Trabas de AESA a la industria de helicópteros ultraligeros

Aviaciondigit@l

7

Madrid, SP.- Las continuas trabas e ineficiencia a la hora de certificar según requisitos, de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, AESA, fundamentalmente a cualquier novedad en la industria nacional, son un auténtico handicap al desarrollo de esta actividad también desde el punto de vista económico. Desconocemos si se trata de incapacidad simplemente de sus gestores (los profesionales trabajan duramente precisamente para poder dar servicio pese a la anómala e ineficiente gestión de AESA) o a una dinámica en la que se olvida de que se trata de un simple servicio público, que además tiene la sagrada misión de velar por la Safety en nuestro país. Ante este despropósito se ha lanzado una campaña en Change.org contra las absurdas objecciones para habilitar al que debe ser Instructor (y por tanto poder certificar una Escuela) de estas aeronaves ultraligeras de alas giratorias. AESA debe reaccionar y dejar de ser una traba, además, para la Economía Nacional.

Escuela de Helicópteros Ultraligeros

El helicóptero, por su capacidad de aterrizaje y despegue en vertical (vuelo a punto fijo) es una aeronave indispensable en cualquier sociedad. Asistencia sanitaria urgente, vigilancia y observación medioambiental, ayuda humanitaria, Salvamento, etc. Todas esas características han despertado siempre la afición en muchísimas personas.

 

Lamentablemente, el helicóptero tiene asociados unos costes de operación y mantenimiento excesivamente elevados que han hecho casi inaccesible su uso. La aparición de los helicópteros ultraligeros, reduciendo los costes a más de 10 veces, han hecho posible no sólo que muchos aficionados cumplieran su sueño, sino el acceso a categorías superiores una vez alcanzada la primera fase de instrucción y de licencias en este tipo de aeronaves. En el caso de Francia, país aeronáutico de referencia, con el concepto claro de que el espacio aéreo de soberanía nacionales del ciudadano y no de la Administración, desde el año 2012 los helicópteros ultraligeros son utilizados en formación y en trabajos aéreos lo que ha permitido una mayor “democratización” del acceso a estas aeronaves.

En España, se comenzó el proceso de certificación del primer helicóptero ultraligero en Octubre del año 2014, finalizando dicho proceso en Agosto de 2016. El tener una aeronave certificada de tipo es el primer requisito para poder abrir una Escuela de helicópteros ultraligeros. El segundo requisito es tener un Instructor habilitado para dicha formación. La legislación actual, RD 123/2015, de febrero de 2015, aún previendo la habilitación de helicóptero en las licencias de vuelo de ultraligero, hace imposible el cumplir este requisito.

El único piloto español con licencia de helicóptero ultraligero, que precisamente ha sido el primer y único piloto en realizar los ensayos de vuelo en la certificación de tipo del primer y único helicóptero ultraligero certificado de tipo en España, que además tiene licencia francesa de piloto y de instructor y que tiene aprobados los exámenes teóricos de Instructor de Vuelo en ultraligero en España, que además ha sido el ingeniero que ha liderado todo el proceso de esa certificación de tipo, por lo tanto, que es la persona que más experiencia y conocimientos tiene de este tipo de aeronaves en España, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) le viene denegando todas las propuestas para la apertura de Escuela soslayando los defectos de una normativa de imposible cumplimiento, y por último, la prueba de vuelo, última prueba para la consecución de la habilitación de Instructor de Vuelo de ultraligero.

Muchos aficionados, el coste de una licencia de piloto de helicóptero ultraligero es un 80% más económica que las licencias convencionales (con las mismas prestaciones de seguridad en vuelo) no pueden tener acceso a pilotar estas aeronaves y tienen que desplazarse a Francia para conseguir su licencia y además, las administraciones públicas, que subcontratan muchos servicios de helicópteros no pueden beneficiarse del uso de estos aparatos para trabajos aéreos reduciendo los gastos de la Administración en más de un 75% por cada hora de vuelo. Pero, además, se ve imposibilitada la creación de una industria (fabricación y montaje de helicópteros ultraligeros), con empleos de alta cualificación y sostenibilidad económica. Y todo ello, teniendo en cuenta que, como se ha dicho anteriormente, en Francia, país aeronáutico de referencia mundial, se realiza todo esto desde el año 2012 con total normalidad.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea y el Ministerio de Fomento, tienen que desbloquear esta situación y permitir, con todas las garantías de seguridad en vuelo y operacionales, la apertura de, por lo menos una, la primera escuela de helicópteros ultraligeros a partir de cual se podrán desarrollar otras, dinamizar un sector industrial sostenible y el uso eficiente y eficaz del helicóptero en labores sanitarias como la aerointervención médica avanzada en zonas de difícil acceso.

La solución, por lo tanto, es habilitar al primer Instructor de helicópteros ultraligeros que ahora mismo AESA no permite. De no realizarse, España seguirá estando a la cola de los países avanzados de su entorno y desaprovenchando todo el dinero de la inversión de grandes programas aeronáuticos que seguirá sin repercutir en el tejido de la pequeña y mediana industria aeronáutica española, inexistente, fuera de todos esos programas subvencionados, con una legislación tan moderna como ineficaz.

7 Comentarios

  1. Aesa sólo sirve para pagar muy bien a funcionarios ineficaces que cobran un dineral y no se mojan ni que los metas en la ducha.

  2. Clásica línea de las autoridades aeronáuticas españolas. Detestable actuación de los organismos públicos y de sus inútiles funcionarios.
    Caso parecido sucede con los aviones anfibios, tanto en aviación general como en ULM.

  3. Y luego se quejan de la iniciativa privada y siguen chillando que lo mejor es lo público, cuando está demostrado en todos los campos que la pública solo introduce PEORAS en lugar de mejoras.

  4. Hombre. Teniendo en cuenta que AESA ha permitido que un ingeniero de caminos (y no aeronáutico) lidere un proceso de certificación de tipo de una aeronave. y que al mismo señor, sin ningun curso ni titulación de piloto de ensayos le hayan dejado hacer ensayos en vuelo como primer y único piloto de ensayos en una campaña completa de certificación. Creo que AESA ha sido francamente permisiva y se puede dar con un canto en los dientes

  5. No se puede achacar a la maldad, lo que puede se explicado por la necedad. Y este, creo, es el caso. Hay un colectivo importante de personas que llevábamos esperando algo más de tres años, a que certifiquen una adaptación, que ya lo está en el resto de Europa, para que minusválidos, algunos con licencia de vela, puedan tener la de ULM sin necesidad de salir de país ¡que pena!

Deja un comentario