Sancionados 16 militares por trasladar invitados a una boda privada en Formentera

0

Un claro ejemplo para políticos despilfarradores y gorrones. Las sanciones por el «uso indebido de aeronaves» oscilan entre siete y quince días de arresto. El jefe de la Unidad continúa privado de libertad «pendiente de la resolución final que se adoptará» cuando finalice la investigación. En el mismo día en el que ha trascendido el uso de helicópteros, al menos en 50 ocasiones, por el presidente canario.

El Ejército del Aire confirmó ayer el arresto de 16 militares por el uso de aeronaves del 801 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, con base en Son Sant Joan (Mallorca), en la celebración de una boda de un oficial piloto.

En un comunicado, la Fuerza Aérea informa de que «ha tomado las acciones oportunas para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades» por los sucesos acaecidos los pasados 22 y 23 de mayo «protagonizados por aeronaves del 801 Escuadrón de Fuerzas Aéreas».

En su escrito, el primero hecho público por el Ejército del Aire después de que Diario de Ibiza desvelara lo sucedido el pasado jueves, 27 de mayo, el Ejército del Aire señala que 15 de los 16 sancionados cumplen un arresto que oscila «entre siete y quince días».

«El jefe de la Unidad se encuentra en situación de arresto preventivo pendiente de la resolución final que se adoptará cuando se complete la investigación», indica el comunicado tras explicar que el jefe del Mando Aéreo del que depende el 801 Escuadrón -el teniente general Fernando Lens Astray- estuvo en Balears para dar «audiencia» al «personal involucrado en los hechos». También se desplazó a las islas un oficial instructor del expediente disciplinario.

Fuentes militares aseguraron que el Mando en arresto preventivo es el teniente coronel Fernando Delgado y recordaron que la Ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas establece que las sanciones por faltas graves son «arresto de un mes y un día a dos meses» en establecimiento disciplinario militar y pérdida de destino, entre otras.

Sanción extraordinaria

Además, consideraron que los militares que tuvieron participación directa en los hechos también podrían ser castigados con una sanción «disciplinaria extraordinaria» toda vez que la citada norma señala que serán así sancionados los actos «gravemente contrarios a la disciplina, el servicio o la dignidad militar», siempre que no constituyan delito.

De hecho, el jefe del Mando Aéreo, el teniente general Fernando Lens Astray, tildó el pasado viernes 28 de mayo de «fechoría» el traslado de los comensales de la boda en aeronaves del escuadrón 801 y afirmó que «nunca había visto ni oído que se emplearan helicópteros o aviones para transportar cajas de gambas o a invitados a una boda». Lens también lamentó que «el mal hacer» de algunos miembros del escuadrón 801 «tire abajo el prestigio del SAR y el de los que han muerto en misiones durante los últimos treinta años».

El coste del despliegue de medios aéreos para el enlace podría haber superado los 23.000 euros -calculados en base al gasto de combustible, la parte proporcional del mantenimiento y la amortización de los aparatos- estimados según precios estipulados por Defensa. Políticos de todas las tendencias han criticado «el despilfarro» de gastos públicos que ello supone, agravado además por la situación de crisis que obliga a dolorosos recortes sociales, y han exigido responsabilidades.

El protagonista de la boda de aquel día es un joven oficial piloto de helicóptero hijo de un aviador militar de alto rango muy apreciado por su labor profesional en Balears.

Según consta en documentos oficiales, el joven es un teniente de aviación que ingresó en el año 2000 en el Ejército del Aire como oficial de complemento y que ha escrito en revistas de prestigio sobre la historia y las actividades del 801 Escuadrón de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire.

Deja un comentario