gobierno inglés", según explica el propio Herrera en sus "Memorias"(Cumbre 4) "dirigió una enérgica protesta ante el español, pidiendo el castigo para los aviadores que habían violado la soberanía británica". Alfonso XIII, en lugar de reprenderles-o abrirles un Expediente disciplinario- les distinguió con la "Llave de Gentilhombre de Su Majestad", en reconocimiento al primer salto aéreo de la historia del Estrecho de Gibraltar.

Herrera, con la típica ironía del andaluz de Granada, dice que se disculparon tras transmitirles la queja británica al Gobierno español, "como pudimos", y justificaban el hecho diciendo que "en tierra se aprecia mal cuando el avión está en la vertical". El castigo no paso de ahí.


Emilio Herrera, hacia 1927 en una reunión Iberoamericana acuñó el término "Espacio Aéreo". Termino que hoy, con todas sus legales connotaciones es universalmente admitido en aviación. En aquel momento el término, delicioso, empleado era "Aires territoriales".

La inspiración logicamente ha venido al que suscribe, por la desproporcionada reacción de los responsables de la NA española en estos días, por un homenaje cantado a un comandante de Iberia que se jubilaba. Hace 100 años, el propio Rey de España, Alfonso XIII, abuelo del actual monarca español, ante la objetivamente poco ortodoxa forma de proceder del piloto Herrera, y del observador fotógrafo Ortiz Echagüe, les reconocía su espontánea valentía.

Los cañones británicos de Gibraltar, apuntaron a la aeronave española. Afortundamente todavía no estaba desarrollada la artillería antiaérea. En cuanto despegaron de Tetuán, siguiendo la costa desde la desembocadura del río Martín al Norte, "sufrimos el fuego de los moros que fue acallado pronto por nuestra artillería, y entramos en el Estrecho…", describe el propio Herrera. Pero es que además éste utilizó según el relato el parentesco de Ortiz Echagüe con el Jefe del Ejérctio de Operaciones en Africa, General Marina, para que éste escribiese un mensaje al Rey, pues se enteró Herrera que se encontraba en Sevilla, y no tuvo otra ocurrencia que esta.

Los británicos ante la visión del aeroplano Nieuport sobre el Peñón, dieron órdenes de que a toda prisa, se adoptaran disposiciones para levantar el ángulo de tiro de los cañones, con intención de derribarlos. Pero el Nieuport ya se encontraba fuera de su alcance, entre otras cosas porque volaba a unos 2.000 metros de altura en ese momento.

Pero dentro de las carencias de la mínima ortodoxia, que ha quedado como un hito, 100 años después, una simple anécdota simpática y aeronáutica, se quedaron sin combustible, y tuvieron que aterrizar "de emergencia" en la entonces denominada "Dehesa de Tablada", entre toros.

Tras la entrega del correo a SM, hicieron noche en Sevilla. Pero con tan mala suerte, que una ráfaga de viento hizo que los amarres del avión en tierra se soltaran y el avión había volcado durante esa noche. Desperfectos: Un ala rota. Y el gentío congregado, desilusionado en grado sumo. Tuvieron que regresar a Tetuán en el transporte convencional de ferrocarril y barco. Y lo peor de todo, sin su avión.

A Herrera le quedó, pese a lo poco ortodoxo de su comportamiento, la enorme satisfacción según relata "Enfilé directamente al Peñón de Gibraltar, con gran satisfacción después de la contrariedad que me había hecho sufrir prohibiéndome el vuelo proyectado; siendo la primera vez que, desde hacía dos siglos, la bandera española de mi aparato aparecía sobre la plaza fuerte inglesa". Herrera sabía que otro mando le había prohibido en principio la operación, y por eso saltándose el escalafón hacia arriba, "cameló" al tío de Ortiz Echagüe.

¿Creen nuestros lectores que Alfonso XIII actuó bien, a pesar de lo poco ortodoxo de los métodos empleados por Herrera?¿Mereció una sanción o es justo su reconocimiento regio?. La lista de incumplimientos para el paseo de la bandera española sería interminable, y muy probablemente, circunscribiendonos estrictamente a las ordenanzas militares, Herrera y Ortiz Echagüe podría haber terminado ante un Consejo de Guerra. ¿Sería desproporcionado?. Imagínense lo que pensaría Herrera, intachable militar y caballero, si se enterara de la apertura de un expediente hoy por un inocente "canto" de despedida de 35 segundos. Muy probablemente pensaría que estamos ya totalmente enloquecidos, y que sin humor o buenos sentimientos, ya lo tenemos todo perdido. Pero, en su gran inteligencia técnica y profesional, llevaría muy probablemente hasta el final su razonamiento y diría biblicamente "Quién esté al 100% libre de pecado, que tire la primera piedra". !A que sí!


Deja un comentario