11.1 C
Madrid
diciembre, martes 6, 2022

COMAC, candidata para irrumpir en la rivalidad dual de Airbus y Boeing

La empresa de aviación asiática apuesta por su modelo C919, un avión de fuselaje estrecho perfecto para aviación comercial

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

Florencia Amat / Aviación Digital. – La empresa de aviación china Commercial Aircraft Corporation of China (COMAC) se declara oficialmente competencia para Airbus y Boeing a nivel mundial. Su modelo de avión de pasillo único C919 ya cuenta con casi todas las certificaciones necesarias para ser comercializado en el país.

A finales de septiembre, la Administración de Aviación Civil de China le dio el visto bueno al C919 en cuanto a estándares medioambientales y de navegabilidad. En palabras de Yang Zhenmei, el encargado de otorgar este tipo de certificados desde la administración, “la obtención de este certificado implica que el C919 tiene “permiso para ingresar” en el mercado de aviación civil”.

Este certificado no es el único necesario para poder considerar al C919 como totalmente operativo. Necesita pasar otros controles para recibir el permiso de producción en masa chino y, además, los clientes deberán confirmar la aeronavegabilidad de este cada cierto tiempo.

Alcance actual del C919

Este modelo cuenta con entre 158 y 168 asientos, y tiene una capacidad de vuelo de 4.075 a 5.555 kilómetros. Una reunión celebrada en el Aeropuerto de Weinan Huashan (Shaanxi) este verano confirmó que los seis C919 puestos a prueba habían superado todos los tests, siendo ya elegible para obtener los últimos certificados necesarios para operar.

El C919 cuenta hoy con 28 clientes, los cuales suman en total un pedido de 815 aviones. China Eastern Airlines firmó el año pasado un contrato de compra con COMAC, convirtiendo a la aerolínea en la primera en el mundo en operar con aviones C919.

Aerolíneas de otros continentes como Nigeria Air ya se plantean la posibilidad de hacer negocio con COMAC. Están seguros de que contarán con modelos de Airbus y Boeing, pero no descartan introducir algunos aviones C919, si resultan ser tan buenos como los ya conocidos de las empresas anteriores.

Un gran hito en China, no tanto a nivel global

Los certificados aprobados para el C919 solo le permitirían, en todo caso, operar dentro de las fronteras chinas. Para volar a sitios de interés comercial como Estados Unidos o Europa, se necesitarían otro tipo de permisos que con toda seguridad serán más difíciles de conseguir.

Estos aviones de fuselaje estrecho compiten con los modelos A320 de Airbus y los del Boeing 737 MAX. Aunque estas dos multinacionales son las principales en el país, lo cierto es que las relaciones entre China y Boeing cada vez son más tensas. El pasado marzo, un accidente de un Boeing 737-800 de China Eastern Airlines causó la muerte de 132 personas. Desde entonces, existe un bloqueo nacional a la compra de estos modelos. Sin ir más lejos, el mes pasado se confirmó la puesta en venta de 150 aviones que en principio estaban reservados a aerolíneas chinas.

El mercado chino está creciendo considerablemente estos últimos años, sobre todo si lo comparamos exponencialmente con las otras potencias mundiales principales. Aunque esto sea cierto, no quita el hecho de que China -al menos de momento- no está a la altura de sus competidores europeos y norteamericanos.

COMAC, ¿un competidor real?

Las barreras provenientes de otros países también suponen un problema para COMAC. Para fabricar el C919, se necesitan varios componentes provenientes del extranjero (como los electrónicos o de aviónica), por lo que las relaciones internacionales y las políticas reguladoras del comercio chino juegan un papel esencial.  

Estados Unidos, país que exporta piezas y asistencia tecnológica para la fabricación de los C919, obliga desde un par de años a tener licencias concretas para poder comerciar con empresas relacionadas con el ejército chino. Esto se tradujo en un retraso de varios años: el C919 fue anunciado en 2008 y quería ponerse en circulación en 2014.

El conjunto de estos problemas y retrasos, sumados a las complicaciones de política internacional, no muestran un futuro muy próspero para COMAC y su C919, al menos fuera de China. Aun analizando los datos dentro del propio país asiático, todo nos indica que en el caso de que este modelo empezara a volar a finales de año, tardaría más de una década en ponerse al nivel de sus rivales Boeing y Airbus.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies