SPICA: La inaudita posibilidad de reconocimiento de culpabilidad de los controladores 3D2010

0

Madrid, SP.-  Llega en exclusiva a AD el posicionamiento de los controladores de SPICA, sobre algo que sabíamos desde hace tiempo se estaba cocinando en torno a la posibilidad de acuerdo entre los controladores aéreos imputados por el “Cierre Patronal” del Espacio Aéreo el 3D2010, y nada menos que la Fiscalía y las Acusaciones Particulares. Es tan inaudita la envergadura de lo que se plantea en esta posibilidad de acuerdo, que dejamos que sean las palabras del sindicato de controladores SPICA las que expliquen la situación exacta. Añadir que estos profesionales se sienten “extorsionados” mediante el “miedo”, por parte de Fiscalía, Abogacía del Estado y Acusaciones Particulares para la firma de este “acuerdo”.

Este entrecomillado “acuerdo”, nada menos según AD ha podido conocer, implicaría la DECLARACION DE CULPABILIDAD EXCLUSIVA Y UNILATERAL de todos y cada uno de los profesionales imputados, entorno a 200 entre Madrid y Palma de Mallorca, además de pagar las indemnizaciones “muy superiores a lo que establece la Normativa Europea”, y un pago multimillonario nada menos que a los abogados de las acusaciones. Algo sin precedente en el Derecho español, nos señalan algunas fuentes jurídicas consultadas. Este sindicato, aunque minoritario, proporcionalmente, nos señalan, es el que cuenta con mayor número de imputados en esta causa.

NOTA DE PRENSA DE SPICA

SPICA ante la posibilidad de un acuerdo entre controladores aéreos por un lado, y fiscalía y acusaciones particulares por otro, para cerrar la causa abierta por el cierre patronal de diciembre de 2010, quiere manifestar lo siguiente:

SPICA no se opone a un acuerdo por principio, pero lo importante es a qué tipo de acuerdo se llega. Entendemos que en cualquier negociación ambas partes tienen que ceder, pero como viene siendo habitual para los controladores aéreos españoles desde 2010, este acuerdo una vez más es una imposición unilateral en la que el colectivo queda absolutamente aplastado.

El acuerdo propone una declaración de culpabilidad exclusiva y unilateral de los controladores aéreos, además de pagar una cantidad de dinero muy superior a la establecida por la normativa europea para cancelaciones de vuelos. Además de esa cantidad a los pasajeros se propone un pago multimillonario a los abogados de las acusaciones.

En SPICA defendemos sin fisuras la inocencia de los controladores aéreos, por tanto nos oponemos frontalmente a una declaración de culpabilidad. Y por supuesto nos oponemos a pagar mucho más de lo establecido oficialmente ¿por qué una compañía aérea tiene que pagar una cantidad estipulada por una cancelación y un controlador aéreo tendría que pagar muchísimo más por lo mismo? Y en cuanto al pago a los abogados de las acusaciones nos parece un auténtico escándalo la cantidad astronómica de la que se habla, además de que no sean los representados por los abogados los que les paguen sus minutas. Es humillante que seamos los propios controladores -los acusados- los que nos bajemos los pantalones pagando a nuestros acusadores.

Desde que a finales de 2009 el infausto ministro José Blanco empezara una campaña orquestada de asesinato social en contra de los controladores aéreos, se nos acusó de tener un sueldo astronómico como si eso fuera un delito. Pero ahora nuestros acusadores, tanto pasajeros afectados por el cierre patronal de 2010, como sus abogados, quieren una cantidad astronómica de dinero, incurriendo en el mismo “delito” del que nos acusan a nosotros. La moralidad brilla por su ausencia.

Tanto la Fiscalía, como la Abogacía del Estado, como las acusaciones, están ejerciendo una auténtica extorsión utilizando el miedo como arma: “si no aceptáis este acuerdo, ateneos a las consecuencias“. ¿Dónde dejan a la justicia? Si las sanciones se pueden negociar si te sometes, si los expedientes laboral y administrativo (además del penal) se pueden negociar si te sometes ¿dónde queda la justicia? ¿dónde queda la verdad de lo que pasó esos nefastos días?

La verdad es que los controladores aéreos somos inocentes de los cargos de los que nos acusan, lo que ocurrió aquellos días de diciembre de 2010 fue un cierre patronal motivado por varias causas en las que no entramos aquí. A los controladores aéreos nos utilizaron para desviar la atención de esas otras causas y ahora quieren cerrarlo a su favor empleando el miedo, sin que se levante mucha polvareda.

Tampoco tenemos que olvidar que el artificial “conflicto” de los controladores aéreos ocurrió por el interés del Gobierno de entonces para facilitar la privatización de AENA.

SPICA va a defender hasta el final la inocencia de los controladores aéreos y no va a ceder a las tácticas mafiosas que siguen empleando contra nosotros. Es nuestro deber como sindicato, nos debemos a nuestro colectivo.

Deja un comentario