29.8 C
Madrid
junio, miércoles 16, 2021

Me has llegado al alma, N.

Nuestros monogáficos

- Publicidad -spot_img

(SPICAweb/C) ACCGlobal, 14 de abril de 2014.- Hemos recibido un correo electrónico de una mujer llamada N (no pongo tu nombre entero para preservar tu privacidad). No me resisto a ponerlo públicamente, espero que no te moleste N. Y no me resisto porque has llenado de emoción nuestros corazones y especialmente el mío. Hay muchas otras personas que nos han agradecido el trabajo que hacemos, algunas participan incluso con comentarios a los artículos. A todos vosotros os estamos muy agradecidos. Pero N tu correo es muy especial.

Llevo tres años desgañitándome (tanto por escrito como por Radio Spica) con la intención de contar la “otra historia”, la “versión no oficial”, de este falso conflicto que protagonizamos los controladores aéreos. Como bien has visto N, esto no lo hace casi nadie, y no me refiero a periodistas o gente ajena al control aéreo, sino dentro de los propios controladores. Tristemente imperan la corrección política, la suavidad, la delicadeza… y ¿para qué nos han servido? para que la falsa versión oficial de todo el conflicto y especialmente del golpe de estado de diciembre de 2010 haya aplastado a la verdad. Soy tan partidario como el que más de las buenas formas, pero también soy partidario de no callar y de llamar a las cosas (y a las personas) por su nombre cuando la ocasión lo requiere. Y como tú muy bien expresas en tu correo, N, nos han destrozado nuestra profesión y nuestras vidas, así que esta ocasión lo requiere.
Por supuesto no soy tan ingenuo como para pensar que teniendo enfrente actuando al unísono al mal llamado “cuarto poder” (en realidad existe un único poder) podríamos haber “ganado” la batalla de la comunicación. Pero podríamos haber hecho más, muchísimo más. El problema es que no ha cambiado nada, no hemos aprendido nada, seguimos en la misma línea ineficaz que no nos ha servido para nada.
Algunos otros y yo hacemos lo que podemos pero desgraciadamente nuestra fuerza es muy limitada. A veces nos ha dado la impresión de que hablábamos a una pared, pero tu correo nos demuestra que no. Tú y otras personas a las que no quiero citar ni siquiera con iniciales para no dejarme a nadie, hacéis que merezca la pena el esfuerzo.
N, hace tiempo que estoy pensando en volver a hacer programas de Radio Spica. Si los dejé es porque ponía el alma en ellos y mi alma a estas alturas está muy dañada. Pero tras tu correo habrá al menos uno más y ese será tuyo, será un pequeño regalo por tu enorme comprensión y apoyo.
Gracias de todo corazón. C.

Aquí tenéis el correo de N.
! Hola C !
Me llamo N y sigo la web desde hace algún tiempo, en ella he encontrado la información más clara y de calidad sobre vuestro conflicto. Gracias por responder todas las preguntas que tenía sin respuesta y aclarar la confusión que había en mi cabeza sobre lo que pasó ese fatídico 2010. También quiero agradecerte el que sigas contando como está la situación en la actualidad.
Lo que os han hecho a los controladores aéreos no tiene nombre, ha sido un abuso, una cabronada, etc… Con todo lo que han hecho no solo han destrozado vuestra profesión, os han destrozado como personas, han hecho daño a vuestras familias y han puesto en peligro la vida de todas las personas que cogen un avión, ¿y todo esto para qué? para llenar sus cuentas bancarias y las de sus amigotes de más asqueroso dinero.
Lo que te voy a decir ahora no sirve de mucho, pero quiero que lo sepas de todas formas, no estáis solos yo os apoyo. No me voy a poner medallas, ni a decirte que a mí no me la colaron, al principio me lo creí, pero cuando vi que pasaban las horas y que lo único que hacían en la tele era hablar de vuestros sueldos, me empezó a oler a chamusquina el tema y dejé de creerme lo que decían en la tele, después comencé a buscar información sobre el tema, al principio era bastante confusa, pero poco a poco fui encontrando información buena hasta que un buen día di con vosotros.
Tengo una anécdota bastante ñoña de mi infancia sobre los controladores y pilotos y ya que estoy, voy a contártela, espero no aburrirte.
Durante mi infancia y mi adolescencia por motivos que no vienen al caso, tenía que coger muchos aviones sola, mi madre para que no me diera miedo, me contaba maravillas de los pilotos y los controladores, acabé por poneros un nombre os llamé mis papás invisibles del cielo, te parecerá una tontería, pero siempre que me entraba miedo en un avión pensaba en vosotros y el temor se esfumaba, desde entonces siento un especial cariño hacia las personas que ejercen esas dos profesiones, me sentía segura y ahora unos psicópatas hijos de la gran puta me han quitado eso, no es justo, yo quiero volver a sentirme segura cuando me monte en un avión.
Bueno para acabar, solo me queda por decirte que la
radio spica me encantaba y que me gustaría que volviera.
Saludos, seguid luchando y recordad que no estáis solos.

- Publicidad -spot_img

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img

Todos los canales

Últimos artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies