Arrasa la moda del espionaje entre algunos ingenieros/as aeronáuticos españoles

0

Sede del Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos18 de marzo de 2013.- No sólo se contratan detectives para investigar a directores de medios de comunicación como al de AD, por parte de algunos ingenieros aeronáuticos con algo cargo público de libre designación. Otros se dedican a demandar bloggers en sus ratos libres en lugar de hacerlo con los medios nacionales que difundieron esas informaciones, sin que nadie les pregunte por el resultado de una gestión de -15000 millones de euros en un Ente Público. Ahora resulta que tambien dentro del propio Colegio Oficial de Ingenieros Aéronáuticos de España (COIAE) según revela la web Actualidad Aeroespacial se contrataron los servicios de Método 3. ¿Qué pasa?, ¿que está de moda entre algunos ingenieros esta práctica?, o que ¿algunos son tan malos ingenieros que ni tan siquiera dominan la tecnología necesaria para el espionaje…? Eso sí, según parece con dinero del Colegio Oficial claro, no con el suyo propio.

El Colegio de Aeronáuticos también contrató a la agencia de detectives Método 3
(ACTUALIDAD AEROESPACIAL-Viernes 15-3-2013)

Madrid.- De entre el material incautado por la Policía Nacional durante el registro efectuado el pasado 19 de febrero en la sede madrileña de la agencia de detectives Método 3, al menos dos informes habían sido encargados y pagados por el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE).

Según ha podido saber este diario, el COIAE también fue cliente de la polémica agencia de detectives ahora investigada por la Policía y los jueces. Concretamente en el año 2008 el COIAE abonó a Método 3 dos facturas de 928 y 9.135 euros, IVA incluido, por "Asesoría de Seguridad", tal y como constan registradas en el Informe de Revisión de Contabilidad de los ejercicio 2008 y 2009 del COIAE, realizado por un experto contable.

Las facturas tienen fecha del 17 de junio y 1 de julio de 2008. En una de ellas, en un recuadro en el ángulo superior derecho puede leerse con caracteres remarcados en negrita: "Detalle de facturación para el Sr. cliente: no incluirla en contabilidad".

Precisamente, a partir de finales de 2006 y coincidiendo con las fechas previas a los pagos de facturas a Método 3, el COIAE, en abierta confrontación en el seno de su Junta Directiva, se hallaba inmerso en múltiples procesos judiciales por el cese de su decano, Martín Carrillo, quien, a pesar de ello y de que una providencia judicial del 20 de diciembre de 2006 del Juzgado Central de lo Contencioso-administrativo nº 8 de Madrid denegara su petición de "suspender cautelarmente" su cese, "ocupó ilegalmente durante tres años la sede colegial, usurpó funciones de decano, violentó la legalidad vigente, denegó el acceso a los miembros de la legítima Junta Directiva del Colegio, expulsó del mismo a dos de los miembros de dicha Junta Directiva, rescindió ilegalmente contratos y realizó otros antirreglamentarios causando graves perjuicios económicos y morales al Colegio", según manifestaron a este diario fuentes colegiales.

Varios profesionales relacionados con el COIAE y damnificados por esa situación denunciaron por aquellas fechas haber sido objetos de seguimiento y espionaje por parte de desconocidos, así como amenazas telefónicas. Algunas de esas denuncias fueron presentadas ante la Guardia Civil, tal y como indicaron a este diario.

El Juzgado que se ocupa desde hace unas semanas de las múltiples querellas presentadas por presunto espionaje por la agencia Método 3 ha decidido procesar a todos aquellos que realizaron encargos a dicha agencia para obtener información de manera ilegal sobre partidos o empresas, según publicó el pasado lunes "El Confidencial Digital". Un grupo de diez expertos policiales analizan papeles, imágenes y grabaciones realizadas a través de micrófonos y maletines detectores de frecuencias, con el objetivo de conocer qué contenido buscaban los que contrataron a Método 3.

Desde diciembre de 2006, en que fue cesado por su Junta Directiva, hasta febrero de 2010 Antonio Martín Carrillo, secundado por media docena de incondicionales y beneficiarios, ocupó por la fuerza la sede oficial del COIAE. Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid acaba de confirmar por sentencia firme y contundente que durante más de tres años ha ocupado un cargo que no le correspondía y se ha arrogado funciones que le eran impropias.

Pues en ese tiempo en que ha detentado el cargo, entre otras de las muchas irregularidades denunciadas por el aludido "Informe de Revisión de Contabilidad ya mencionado, el COIAE administrado ilegítimamente por Martín Carrillo y sus fieles contrató los servicios de la agencia de detectives Método 3, que tanta repercusión mediática ha tenido en las últimas semanas por el espionaje a políticos y empresarios. Su director, Francisco Marco, y tres de sus antiguos agentes fueron detenidos el pasado mes de febrero bajo la acusación de revelación de secretos y atentados contra la intimidad personal, delitos éstos penados con hasta cinco años de prisión, según el artículo 197 de nuestro vigente Código Penal.

