Son Sant Joan implantará en abril un nuevo sistema que agilizará el tiempo de paso por los filtros de seguridad

0

El aeropuerto de Palma implantará, durante la segunda quincena de abril, un sistema pionero de filtros de seguridad con el que se reducirá el tiempo al pasar por éstos y, por tanto, se agilizará el proceso y se minimizarán las molestias a los pasajeros.

Según ha informado AENA en un comunicado, este sistema es pionero a nivel nacional aunque ya está implantado en otros aeródromos internacionales como el de Manchester. El objetivo es mejorar la calidad del servicio aumentando la fluidez y la seguridad en el acceso.

De esta manera, los usuarios ya no tendrán que cargar con su equipaje de mano, ni con la bandeja hasta la llegada a la cinta de control, sino que las bandejas estarán en el lugar de inicio del proceso, donde vuelven de un modo automático.

Asimismo, el sistema permite visualizar el equipaje durante todo el recorrido, a excepción de su paso por la máquina de rayos-X, de manera que las maletas que necesiten inspección manual no entorpecerán el flujo del resto de equipajes, lo que aumentará la fluidez del proceso.

Las características técnicas del equipamiento aumentarán la capacidad de trabajo de los filtros y se reducirá el tiempo que un pasajero invertirá para entrar a la zona de embarque.

Estos cambios han despertado la incertidumbre para los comercios próximos a la zona, que temen ver afectadas sus ventas, por lo que el aeropuerto se ha reunido con los concesionarios para informarles de la situación y escuchar sus opiniones.

El centro, que ha recibido propuestas de cuatro de las seis tiendas afectadas, ya ha asumido algunas iniciativas, como la redirección de los pasajeros hacia las tiendas mediante elementos publicitarios, zonas de descanso, pantallas publicitarias o la reubicación de las azafatas encargadas de promoción de productos.

No obstante, continúa estudiando la posibilidad de aplicar otras que sean compatibles con la operatividad y seguridad de sus pasajeros. Asimismo, Son Sant Joan se ha comprometido a realizar un análisis posterior a la puesta en marcha del nuevo sistema y retomará las reuniones para analizar la situación en caso de que resulte necesario.

La mayoría de concesionarios comerciales ha mostrado una actitud receptiva y colaboradora, con la intención de valorar las posibles consecuencias cuando el sistema esté definitivamente implantado y se disponga de datos reales.

Deja un comentario