Un avión de Ryanair circula en sentido contrario en el aeropuerto de Dublín

0

(Dailymail.com), Dublin, IR, 25 de febrero de 2013. – Las autoridades de aviación están investigando un incidente grave en el aeropuerto de Dublín en el que un avión de Ryanair circuló en dirección contraria por una pista en la que otros aviones estaban a punto de aterrizar.

El vuelo FR227 de Ryanair de Londres Stansted a Dublín, perdió su salida e hizo un giro de 180 grados al final de la pista, antes de volver por donde había venido, obligando a otros vuelos a abortar o retrasar el aterrizaje, según revela The Irish Mail.


Dramáticas grabaciones del Control de Tráfico Aéreo describen cómo el vuelo de Ryanair tuvo que frenar bruscamente. Otros aviones recibieron la orden de "dar la vuelta".

La Autoridad de Aviación Irlandesa (IAA) está investigando el incidente, en el que el FR227 intentó otro giro no autorizado antes de ser dirigido hacia otra salida.

Después del incidente, otro avión de Ryanair, EI-DWR, dirigido como Three Whiskey Romeo, pregunta a la torre: "¿Qué iba mal en la pista?"

La torre de control responde: "Bueno, lo que pasó fue que uno de los aviones de su compañía aterrizó en la pista 28, parecía ir hasta el final de la pista y justo antes de llegar a Bravo 7 (una salida de pista), hicieron un giro de 180 grados que… eh… lo jodió todo".

La IAA se lo toma en serio

"La Autoridad de Aviación Irlandesa está investigando un incidente en el aeropuerto de Dublín el 15 de febrero en el que un avión que aterrizó y fue autorizado a abandonar la pista, completó un giro de 180 grados en ella", dijo un portavoz de la IAA en un comunicado.

"Había otras aeronaves aproximándose para aterrizar en esta pista, que estaban siendo vigilados por el control del tráfico aéreo y, como el otro avión estaba todavía en la pista, se les dio instrucciones a estos aviones para cancelar la aproximación"

La autoridad dijo que la investigación era un "procedimiento totalmente normal" en tales circunstancias "para evitar cualquier problema de seguridad para pasajeros o aeronaves".

El comunicado continúa: "Antes de proceder con los aterrizajes adicionales, se llevó a cabo una inspección de la pista por la autoridad aeroportuaria para asegurar que la pista estaba disponible para su uso. De nuevo, esto es un procedimiento normal. Poco después, la pista fue abierta de nuevo y reanudó las operaciones.

Ryanair confirmó que estaba al corriente del incidente. Un portavoz dijo: "Este incidente fue comunicado por Ryanair a la IAA y estamos cooperando plenamente con sus investigaciones. No tenemos nada más que añadir al comunicado de la IAA".

En las grabaciones, se escucha a la torre de control instruyendo a un vuelo Aer Lingus desde París: "529, vas a tener que dar la vuelta también. La pista de aterrizaje tiene que ser inspeccionada y tienes que mantener el rumbo actual y 2.000 pies, por favor".

La pista 28 colapsada

Después de aterrizar, el control del tráfico aéreo llamó a la tripulación y pidió que abandonaran rápidamente la pista, según ha admitido la tripulación.

Casi inmediatamente, los incrédulos controladores preguntaron a la tripulación: "227, ¿Has hecho un giro de 180 grados? La respuesta de la cabina fue: "Afirmativo".

El controlador alertó de inmediato al siguiente avión, el vuelo El-249 Aer Lingus, que venía desde el aeropuerto de Gatwick en Londres, diciéndole: "Da la vuelta",

El Aer Lingus , a punto de aterrizar en la pista 28 donde el FR-227 estaba circulando en sentido contrario, abortó su aterrizaje y voló alrededor del aeropuerto esperando para otra aproximación.

El controlador también avisó a la tripulación del siguiente vuelo entrante, El-627 Aer Lingus desde Copenhague: "Posible vuelta ahora, tráfico ha hecho un giro de 180 grados en la pista".

El Ryanair 227 llamó a la torre para que la asesorara sobre si podía salir por Echo 7. El controlador de la torre le dijo al piloto: "No, no puedes hacer ese giro. Tienes que bajar toda la pista hasta Echo 5".

Esto significa que el jet de Ryanair tuvo que viajar casi medio camino de vuelta, 2.6 kilómetros por la pista. Ninguna otra aeronave pudo aterrizar o despegar hasta que el avión despejó la pista.

Poco después, el controlador confirmó al vuelo EI-627 que también tendría que abortar el aterrizaje y dar la vuelta. La torre hizo varios intentos de saber exactamente por qué el 227 había hecho el no autorizado giro de 180 grados en lugar de seguir hasta el final de la pista de aterrizaje y salir en Bravo 7.

Problemas con el aterrizaje

Un vehículo de rescate del aeropuerto llevó a cabo una inspección por si había caucho o escombros en la pista después del brusco frenazo y para ver si alguna de las luces de la pista se había roto.

A varios vuelos entrantes de Ryanair y Aer Lingus se les dijo que cancelaran sus aproximaciones y entraran en circuitos de espera sobre el Mar de Irlanda durante algunos minutos hasta que la inspección se hubo completado.

La pista fue rápidamente inspeccionada y despejada para permitir la reanudación de aterrizajes.

Mientras la pista estuvo efectivamente cerrada durante menos de 15 minutos, un total de ocho vuelos se vieron afectados. Es probable que el incidente costara tanto a Ryanair como a Aer Lingus miles de euros extra en combustible. Cientos de pasajeros sufrieron retrasos.

Ryanair fue criticado el año pasado después de que tres de sus aviones hicieran aterrizajes de emergencia en Valencia, en un solo día.

El presidente Michael O'Leary defiende a la aerolínea de bajo coste de las críticas, alegando que su historial de seguridad a través de sus 28 años de historia ha sido "impecable".

Deja un comentario