El pasado 19 de febrero la Policía acudió a las oficinas madrileñas de Método 3 ubicadas en el número 10 de la calle Concepción Bahamonde a primera hora de la tarde y abandonó las instalaciones poco después de las diez y cuarto de la noche llevándose dos ordenadores y cinco legajos. Un informe de junio de 2012 revela los múltiples clientes de la polémica agencia de detectives: desde la Sociedad General de Autores hasta el Consejo de Enfermería, pasando por empresas implicadas en la trama Gürtel de corrupción en el PP. Entre esos clientes, según se ha conocido ahora, también figura el COIAE que, al menos pagó a Método 3 dos facturas en el año 2008.

El responsable en Madrid de dicha agencia, Antonio Tamarit, comentó en ese mismo año 2008 al diario "La Gaceta" el irregular modus operandi de la agencia: "Si el cliente quería permanecer oculto, contrataban a un despacho de abogados para que éste apareciera como cliente y así borrar cualquier huella en el registro. Se les podía pagar en blanco o en negro. Y si la investigación terminaba llegando a un juzgado, tampoco había problema: la agencia redactaba dos informes, uno oficial, para ser entregado a la Justicia, y otro confidencial, de manera que pudieran permanecer en secreto los aspectos de la investigación que hubieran podido romper la legalidad".

Precisamente en el año en que Tamarit refería al periódico madrileño su peculiar servicio a los clientes o algún tiempo antes, el COIAE le había confiado dos encargos muy especiales. Al menos, así le pareció al auditor de las cuentas colegiales del año 2008, al reseñar en la página 9 de su "Informe de Revisión": "En la cuenta de proveedores 4000500 Método 3 se reciben y pagan dos facturas de contenido extraño, concretamente, de Auditorías de Seguridad, por importes de 928,00 y 9.135,00 euros, respectivamente, IVA incluido".

¿Qué "Auditorías de Seguridad" complementarias podía necesitar el COIAE cuando desde el 24 de enero de 2007 disponía en su sede durante 24 horas al día de los servicios de una empresa de seguridad por los que pagaba al año hasta 180.000 euros? ¿En qué consistieron esas "Auditorías de Seguridad" encomendadas y pagadas a la agencia de espionaje española más dinámica en estos últimos años? ¿Encargaría esas "Auditorías de Seguridad" directamente el propio Colegio o se serviría de algún "despacho de abogados para así borrar cualquier huella en el registro", como indicaba Tamarit? Y, finalmente, ¿dónde se encuentran desde 2008 tales informes o "Auditorías de Seguridad"?

Hasta donde ha podido conocer este diario, la única constancia de dichos encargos es la existencia de dos facturas pagadas a Método 3 por un importe total de más de 10.000 euros. Pero no se han hallado en los archivos del COIAE ninguno de los informes de "Auditorías de Seguridad" realizados por la agencia de detectives y pagados por aquél y que soportara las facturas abonadas. De ahí que le resultaran de "contenido extraño" al auditor encontrar dos facturas sin los correspondientes documentos por los que se abonó la nada despreciable cantidad de más de 10.000 euros. Tampoco en las actas de la Junta Directiva del COIAE existe acuerdo alguno sobre la contratación de los servicios de la agencia de espías en Madrid.

Por todo ello cabe deducir que dichos encargos, aun pagados por el Colegio, no debieron serlo en interés y beneficio del mismo ni por un fin noble y dentro de la legalidad -puesto que alguien se preocupó de que no quedara rastro de la existencia y contenido de dichos encargos-, sino en provecho particular de quien o quienes los hubieran contratado y posiblemente los hayan hecho desaparecer de la corporación, si alguna vez llegaron a estar depositados en ella, a decir de los colegiados denunciantes.

Uno de los profesionales relacionados con el COIAE que fueron objeto de seguimiento y espionaje por parte de desconocidos declaró a este diario que en varias ocasiones determinadas personas fueron sorprendidas fotografiando su domicilio y despacho profesional. Un día dos vecinos suyos abordaron a un individuo mientras, cámara en mano, tomaba imágenes del edificio. El desconocido dijo ser policía, pero al exigir que se identificase como tal, escapó corriendo. Curiosamente, poco tiempo después, concretamente el 31 de marzo de 2008, en Junta General del Colegio, el ilegítimo decano hacía alusión a datos personales y propiedades falsamente atribuidos al profesional que denunciara ser objeto de seguimiento.

Ante el descubrimiento de estas facturas pagadas por el COIAE a la agencia de detectives, diversos profesionales vinculados al COIAE, presuntamente espiados por aquellas fechas, preparan con sus abogados nuevas acciones por supuestos delitos contra la intimidad personal contra quienes pudieran resultar responsables de los mismos, según manifestaron a este diario.

Deja un comentario