22.2 C
Madrid
mayo, lunes 23, 2022

La IATA expresa su decepción por la inclusión de la aviación en el ETS

Nuestros monográficos

- Publicidad -spot_img

GINEBRA, 21 de diciembre de 2011.- La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) expresó hoy su decepción por la decisión del Tribunal de Justicia de la UE de declarar legal a partir del año 2012 la inclusión de la aviación en el ETS, el sistema europeo de derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

"La decisión del tribunal representa la interpretación legal de la UE. Sin embargo, el éxito de los planes de Europa dependerán de cómo lo aceptarán legal y políticamente los Estados no europeos. En este sentido, hay una oposición creciente", indicó la IATA.

En un comunicado, la Asociación consideró que la decisión "no nos acerca al necesario enfoque global de las medidas que deben hacer frente a las emisiones (de CO2) de la aviación internacional".

"Medidas unilaterales, extraterritoriales y distorsionadoras del mercado como el ETS de la UE no son el camino por el que se ha de avanzar. Lo que hace falta es un enfoque global acordado a través de la Organización Internacional de la Aviación Civil (ICAO)", dijo el consejero delegado y director general de IATA, Tony Tyler.

Tyler recordó que países como la India ya han dado instrucciones a sus aerolíneas para que no acaten esta norma; que hay una normativa similar que se está elaborando en el Congreso de EEUU y que al menos 43 países se oponen abiertamente a los planes de la UE.

La decisión de la Justicia europea responde a una demanda de la Asociación del Transporte Aéreo de América (EEUU) -hoy bajo el nombre Airlines for America-, de varias aerolíneas estadounidenses, de IATA y del Consejo de Aerolíneas Nacionales de Canadá.

Estas instituciones consideran que la obligación de pagar por cada tonelada de CO2 que se emite en los trayectos con origen o destino en Europa contraviene la Convención de Chicago, que prohíbe este tipo de tasa impositiva a la aviación internacional.

El Tribunal de Justicia argumentó que los 27 no están obligados por la Convención de Chicago, al no ser parte firmante, y que el ETS no vulnera el derecho internacional, ya que la medida solo afecta a las aeronaves que aterrizan o despegan en la UE, momento en el que los aviones están sometidos a la plena jurisdicción comunitaria.

La IATA considera que la industria del transporte aéreo ya ha asumido compromisos globales de eficiencia al mejorar el gasto de combustible en un 1,5 % anual hasta 2020, poner un tope a las emisiones netas a partir de 2020 y reducir las emisiones a la mitad para el año 2050, tomando 2005 como año de referencia.

"Pero no llegaremos a un acuerdo para un enfoque global si nos tiramos piedras unos a otros, porque Europa quiere actuar de manera extraterritorial", agregó el máximo representante de IATA, asociación de la aviación civil que incluye a 240 aerolíneas que representan el 84 % del tráfico aéreo mundial de pasajeros.

IATA considera que el coste inicial del ETS en 2012 podría alcanzar los 900 millones de euros para la industria, una cifra que podría aumentar hasta los 2.800 millones en 2020.

El pronóstico se basa en un precio de 13 euros por cada tonelada de CO2 en 2012, que aumentaría hasta los 20 euros en 2020.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies