Pulirse AENA, es pulirse el patrimonio de todos los españoles gracias a la gestión que se ha hecho

0

En un artículo de Ruth Ugalde, en el diario La Información titulado "Al Gobierno se le atraganta la privatización de AENA: la trocea o la vende a extranjeros", la periodista hace un análisis de las dificultades actuales para la venta del patrimonio de los españoles. Fundamentalmente, en resumen, se trata de la imposibilidad de los potenciales inversores nacionales de acometer la operación -a la que se ven obligados por los nacionalistas en determinadas regiones-, con lo que la denominada operación avionazo, se puede ver abocada a realizarse con capital venido del extranjero, si es que se es capaz de crear interés por el producto llamado Aeropuertos españoles.

Los planes del Ministerio de Fomento de colocar un 30% de los aeropuertos españoles entre inversores privados españoles es prácticamente imposible, según reconocen los potenciales compradores, debido a la crisis financiera. Como alternativa, proponen trocear la compañía y vender individualmente los mejores aeródromos.

El ministro de Fomento, José Blanco, está entre la espada y la pared. Sus planes, heredados de su antecesora Magdalena Álvarez, de vender un 30% de AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) entre inversores españoles están prácticamente condenados a fracasar, debido a que los compradores naturales de esta participación, constructoras y entidades financieras, atraviesan un crítico momento que les impide abordar una operación de estas carácterísticas.

Los grupos de infraestructuras acaban de verse sacudidos por el recorte de 6.400 millones de euros aplicados por Fomento a sus planes de inversión, mientras que los bancos atraviesan uno de sus peores momentos, debido al nuevo cierre del grifo de la liquidez y al endurecimiento de las provisiones, que sólo en este año, el menos peligroso, supondrá una merma del 10% del beneficio.

"Hace cinco años, en la época de bonanza, el Estado habría llamado a la puerta de las seis grandes contructoras y nos habría obligado a cada una a adquirir un 5% de Aena, como se hizo cuando se privatizó Iberia. Pero hoy en día eso es imposible, porque no podemos amortizar una operación así", señala un alto directivo del sector.

La única alternativa posible para mantener este modelo es vender ese 30% a inversores extranjeros, fundamentalmente fondos de infraestructuras, que cuentan con el dinero necesario. El problema es que tampoco parece fácil convencer a un forastero de que invierta sus millones en una empresa controlada por el Estado español. Y todavía menos, si como se prevé, debe compartir los sillones del Consejo de Administración con las fuerzas políticas de la Comunidad Autónoma de turno.

Poco precio y demasiada política

"Una operación de este tipo tiene demasiada carga política y las constructoras sólo la habríamos aceptado si el Gobierno nos hubiera dado a cambio otros servicios, como el handling (servicios aeroportuarios en tierra) y eso cuando teníamos dinero", señala otra fuente del sector.

A pesar de todos estos puntos en contra, Blanco volvió a insistir ayer en que "el Gobierno está buscando acelerar el proceso de convertir a AENA en una sociedad mercantil para que pueda entrar en ella capital privado. Esa parte será de un 30%".

La insistencia del Ejecutivo por vender al gestor de los aeropuertos españoles, una de las joyas de la corona, tiene explicaciones tanto políticas (la presión de los catalanes por tener peso en El Prat) como financieras, ya que una desinversión en Aena aportaría una importante inyección de liquiez a las debilitadas arcas públicas.

"Aena es una gran empresa, posiblemente inabarcable para las compañías españolas en estos momentos, pero muy atractiva para los grandes fondos extranjeros. Aunque, como todo, la viabilidad de la operación está en función del precio", señala otro experto del sector.

Hace dos años, diversos informes de bancos de inversión confirieron a Aena un valor de 10.300 millones. Por entonces, año 2008, la sociedad pública tenía un ebitda (beneficio bruto operativo) de 814 millones de euros, el doble de los poco más de 400 millones con que cerrará este ejercicio, lo que significa que, ahora, el mercado ofrecerá la mitad de precio y el Estado malvenderá una de sus principales compañías.

El lobby en pro de trocear Aena

Conscientes de los puntos en contra que tiene el plan de Gobierno, desde algunos frentes del sector privado español se han empezado a elaborar informes para disuadir al Ejecutivo de sus planes y convencerle de que venda Aena en varias partes, lo que, además, le reportaría mayores ingresos a las arcas públicas.

Uno de estos estudios, que ya se ha dado a conocer a miembros del Ministerio, defiende separar los 21 aeropuertos más saneados del resto, venderlos cada uno de manera individual, y ceder a los entes regionales los otros 26 aeródromos que componen la red de Aena tras haberlos liberado de su deuda.

Según este informe, los 21 aeropuertos sanos suman un ebitda de 705 millones de euros, frente a los 400 millones a que se reduce el global de la red por los malos resultados de los otros 26. Como el precio de estos activos siempre se calcula aplicando un multiplicador al beneficio bruto operativo, el Estado conseguirá mayores ingresos desinvirtiendo en los aeródromos sanos de manera indipendiente, sin hacerles cargar con las pérdidas de los enfermos.

De hecho, el informe estima que una operación diseñada bajo estos parámetros podría llegar a alcanzar un valor de 25.000 millones, más del doble de los 12.104 millones de deuda con que el entre púbica prevé cerrar sus cuentas este año.

http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/al-gobierno-se-le-atraganta-la-privatizacion-de-aena-la-trocea-o-la-vende-a-extranjeros_7beFGnbBlRDi3innc4a6c2/

Deja un comentario