Se busca dueño de aeronave en LEVD

0

Foto RAC

Lleva abandonada en Villanubla desde el año 2006 y los responsables de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) no encuentran al propietario. Una avioneta modelo Robin ATL, con matrícula EC-JDI, y en un precario estado de conservación, forma parte del paisaje de la terminal vallisoletana desde hace cuatro años. Tanto es así que el pasado 8 de mayo la propia directora del aeropuerto, Elena Mayoral, informó a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) de esta situación. Artículo completo en EL DIA de Valladolid

Se trata del primer paso que marca la Ley 48/1960, de 21 de julio, de Navegación Aérea para estos casos. «Para facilitar al propietario el ejercicio de sus derechos se le notificará el hallazgo, si fuese conocido, y, en todo caso, se publicarán edictos en el BOE en tres fechas distintas durante los tres meses siguientes al día en que tuvo lugar», dicta la Ley. La del 8 de mayo fue la primera notificación. Si pasado un año el dueño no da señales de vida, «se estimará la presunción legal de abandono».

Fuentes de Aena aseguran que no es frecuente que sucedan estos casos, «pero sí ocurre en algunas ocasiones», aunque en Villanubla es la primera.

Por otro lado, el paso del tiempo ha hecho mella en la avioneta porque, a pesar de no tratarse de un modelo muy antiguo, «precisa trabajos de reparación para poder volar».

Pero, ¿qué pasaría si transcurrido un año desde este primer anuncio nadie reclama la avioneta? Según la citada Ley, debe ser vendida en subasta pública y la recaudación quedará en beneficio del Estado, deducidos los gastos por la ocupación del aeropuerto y el premio al que tendría derecho el descubridor del avión abandonado, equivalente a la tercera parte de su valor. Mientras tanto, la pequeña Robin ATL seguirá siendo casi parte del mobiliario de la terminal de Villanubla.

La retira el nuevo dueño. En este sentido, el encargado de retirar la avioneta, que está ubicada en la zona del aparcamiento más próxima a las paradas de autobús y taxi de la terminal vallisoletana, sería el nuevo propietario después de que se produzca la subasta. A pesar de que en algunos aeropuertos pueda suceder de vez en cuando un caso como éste, lo normal es que una persona o empresa que desee deshacerse de un avión lo venda a alguna aerolínea como chatarra.

Deja un comentario