Jorge Ontiveros presenta la dimisión como secretario de APCAE

0

logoDebido al malestar causado entre algunos componentes del colectivo de controladores aéreos de dentro y de fuera de la asociación, por la interpretación que hacen de las palabras manifestadas por mi en la entrevista concedida el pasado 30 de diciembre a la emisora valenciana Radio Nou, y con objeto de no perjudicar el buen nombre de la asociación, en la tarde de hoy he presentado al presidente de la misma la dimisión como secretario de APCAE.

Tras la conversación mantenida, la dimisión no me ha sido aceptada, si bien el presidente me ha requerido que, para tranquilidad de todos los compañeros y en aras a trasladar a la opinión pública la realidad de la situación, matice mis afirmaciones sobre dos de las cuestiones tratadas durante la entrevista radiofónica; a saber, si los controladores aéreos españoles hemos estado en algún momento en huelga, por un lado, y la cuestión del sueldo difundida por el ministro de Fomento, por otra.

En cuanto a la primera cuestión, no me consta que en las últimas semanas haya habido controladores en huelga como se suele entender la misma en términos de faltar al trabajo. Tan solo puedo constatar, que si bien hemos acudido a nuestro puesto de trabajo a los turnos nombrados por Aena, no hemos accedido en cambio a realizar durante este tiempo horas extraordinarias como medida de presión, lo que en ningún caso puede entenderse como huelga, sino como no colaboración con la empresa para paliar la falta de controladores para cubrir los puestos de trabajo deficitarios en algunas dependencias de control. Bien es cierto, y a esto era a lo que me refería claramente en la entrevista en respuesta a la pregunta sobre una posible huelga encubierta, que ha habido controladores, entre los que yo y muchos otros compañeros no nos encontramos, que no han facilitado a las tripulaciones el mejor servicio de control por lo que se refiere a la gestión eficiente del espacio aéreo -tal y como marca claramente el reglamento de la circulación aérea-, lo que considero inadecuado ya que no debemos descargar en las tripulaciones y en los pasajeros nuestras desavenencias con Aena, como así ha venido manifestando APCAE en no pocas ocasiones.

Por lo que se refiere a la cuestión del sueldo difundido por el ministro de Fomento, D. José Blanco, y por el presidente de Aena, D. Juan Lema, lo manifestado por mí en la entrevista de que podría ser esa cantidad o cualquiera otra superior -en ningún caso procedente de los impuestos de los trabajadores, sino de las tasas que los pasajeros abonan con su billete de avión-, pretendía hacer comprender al oyente de la emisora que tratándose de control de tráfico aéreo a veces no es una cuestión del sueldo porque en ocasiones no hay dinero que pague los malos ratos que los controladores aéreos pasamos en nuestro puesto de trabajo, que se traduce en ocasiones, quizás en demasiadas, en repercusiones graves en la salud que incluso pueden provocar la muerte, así como afectar de forma importante y decisiva a las relaciones familiares, con una incidencia muy superior en uno y otro caso a la que puedan tener otros grupos profesionales.

Estas manifestaciones tenían como objeto anular las intenciones del señor ministro -que bien podría haberse mantenido al margen de este contencioso entre los controladores y Aena y dedicarse a su cargo- de avergonzarnos ante la opinión pública por el dinero que cobramos en una época de crisis por la que estamos atravesando, porque nuestro sueldo, sea el que sea y lo mantengo, nos lo ganamos varias veces al año, especialmente en algunas dependencias españolas, tal y como ha sucedido el pasado fin de semana en el ACC de Canarias, donde solo la profesionalidad y el buen hacer de sus trabajadores de las áreas de control y técnica ha podido sacar adelante con éxito una situación muy complicada que amenazaba la seguridad de aeronaves y pasajeros. A eso es precisamente a lo que me quería referir con mis manifestaciones a Radio NOU, que la realidad se ha encargado de confirmar.

La profesión de controlador de la circulación aérea es muy exigente en términos profesionales y de mucha responsabilidad en términos personales y no se parece a ninguna otra, por lo que debe recompensarse de forma adecuada -aunque los datos aportados por el sr. ministro sean, en realidad, muy inexactos-. Lo que no evita, que por el mismo precio tengamos que ser más productivos, ofrecer mejor calidad en el desarrollo de nuestro trabajo y ser más profesionales si cabe. Extremos estos que debemos tener muy presentes cuando nos vayamos a enfrentar a la siguiente fase de las negociaciones con Aena, a quien me gustaría aprovechar la ocasión para sugerirle que medite sobre la estrategia que practica, desde luego no la más indicada para afrontar con éxito el proceso negociador del II Convenio colectivo, así como pedirle humildemente que los expedientes que durante este tiempo haya podido abrir a los compañeros controladores y supervisores de varias dependencias los anule con objeto de retomar la negociación en un ambiente menos agobiante para todos. Personalmente le estaré muy agradecido si así lo hace.

Para concluir, deseo manifestar que siento profundamente que mis palabras hayan sido mal interpretadas porque en ningún caso pretendían perjudicar ni al colectivo de controladores aéreos ni a APCAE, y mucho menos desunirnos precisamente en un momento delicado en el que la unidad de criterio y de acción deben ser la tónica a seguir porque vienen tiempos duros que solo podrán abordarse con afán común de mejora, superación, coherencia y profesionalidad.

Jorge Ontiveros
Secretario de APCAE

Deja un comentario