Gerontocontroladores aéreos fatigados en España S.A.

0

Madrid, SP.- En el año 2022, es decir dentro de 5 años, 417 controladores aéreos españoles habrán sobrepasado la edad de jubilación de los 65 años. España es el país del mundo donde los controladores se jubilan a mayor edad, incluso si lo comparamos con países como Gran Bretaña, donde se “estira” ya por encima de la media mundial (55 años), y se llega a los 60 años. En España hoy hay controladores con 65 años trabajando algo que resulta inaudito, fuera de nuestro país…

El caso del ACC de Madrid, el mayor Centro de Control de España, es además, como ya adelantábamos hace tiempo, un caso EXTREMADAMENTE preocupante puesto que la pirámide de edad está disparadamente ancha en la parte superior, como consecuencia de ser el destino preferido por los controladores más experimentados, que terminan en él su etapa laboral hasta la jubilación.

Si a esto añadimos una amenaza que especialmente en nuestro país se toma como “menor” con respecto a la seguridad aérea, como es la FATIGA, tenemos un escenario en el que una población seriamente envejecida de controladores españoles (1 de cada seis se jubilarán en los próximos 5 años) o lo que es lo mismo el 20% de ellos ya estarían jubilados en cualquier otro país, nos encontramos con un cóctel bastante complicado de solucionar, si tenemos en cuenta que desde febrero de 2011 no se producían contrataciones en la empresa AENA (hoy ENAIRE) que es la prestataria de los Servicios de Navegación Aérea.

El “parche” de la privatización de 13 torres de control, de donde se trasladó a controladores que han ido formándose en distintas dependencias hoy de ENAIRE, no se ha mostrado suficiente para mitigar la falta de nuevas incorporaciones en estos últimos 6 años. Hoy hay turneros de ENAIRE a los que se programan 12 turnos en 14 días gracias al RD 1001/2010. Algunas fuentes nos señalan que esta situación no terminará hasta que “se denuncien los solapamientos de descansos, a pesar de la apariencia de legalidad de estos turnos”. AD sabe de primera mano la extenuación a la que están llegando estos profesionales, mientras se supera un mes tras otro (afortunadamente para la Economía Nacional), el número de vuelos que se gestionan desde ENAIRE. Evidentemente esta fatiga afecta a los controladores, y a todos y cada uno de los profesionales que deben asegurar el correcto funcionamiento de todo el Sistema de Navegación Aérea, Técnicos, Personal Administrativo de documentación aeronáutica, etc…

Fuentes solventes consultadas por nuestro medio nos han señalado que “la plantilla hoy está envejecida a niveles alarmantes…, con turnos que realmente son una salvajada”.

El cóctel resulta explosivo si añadimos un elemento al trinomio Envejecimiento + Fatiga como es la Carga de Trabajo, que está subiendo logicamente al incrementarse el tráfico aéreo que soporta esa plantilla envejecida y fatigada.

FATIGA Y CONTROL AEREO

El aumento de la frecuencia de los errores, disminuyendo la capacidad para gestionar cargas de trabajo “típicas”, en épocas de máxima demanda, que es precisamente cuando se programan estos turnos, debería estar preocupando y mucho tanto a ENAIRE, como a la Autoridad de Supervisión llamada AESA.

12 días de turnos sobre 14, que no se produce en ningún sector de nuestra economía que conozcamos-y dudamos de su legalidad- evidentemente producen un nivel de fatiga preocupante cuando el trabajo que se realiza vamos a decirlo ironicamente requiere de “algo de concentración”, como -continúa la ironía- parece que debe ser el de controlar aeronaves a 900 kms por hora en una pantalla, y comunicar y dar instrucciones a varias decenas de éstas en espacios de tiempo y momentos algo estresantes. Las consecuencias de niveles altos de fatiga están bastante documentadas y estudiadas, con síntomas evidentes como:

Bostezos y mirada cansada, ojos cerrados e incluso incapacidad para permanecer despiertos.

Menos comunicación e interacciones (cada vez más tranquilo y retraído)

Funcionaes más tránquilas y fáciles…

Rendimiento no estándar en las tareas, así como incapacidad para gestionar los niveles típicos de carga de trabajo, con un aumento de los errores.

Comportamientos poco estándar, con motivación reducida, irritabilidad y mal humor

El aumento de estrés físico por las noches en el trabajo se manifiesta en:

Disminución del rendimiento.

Aumento del cansancio.

La reducción de la eficiencia conduce a:

Mayor frecuencia de errores.

Extensión de los tiempos de reacción (disminución del estado vigilante)

Los trabajadores de turnos nocturnos frecuentemente mencionan problemas respecto a las funciones corporales en relación al ritmo circadiano. Entre éstas se encuentran:

Déficit de sueño

Fatiga crónica

Desórdenes gastrointestinales

Reducción del bienestar

Una guía interesante, y nada sospechosa de vínculos o intereses prosindicales, es la de Skybrary específica sobre Gestión de la Fatiga: Una guía para los Controladores del Tráfico Aéreo.

Tambien Flight Safety Foundation-tampoco sospechosa- en su OGHFA (Operator´s Guide to Human Factors in Aviation) documenta en general todos los factores relacionados con esta amenaza a la safety.

 

Deja un comentario