Yellowknife, CAN.- Los investigadores canadienses están investigando un incidente que involucra a un Lockheed Martin L-382G Hércules cuyo equipo tuvo que lidiar con el apagado de dos de sus cuatro motores.

El avión, de Lynden Air Cargo, era una versión civil y estaba siendo operado en un servicio el 22 de enero entre Yellowknife y Anchorage.

Cuando salió de Yellowknife, dice la Junta de Seguridad del Transporte de Canadá, la tripulación recibió una advertencia de bajo nivel de aceite para el motor interior izquierdo, seguido de una indicación de que la velocidad de la hélice estaba fuera de los límites.

Los pilotos se prepararon para descargar combustible y regresar a Yellowknife, informando a los controladores de la torre que estaban apagando uno de los motores Rolls-Royce Allison 501-D22A de la aeronave.

Los investigadores afirman que, poco después, otro indicador de bajo nivel de aceite se iluminó, con una advertencia de velocidad fuera de límite similar, para el motor interior derecho de la cabina.

“La tripulación declaró emergencia y advirtió que tenían que apagar un segundo motor”, dice la junta de seguridad. El avión aterrizó sin más incidentes.

Las circunstancias del evento están bajo examen. La aeronave, matriculada como N402LC, tiene 43 años y está arrendado al especialista en extinción de incendios de los EE. UU. Coulson Aircrane.

Deja un comentario